Archivo

Archive for 28 abril 2012

Los Vengadores de Joss Whedon.

28 abril, 2012 6 comentarios

Imagen

Y llegó el día en el que los héroes más poderosos de la Tierra se unieron para convertir a Joss Whedon en DIOS.

Y así acaba mi reseña de la película. Nada que añadir a la perfecta película que ha hecho Joss Whedon, salvo que, para mí, he cerrado un ciclo que comenzó hace 15 años cuando vi por primera vez Buffy Cazavampiros. Gracias por ser tan grande.

Categorías:Cine, Superhéroes Marvel Etiquetas:

La Gramola de Graymalkin Lane

26 abril, 2012 Deja un comentario

El tema que quiero destacar esta semana es Shake it Out de Florence and the Machine, un grupo que siempre consigue sorprender y gana a cada escucha de su CD. Y sus vídeoclips son también excelentes.

El directo que quiero compartir es Here’s to US de Halestorm, una canción que descubrí a través de su versión pop-GLEE y que gana bastante en su versión original, mucho más rockera. Gran voz la de Lzzy Hale, la cantante del grupo

La versión que más he oído estos días es Turning Tables, original de Adele, en la voz de una sorprendente Gwynneth Paltrow, que interpretó en GLEE a la profesora sustituta Holly Holliday, ganando un Emmy como artista invitada por su participación en varios capítulos de la serie y sorprendiendo a todo el mundo cantando diversos temas.

Categorías:Música

Ringer. Temporada 1.

22 abril, 2012 1 comentario

My name is Bridget, I witnessed a murder.  I ran to my sister Siobhan for help. Siobhan killed herself and I assumed her identity.

Como cualquier lector habitual de este blog sabrá, Buffy Cazavampiros es mi serie favorita de todos los tiempos. Sin embargo, eso  no quiere decir que haya seguido la irregular carrera artística de sus protagonistas. Nicholas Brendon, aparte de tener un Twitter horriblemente coñazo, no ha hecho nada digno de mención.  Alyson Hannigan es la mejor parada y, salvo sus intervenciones en American Pie, poco más he visto, ya que Cómo conocí a vuestra madre no me gustó nada y apenas he visto una temporada y algún capítulo suelto. Anthony Stewart Head ha tenido diversas apariciones (una de ellas en la imprescindible La Dama de Hierro), al igual que James Marsters. El resto de secundarios han tenido carreras muy dispares y, sobre todo, marcadamente secundarias, aunque sus Twitters son muy entretenidos y recomiendo seguirlos si se quiere estar al día de las idas y venidas de esos actores.

Y quedaba Sarah Michelle Gellar. Centrada en el cine, Gellar ha pasado de interpretar a una de las amigas de la pandilla de Scooby Doo (curiosamente, Buffy y sus amigos se denominaban Scoobies) a tener papeles más o menos importantes en películas como Verónika decide morir, aunque muchas de sus películas han sido tan malas que han ido directamente al mercado del DVD. Por eso, cuando se anunció que la CW había apostado por Ringer, decidí darle una oportunidad a pesar de que esa cadena, destinada principalmente al mercado adolescente, no ofrecería un producto de gran calidad. Y así ha sido. Es más, Sarah Michelle Gellar no llega ni de lejos a la intensidad interpretativa que tenía en Buffy, a pesar de poder interpretar prácticamente 4 papeles diferentes en la serie.

Con una premisa interesante, Ringer se ha acabado convirtiendo en una noria argumental en el que el cambio brusco de dirección ha sido una constante en toda la temporada, dejando la historia original olvidada en muchas ocasiones para “profundizar” en otras que, realmente, no llevaban a nada y que han acabado teniendo más importancia que la que, en principio, daba atractivo a la serie: la huida de Bridget Kelly del programa de protección de testigos perseguida de cerca por el traficante y asesino Bodoway Macawi y su nueva identidad suplantando a su suicida hermana gemela, Siobhan Martin, dentro de la jet-set neoyorkina y su relación con Andrew Martin, el marido de su hermana.

