Archive

Archive for 29 marzo 2005

MIERDA!

29 marzo, 2005 Deja un comentario

Había hecho un megatocho comentando mis últimas lecturas, pero se ve que el BLOGGER ha tenido a bien no sacarlo, así que nada, que le den…

Categorías:GENERAL

Nero, ese gran desconocido…

27 marzo, 2005 Deja un comentario

Bueno, aún tengo un par de amigos a los que preguntar, pero ya que estoy (y que he madrugado en domingo… aún no sé para qué) también lo pregunto aquí:

¿Alguien sabe usar el Nero?

Llevo como tres años usándolo, pero más allá de copiar de CD a CD, hacer discos de música y de datos, no sé nada. Es decir, las opciones de vídeo y supervídeo, ¿para qué sirven? ¿Cómo hay que usarlo?

¿Cómo se configura el Nero para grabar CDs de 800 MB?

¿Cómo puedo hacerle un menú a mi CD?

Si alguien lo sabe (o conoce alguna página) que me lo diga, please… La informática es tu amiga… JA!

Categorías:GENERAL

American Psycho

25 marzo, 2005 1 comentario

Cuando me enteré que Christian Bale iba a ser el nuevo Batman, decidí conocer algunas de sus películas anteriores. Así llegué hasta American Psycho, una típica (que no tópica) película de psicópatas. La película me parece interesante por varios motivos. El principal es que no es una gran película, pero, aun así, tiene sus puntos positivos. La caracterización del protagonista, Patrick Bateman, me ha llamado mucho la atención. Un yuppie neoyorquino que se vuelve loco y empieza a matar a gente a diestro y siniestro… ¿o no?

Lo cierto es que la complejidad de la mente de Bateman es reflejada con cierta maestría. Desde el primer momento vemos que es consumidor habitual de cocaína, un maniático del orden, un gran cínico, solitario, sigue un ritmo de vida excesivamente rutinario y está metido de lleno en una relación de pareja en la que no consigue satisfacer sus necesidades sexuales (de ahí que tenga una amante, la mejor amiga de su novia). Sin embargo, esto no es más que la punta del iceberg. Obsesionado con diversas cosas (perfección corporal, marcas de diseño, restaurantes de moda, últimos estrenos de cine o teatro, obsesión por el porno, especialmente si lo hace él, etc) y marcado por sus relaciones con los demás (frías y directamente superficiales), Bateman entra en una espiral de violencia al matar a un mendigo y a su perro en plena calle. A partir de ahí, pocos escaparán a la muerte a sus manos: ex-novias, compañeros de trabajo, prostitutas, …

Sin embargo, los últimos treinta minutos (justo cuando acaba la caracterización psicológica de Bateman) se hacen muy pesados y, sobre todo, confusos. Es decir, ¿al final es cierto que ha matado a toda esa gente? ¿Por qué está Paul Allen vivo si, supuestamente, Patrick Bateman le mató? También toda esa persecución con los policías y la entrada a su oficia y la llamada al abogado me han confundido. Es algo poco convencional y me ha dejado un poco frío. La primera parte de la película es, por tanto, lo mejor de la película. Christian Bale saca todo su arsenal interpretativo y está, simplemente, muy bien. Convincente, correcto en la gesticulación, expresiones faciales perfectas. Tiene un buen cambio de registro entre escenas (de psicópata a “persona normal” instantáneamente) y, sin embargo, nunca deja de parecer un psicópata. Esto le convierte en lo mejor de la película junto a la ambientación -superficialmente diseñada- de la historia. El resto de los autores, Reese Whiterspoon o Willem Defoe, entre otros, están ahí para hacer hueco, porque, realmente, sus apariciones no son demasiado interesantes, a excepción del papel que tienen al introducirnos en el mundo de Bateman.

Hay una segunda parte, ¿está bien? Creo que no está protagonizada por Bale y que es más sangrienta (esta película no es excesivamente sangrienta para ser de psicópatas…).

Por cierto, normalmente sólo pongo un poster de cada película de la que hablo, pero hoy voy a hacer una excepción, ya que éste de aquí abajo me parece tan inquietante, cuando no más, que el “oficial” de los cines… creo que refleja más la vertiente psicológica de la película (que creo que es lo mejor) y no la vertiente sangrienta (que, en el fondo, no es para tanto).

