Zodiac (2007)

Como propósito de año nuevo nuevo, me he planteado que quiero ver más cine en este 2017. También series de mejor calidad, ahora que me voy a quitar de encima a varias series mediocres/malas/pésimas que estaba siguiendo bien por curiosidad, bien por seguir la trayectoria de personas implicadas en ellas. Lo de ver más cine es algo relativamente fácil porque tengo muchísimas películas pendientes, y muchas que quiero revisionar, y en este año hay previstos varios estrenos que no me quiero perder.

zodiac-posterLa primera película del año ha sido Zodiac de David Fincher, que trata sobre la investigación policial y periodística de la figura de El Zodíaco, el famoso asesino en serie con ganas de notoriedad que aterrorizó California desde finales de los 60 hasta mediados de los 70. Protagonizada magistralmente por Jake Gyllenhaal, Mark Ruffalo, Robert Downey Jr., John Carroll Lynch y Chloë Sevigny (entre otros), Zodiac destaca por un uso magnífico del montaje para potenciar un guión lleno de datos que, como la propia investigación, van invitando al espectador a introducirse en la historia para hacer cábalas, a sorprenderse ante los giros argumentales causados por los mil obstáculos judiciales que encontraban los inspectores en su búsqueda del asesino y a obsesionarse como el joven ilustrador por descubrir la identidad de El Zodíaco. Al mismo tiempo, hay un elemento psicológico muy importante que potencia el ritmo tranquilo, pausado y sobrio de la película. Seguramente, es una de las grandes películas de la década pasada (también técnicamente), aunque creo que quedó un poco desdibujada por compartir género con Seven, una de las obras maestras de Fincher.

Anuncios

Una de trailers Marvel

10891856_798787640157177_5365438189873215357_n

Anoche se estrenó en los USA la miniserie Agent Carter, serie muy esperada no sólo porque parece que está bastante bien, sino porque conllevaba también el estreno del primer trailer de la película del Hombre Hormiga. Aquí están la promo de Agent Carter y el trailer de El Hombre Hormiga.

Además, hoy Netflix ha anunciado que la tan esperada serie de Daredevil se estrena el 10 de abril, 20 días antes de lo previsto, y lo ha hecho con la publicación de este teaser tan molón.

Mucho ruido y pocas nueces de Joss Whedon

mucho ruido

Concebida como una adaptación libre de la obra escrita originalmente por William Shakespeare, Mucho ruido y pocas nueces puede considerarse como una gamberrada absolutamente genial llevada a cabo por Joss Whedon, su equipo y muchos de sus actores fetiche. Como el propio Whedon afirma en los audiocomentarios de la película, la idea de rodar esta película surgió hace más de diez años cuando él y varios amigos se reunían en su casa a leer los textos de Shakespeare como ejercicio para actores y escritores y ya desde ese momento supo que, si algún día rodaba una película sobre esta comedia, sus protagonistas debían ser Amy Acker y Alexis Denisof, cuya química y genialidad habían quedado ya más que evidenciadas en la serie de televisión Angel.

La película ha de entenderse como una gamberrada porque está claro que todos los involucrados tienen un evidente interés: pasarlo bien y hacer que los espectadores lo pasen bien al verla. El ambiente distendido se refleja también en el hecho de que la película se rodó en apenas unos días en la casa del director durante la post producción de Los Vengadores y gracias al esfuerzo de todos los actores, que estaban inmersos en el rodaje de sus diferentes proyectos. Así, vemos a Nathan Fillion menos de lo que debería porque su agenda en Castle se lo impedía y vemos a Clark Gregg llevando ese peinado que nos recuerda de forma inevitable al Agente Coulson (aunque también es cierto que jamás he visto a Gregg con otro peinado, jejeje).

Estrictamente hablando, lo más que llama la atención es el hecho de que la película está temporalmente ubicada en la actualidad, pero los diálogos y los personajes se mantienen casi sin cambios con respecto a la comedia shakesperiana, por lo que toda la película parece envuelta en un halo de irrealidad al que contribuye poderosamente el estar rodada en blanco y negro. En ese sentido, los duelos verbales entre personajes recuerdan en muchos momentos a las ingeniosas réplicas que se daban los personajes de Los Vengadores y te llevan a pensar que esa teoría de que conocer los clásicos te hará ser mejor escritor (o guionista) debe ser cierto. Cabe destacar que los actores explotan al máximo su vena cómica, especialmente Denisof, que sorprende en sus monólogos ayudado por situaciones cómicas que contribuyen a potenciar las habilidades del actor. Además, la película cuenta con una producción casi casera, con planos sencillos y que, junto con la ambientación, dan un empaque especial a la obra.

Sin duda, una película que demuestra que Joss Whedon no tiene limitaciones y que siempre está dispuesto a sorprender a sus seguidores.