A pesar de que la historia original no hubiera podido dar para mucho, aunque tal vez para una temporada completa sí, lo cierto es que la segunda parte de la temporada es un continuo no parar de ideas cada vez más y más exageradas, con la llegada de la ex-mujer del marido de Siobhan y más minutos para Olivia Charles, la socia de Andrew, que desembocarán en intentos de asesinatos varios y con la amenaza de crear una nueva crisis financiera, argumentos que, en muchos momentos, rozan la vergüenza ajena por lo absurdo de las situaciones. Además, nuevos personajes entrarán de forma injustificada en la serie (el chófer – guardaespaldas que sólo aparece en los capítulos en los que no aparece Malcolm, el amigo  y mentor de Bridget en Narcóticos Anónimos, es quizás lo más bizarro de toda la temporada) y robarán protagonismo a muchos de los personajes originales, como el Detective Machado, que debe ser el agente más indisciplinado del FBI desde los tiempos de John Mulder.

Sin embargo, los últimos capítulos de la temporada suben mucho el nivel (tampoco son una maravilla, pero comparado con el resto…), especialmente la finale que es de notable alto, y consiguen resolver no sólo los cabos sueltos e incoherencias (aunque recurren al recurso facilón de los flashbacks), sino hacer avanzar la historia y los personajes, llevando a extremos insospechados a algunos de ellos, como Henry Butler, el amante de Siobhan. Pese a todo, la amenaza de cancelación sigue pendiendo sobre la serie, ya que ni ha dado los resultados de audiencia esperados ni las críticas han sido positivas, siendo una serie que, sin ser una comedia, ha provocado muchas risas entre los espectadores, incluyéndome a mí. Realmente, no es una serie para ver y tomársela en serio, sino para echarse unas risas con ese rollo Melrose Place elevado a un millón que tiene y tratando de imaginar en qué pensaban los guionistas (entre los que destaca Jay Faerber, por lo menos para los lectores de cómics) y productores al plantear según qué cosas.

Categorías:Televisión

Nómada y los Jóvenes Aliados

14 abril, 2012 2 comentarios

Estos días he dedicado mi tiempo a leer dos tomos a los que tenía ganas desde hacía un tiempo, ambos relacionados con Rikki Barnes, la Bucky compañera del Capitán América en el universo de bolsillo de Heroes Reborn. El principal motivo por el cual quería disfrutar de estos tomos era por el dibujo de David Baldeón, cuyo estilo me parece bastante fresco y atractivo, pero he de reconocer que me intrigaba también lo que podía hacer el guionista con un personaje como Nómada, fresco, de corta trayectoria, abierto a cualquier modificación de su status quo y su interacción con otros héroes juveniles de no muy largo recorrido. Salvo Estrella de Fuego, claro.

Imagen

El tomo Jóvenes Aliados Nómada es el más completo de los dos. Recoge la miniserie Girl Without Country y varias historias de complemento que forman diversos arcos argumentales. En esta historia se ubica a Rikki Barnes en el universo 616 tras su sacrificio y aparente muerte en una historia sobre Onslaught anterior e inédita en España (si no recuerdo mal). Es interesante su interacción con algunos de los secundarios del Capitán América como Halcón y la Viuda Negra y también es de agradecer que McKeever aprovechara la ocasión para recuperar al Imperio Secreto en recuerdo de una de las historias más importantes del Capitán América. Sin embargo, son los arcos argumentales En conjunción, Huelgas de hambre o Bienvenida a casa donde más disfruté, gracias no sólo a la gran variedad de situaciones planteadas, sino a la aparición de Anya Corazón como personaje regular y a cómo McKeever va planteando una trama río relativamente inconexa pero que tiene sentido global, por extraño que parezca. Es un tomo muy redondo que deja con ganas de más.

Imagen

Ese más lo encontraremos en el tomo Jóvenes Aliados: Mañana no: ahora, donde McKeever y Baldeón crean un no-grupo adolescente formado por Nómada, Araña, Toro, Gravedad y, sorprendentemente, Estrella de Fuego, para hacer frente a un grupo de villanos bastante segundones conocido como “Los Bastardos del Mal” por ser hijos abandonados de villanos clásicos. O algo así. Este tomo es mucho más flojo que el anterior. Mi principal queja es, como lector veterano, la inclusión de Estrella de Fuego en este grupo y que vuelva a  ser casi adolescente y a actuar como si volviera a estar en los 90. ¡¡Es una Vengadora!! Sin embargo, he de decir que la historia principal y el enfrentamiento contra los Bastardos del Mal están bien llevados y utiliza distintos recursos que, imagino, están destinados a tratar de enganchar a jóvenes lectores, como el uso de las redes sociales. La aparición final de Emma Frost viene un poco a confirmar que en Marvel hay alguna especie de apuesta entre los guionistas para ver quién consigue reflejar al personaje como la más zorra de la editorial y no aporta nada nuevo a la relación entre ésta y Estrella del Norte. Es una lectura rápida, sin complicaciones y que hace pasar un rato agradable. Es curioso que en la presentación final de los personajes, Panini sólo haya incluido aquellas lecturas publicadas por la editorial, no haciendo referencia obras publicadas por Forum o directamente inéditas. Es sangrante ver que la única lectura “esencial” que se recomienda de Estrella de Fuego sea el tomo Marvel: Divas, la verdad.