Categorías:Cine

Renovando, que es gerundio

24 marzo, 2005 Deja un comentario

Bueno, pues entre los consejos de David y de Neikos, he conseguido poner enlaces a algunos blogs que frecuento. Algún día pondré también enlaces a las páginas webs que uso, creé o posteo.

A ver si me pongo con un “últimas lecturas” antes de acabar la semana…

Categorías:GENERAL

Hannibal King y otros secundarios

21 marzo, 2005 Deja un comentario

Hannibal King

Hay veces en que una película, un libro o una serie (de TV, de cómic, de lo que sea) se mantiene gracias a sus secundarios. Y creo que este aspecto es algo muy interesante a tener en cuenta. ¿Qué habría sido de series como Cheers o Buffy Cazavampiros sin los “secundarios”? ¿Habría sido igual la vida de Peter Parker sin Flash Thompson, la Tía May, J.J.Jameson, Harry Osborn y todos los demás? Películas como Blade Trinity se mantienen gracias a los secundarios. Hannibal King se convierte en el gran personaje de la película. De hecho, se ha rumoreado acerca de una película de los Nightstalkers (y yo encantado). Vamos, King sobresale muy encima del temible Drácula y del cara de piedra Blade (a mí no me termina de llegar Snipes en esta última película… eso sí, sus peleas son cojonudas).

En España también hemos visto recientemente el auge de los secundarios. El caso más interesante es el de Aída, que pasó de ser un personaje episódico a tener peso en 7 Vidas y, recientemente, a tener una serie propia de mucho éxito y de una calidad ascendente. También en Akí no hay quien viva pasó algo similar. Los protagonistas iniciales eran la pija y Roberto y los Cuesta, pero, posteriormente, todos los vecinos han acabado siendo tan o más importantes que ellos. Supongo que el término “secundarios de lujo” no queda mal, ¿no?

Categorías:Cine

Blade Trinity

20 marzo, 2005 Deja un comentario

La tercera entrega de Blade, el cazavampiros Marvel, llega a los cines (y con buenos datos de taquilla, parece) tras varios meses desde su estreno en los USA y casi coincidiendo con la salida en DVD de la trilogía en ese país.

La película sirve como producto de entretenimiento (lo que, al fin y al cabo, es su máxima aspiración), ya que recurre a los tópicos de las películas anteriores: ritmo frenético en las peleas, música punchinpunchin :P, vampiros malísimos, buenos buenísimos y armas de todo tipo. Sin embargo, esta última parte de la trilogía tiene dos elementos clave que le hacen mantener el tipo pese a los agujeros argumentales: Hannibal King (Ryan Reinolds) y Abigail Whistler (Jessica Biel). El resto de la película es bastante normalita. Y Wesley Snipes no pierde su cara de piedra en toda la película. Pasemos a un análisis pormenorizado de la película (¡porque no tiene desperdicio!). Ya se sabe, SPOILERS a partir de aquí.

La acción comienza en Irak, adonde llega un grupo de vampiros en helicóptero para encontrar la Tumba de Drácula (curiosa la aparición posterior del cómic con ese título de Marvel). Encuentran la tumba y un Drácula muy cabreado (y monstruoso) se levanta. Cambio de lugar. Blade se carga un nido de vampiros y persigue a un montón de ellos con su moto y su coche con la ayuda de Whistler. Sin embargo, tiene un error: mata a un lacayo de los vampiros mientras… la jefa de los vampiros que encontró a Drácula le graba en vídeo y, encima, lo envía a todas las cadenas de televisión. Blade es ahora un psicópata peligroso a detener. Debates televisivos (con un comisario y un famoso psicólogo) y los periódicos no paran de hablar de él. El FBI sale en su busca y encuentra su base. Whistler le enseña a Blade un nuevo invento que “unos amigos” le han dado para que Blade se suministre su dosis. Les ataca el FBI y Whistler se ve obligado a sacrificarse para que no encuentren los datos acerca del cazador de vampiros. Blade se traumatiza (ejem… pobrecito…) y le capturan. En otro lugar, una chica se carga a una banda completita de vampiros adolescentes. Y no, no es Buffy 😛