Categorías:Cómics, Jóvenes Aliados, MARVEL Etiquetas:

Últimas lecturas

8 abril, 2012 Deja un comentario

Esta semana santa he leído unos cuantos tomos que tenía acumulados (aunque aún tengo un buen montón) desde tiempos pre-oposición y otros más recientes por aquello de no perder el hilo y poder participar en algunas conversaciones y foros 😛

* Increíbles Hulks #1-5. Digo que he leído un montón de tomos y voy y empiezo por grapas. Pero unas grapas taaaaaaaan gordas que casi son tomos. Me ha sorprendido esta serie. Esperaba algo muy distinto ya que la anterior etapa, la de Loeb, me pareció un floja, pero dado el éxito pensé que continuarían con una tónica similar. Muy bien llevadas las interacciones entre Hulk y el resto de su nueva familia. Si no lo has hecho hasta ahora, dale una oportunidad.

* Masacre: ¿Sueñan los idioas con estupidez eléctrica? Este Masacre no me termina de convencer. La Masacre-visión me sigue pareciendo una estupidez (eléctrica o no).  El tomo, eso sí, se lee rápido y entretiene. Poco más.

* Patrulla X: Servir y Proteger: típico tomo con historias cortas que se ha puesto de moda en la franquicia X para dar cancha a todos esos mutantes secundarios sin serie  o eclipsados por los protas de las otras. Destacan la historia de Camaleón y Alud y la de Destello.

* Imposibles X-Force: Nación Deathlock: Una de las mejores series Marvel actuales y eso que este tomo es un poco transicional. Buen planteamiento y desarrollo de la saga de los Deathlocks. Me gusta que retomen ideas planteadas por Grant Morrison, como el Mundo.

* Doctor Extraño: La Caída de los Vampiros: Alguien en Panini debe ser muy fan de Roger Stern, al que tenemos últimamente por todas partes gracias a la colección Marvel Gold de Los Vengadores. Por suerte, eso implica que podamos disfrutar no ya de unos excelentes Vengadores, sino pequeñas joyas como este tomo al que muchos sonará porque esta historia se empezó a publicar (no recuerdo ahora si también acabó) en los Nuevos Mutantes de Forum como complemento. El Doctor Extraño une fuerzas con Hannibal King, Blade y Frank Drake para acabar con todos los vampiros del mundo usando el Darkhold. Obviamente, Drácula tendrá algo que decir. Imprescindible historia clásica para aquellos a los que les guste la vertiente mágica y vampírica de Marvel.

* Joe el Bárbaro. Grant Morrison siempre sorprende. En este caso sorprende con una obra muy poco… Morrison. Realizada con un aire muy hollywoodiense (grandioso el dibujo de Sean Murphy), Joe el Bárbaro juega con el continuo cambio entre la realidad y la ficción, la consciencia y la inconsciencia para transportarnos a un mundo en el que Joe, un niño diabético, debe hacer frente a la muerte en compañía de unos aliados bastante curiosos. Joe el Bárbaro recuerda a El Mago de Oz, a Los Goonies, a Alicia en el País de las Maravillas, a La Historia Interminable y a casi cualquier libro o película protagonizada por niños que viven aventuras en un país extraño y lejano en el que todo es muy distinto. Hay un par de niveles de lectura en la obra, pese a su aparente simpleza, que hacen que el fantástico viaje que emprende Joe en busca de un refresco para combatir su ataque hipoglucémico sea una de esas obras que me atrevería a recomendar a cualquier persona.

Además, tengo a medias la Dolmen del mes pasado (dedicada a los muties en gran parte), el tomo de Destello y el libro La explosión Marvel, que me está encantando pese a la súper chapucera edición de Dolmen (que ya les vale).

Categorías:Cómics