En la cárcel, pues resulta que aparecen el comisario y el psicólogo del debate de antes para interrogar a Blade. Al final resulta que ellos también son lacayos (pero sólo casualmente, ¿eh? ejem). Total, que le drogan y llaman a los vampiros que despertaron a Drácula (que están en todos lados) para que se lo lleven a Drácula para que se lo cargue. Resulta que han despertado a Drácula para que mate a Blade, que el tipo les tiene ya hartos… Sin embargo, no consiguen sacarlo de la cárcel, ya que aparece Hannibal King y le rescata. Persecución por los corredores de la comisaría (que más que comisaría es el Empire State, vamos) y aparece Abigail, que es la hija más joven, y única superviviente, de Whistler. Salen de la comisaría y llegan a la base de Abigail y King entre las coñas de King y los silencios de Blade. Le presentan al resto del equipode los Vigilantes de la Noche (hablando de vigilantes, hay un chiste impagable acerca de la música de David Hasselhoff que no cogió nadie en el cine salvo yo… me sentí raro…): un tipo negro que conduce (y que nadie piense en racismo, ¿eh? Si sólo conduce es porque no es más útil :P), un gordo armero, una científica ciega y su hija, Zoe. Obviamente, todos son carne de cañón (menos la niña, que ya sabemos que en la películas americanas ni los protagonistas ni los niños ni los perros mueren… aunque aquí sí mueren los perros).

Bueno, mientras Blade se acomoda, Drácula (ahora llamado Drake) sale por ahí a plena luz del día a dar una vuelta por este nuevo mundo. No llama mucho la atención, más que nada porque no podría estar peor interpretado… bueno, sólo por el Conde Drácula aquél de Barrio Sésamo ^^. Blade, Hannibal y Abigail salen por ahí a buscar pistas y acaban en las oficinas del psicólogo del debate de la TV (Vance, creo que se llamaba) y resulta que Drácula se lo ha cargado y se ha transformado en él. Hiere a King, sale por una ventana y hay una persecución con Blade pisándole los talones que acaba cuando Drácula secuestra un niño y Blade tiene que elegir entre salvar al niño o matar a Drácula. Llevan a Hannibal a la enfermería y Abigail se ducha. Una de las mejores escenas de la película, la de la ducha… Por la noche, Abigail y Blade salen a matar malos y Drácula se mete en la base. Secuestra a King (por eso de que estuvo liado con la líder de la banda de vampiros que le rescató, supongo, porque no tiene mucho sentido que le rescate a él y se cargue a todos los demás… menos a la niña, claro) y a Zoe.

Abigail y Blade regresan a la base desde un banco de sangre vampírico bastante bien equipado… Abigail se traumatiza al encontrar muertos a sus amigos y se pone a entrenar con el arco. Llega un tipo que forma parte de otro grupo de Vigilantes de la Noche, que son como una red terrorista que funciona con células independientes. Les informa de que la científica ciega ha terminado un arma que podría ser el arma definitiva contra los vampiros, pero que no lo han probado aún porque les hace falta la sangre de Drácula (por eso de que es el vampiro original y que no se ha mezclado con la sangre de otros seres vivos) y, obviamente, también podría acabar con Blade porque es medio vampiro. En la base de los vampiros, Danica Talos (la vampira), su hermano y sus amigos torturan a King para que les revele los planes de Blade y cuál es el arma secreta (esta escena es lo mejor de la película… incluso mejor que la escena de la ducha). Le amenazan con convertirle en vampiro y darle a Zoe como cena.

Llegamos a la batalla final. Blade y Abigail rescatan a King. Abigail se carga a un buen montón de vampiros. Blade también. King a tres perros vampiros y a un vampiro muy fuerte, pero por los pelos. Blade se enfrenta a Drácula con la ayuda de Abigail. King no puede con Danica. Abigail dispara a Drácula con la toxina inventada por la ciega, pero falla. Blade le clava la flecha y empieza algo muy absurdo: unas moléculas del aire salen en la pantalla y se van combinando con no sé muy bien qué de la sangre de Drácula mezclada con la toxina. Todos los vampiros se van muriendo (bueno, más bien enfermando, que se mueren cuando sale el sol). Drácula es vencido. Como último regalo, hace que su cuerpo tome la forma del cuerpo de Blade para que los policías piensen que está muerto y le dejen en paz. Blade se va por ahí a matar vampiros. Abigail, King y Zoe sobreviven. Fin.

Bueno, pues esto es más o menos la película.

Lo mejor: Hannibal King y Abigail.

Lo peor: bueno… pues… hay veces en que las cosas son tan previsibles…

Nota: 5,5. Porque, aun siendo tan mala, es muy entretenida. No me preguntéis por qué…

Categorías:Cine

Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay

20 marzo, 2005 1 comentario

Considero que existen tres tipos básicos de novelas: las que hay que leer porque provocan un gran disfrute, las que hay que leer por lo que puedes aprender y las que hay leer porque están bien escritas. Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay cumple estos tres requisitos.

La historia básica es la siguiente: Josef Kavalier, un judío de Praga, huye de su país justo antes de que los nazis se hagan con el control total de ella. Llega a New York a la casa de su tía y allí conoce a su primo Sammy. Juntos se convertirán en los creadores de uno de los mayores superhéroes de la edad de oro del cómic tomando el modelo de Superman: El Escapista, que es un reflejo de muchos aspectos de sus creadores. Sammy, el guionista, y Joe, el dibujante, lograrán montar un imperio gracias a sus creaciones (aunque la mayor parte del dinero se la llevará su jefe), encontrarán el amor y se dedicarán a intentar salvar a la famila de Joe, recluída en campos de concentración. Ambos se centrarán, también, a combatir la amenaza de la Alemania nazi y, por último, tendrán que hacer frente a una batalla que les cambiará la vida nuevamente: el juicio público por sus creaciones a raíz del revuelo que supuso la publicación de La seducción de los inocentes, del psicólogo Frederic Wertham.

Por tanto, la novela no es más que una mezcla casi perfecta de realidad y ficción. Sucesos reales, inventados y análisis de distinto tipo (sociales, editoriales, familiares, históricos) se conjuntan a lo largo de la obra y van dotando de complejidad a la trama. Los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, la posguerra y los cambios sociales y culturales de los años 60 que acabaron casi con el género de los superhéroes forman parte de la historia tanto como los sucesos agridulces que protagonizan los personajes. De esta manera, llegamos a conocer aspectos interesantes acerca de la época y de cómo surgió esta Edad de Oro auspiciada bajo la figura de Superman, el héroe que todos los editores querían, y necesitaban, tener en sus cómics. También el ambiente cultural y social de la Nueva York de la época (10 años después del Crack), una ciudad en la que inmigrantes de todas las nacionalidades forman una parte fundamental de la sociedad.

En cuanto a la parte técnica, si alguien acepta mi humilde opinión, tiene algunos puntos a favor y otros en contra. En general, la novela tiene un buen ritmo narrativo: capítulos largos e intensos y capítulos largos y menos fundamentales, se van sucediendo entre una gran multitud de capítulos más breves pero básicos para entender la novela en toda su complejidad. Las digresiones narrativas tienen un papel interesante (lo mismo se retrocede en el tiempo para contar acontecimientos vividos por los protagonistas, que se cuentan las aventuras de El Escapista). Sin embargo, hay un par de asuntos no demasiado positivos. Por un lado, el final se va haciendo muy pesado, ya que, básicamente, está casi todo contado. Ni siquiera el juicio de Sammy Clay consigue llamar la atención. Por otro lado, hay un exceso en el detallismo que, hacia la mitad de la novela, se hace innecesario. Esto no sería un gran inconveniente si la novela no tuviera 600 páginas (o casi), pero cuando te das cuenta de que te quedan 200 páginas en las que no sabes muy bien qué encontrar, la lectura puede volverse muy cuesta arriba.

Esta novela, ganadora del Premio Pulitzer en el 2001, se hace indispensable para cualquier lector de cómics de superhéroes: conocer una visión “desde dentro” de cómo empezó todo es impresionante (podemos encontrar a Dalí, Jack Kirby o Stan Lee, entre otros muchos, como personajes literarios y, también, hay continuas referencias a personajes como Batman y Robin, Superman, Wonder Woman, Linterna Verde, Namor, el Capitán América…). También es una novela interesante para un público más general ya que la historia está bien llevada, aunque, supongo, pierde interés si no tienes una intención de conocer la Edad de Oro de los superhéroes.

Michael Chabon es un escritor a tener en cuenta. Recordadlo.

Categorías:Literatura