Mundo Jurásico

Por fin se ha estrenado el trailer de Jurassic World. No es que espere especialmente esta película ni que me suponga un ansia especial entre los próximos estrenos, pero le tengo mucho cariño al tema “jurásico” porque Jurassic Park es una de las películas que más me impactó siendo un crío.

Y la BSO, como esas notas finales en el piano del trailer, me evoca grandes recuerdos.

El corredor del laberinto

Pasada la época de los grandes blockbusters veraniegos, mi última visita al cine fue este jueves para ver El Corredor del Laberinto. Cómo no, una película de esas que mencionaba hace unas semanas sobre futuros distópicos con protagonistas adolescentes que tanto me gustan. En esta ocasión, también está basada en un libro homónimo que forma parte de una trilogía que pienso leerme en algún momento, por lo que no voy a juzgarla como adaptación, sino como producto de entretenimiento.

Corredordellaberinto

Para empezar, el argumento, sacado de FilmAffinity:

Año 2024. Cuando el joven Thomas despierta, se encuentra en un ascensor y no recuerda quién es. De pronto, el ascensor se detiene, las puertas se abren y una multitud de chicos lo recibe. Ha llegado al Claro, un lugar rodeado de altísimos muros con dos portones que todas las mañanas se abren y dan paso a un inmenso laberinto. De noche, las puertas se cierran y por el laberinto circulan unas aterradoras criaturas llamadas laceradores. Todo lo que ocurre en el Claro sigue unas pautas: al abrirse las puertas, algunos chicos salen a correr al laberinto para buscar una salida. Una vez al mes, el ascensor sube con un nuevo chico, nunca una chica… hasta ahora. Tras la llegada de Thomas, suena una alarma y el ascensor trae a otra persona. Es una chica, y en la nota que la acompaña pone: “Ella es la última. No llegarán más”. Las cosas en el Claro empiezan a cambiar, y lo único en lo que Thomas puede pensar es en lo mucho que desea ser un corredor.

Hay algo especial y llamativo en esta película: su empeño en huir de todos los tópicos dramáticos y amorosos que caracterizan a la mayoría de estos productos cinematográficos. Así, en ningún momento sentimos que haya tensión amorosa ni sexual en cuanto el personaje femenino aparece en escena ni, tampoco, percibimos un gran drama por el hecho de estar encerrados durante años en un claro en medio de un laberinto poblado por criaturas asesinas, sino más bien al contrario: los habitantes anteriores a la llegada de Thomas, el protagonista, se han adaptado a su vida allí con mucha calma y mucha armonía, estableciendo una pequeña sociedad en la que todos tienen un rol determinado. Esto permite al director, Wes Ball, poner toda la atención en lo que más sobresale en la película: un ritmo trepidante incluso en las partes en las que la acción no es predominante, destinadas a contar lo que está sucediendo y presentando correctamente los misterios a resolver en la trama. Una vez que se conoce la razón de la existencia del laberinto y del experimento con los chicos, la película se lanza hacia una frenética carrera (ejem) por la libertad que me parece muy bien contada. Junto con el ritmo, quizás lo mejor de la película es la BSO, aunque tampoco es especialmente memorable en un primer visionado.

En cuanto a los actores… bueno, a Dylan O’Brien lo conozco por su papel de Stiles en Teen Wolf. Allí hace el típico papel de amigo gracioso y poco afortunado en el amor del protagonista soso y fucker de turno y aquí tiene un rol bastante opuesto. En Teen Wolf a veces es gracioso y en otras ocasiones resulta lamentable su actuación. La verdad es que como la película la vi en español no me atrevo a opinar demasiado y diré que está correcto por lo que se deja entrever. El resto, salvo Thomas Brodie Sangster (Jojeen Reed en Juego de Tronos) y Kaya Scodelario (de la serie Skins, pero justo de las temporadas que no he visto), son actores bastante desconocidos para mí y tampoco tienen minutos para lucirse mucho interpretativamente hablando, más bien están para lucir músculos y ropa cutre. Y demasiado es, ya que están destinados a ser carne de cañón.

Por lo tanto, El Corredor del Laberinto, es una película correcta para los amantes del género, que innova en algunos aspectos y que es una buena introducción a la trilogía y que deja con ganas de ver la continuación. No es una maravilla, pero se deja ver. Buen inicio para el novel Wes Ball.

Una de trailers

Winter Summer is Coming!

 

Pues eso, se acerca el verano, aunque hoy llueva, y llegan dos cosas: el tiempo libre y la temporada de películas blockbuster comiqueras para ver en el cine con el aire acondicionado. Este verano hay dos películas que quiero ver con muchas ganas. La primera es la imprescindible, al menos de momento, X-Men: Días del Futuro Pasado.

 

La segunda es la que pinta con ser la película del verano, Guardianes de la Galaxia, que parece trasladar a los héroes Marvel todo aquello que nos maravilló en la corta pero excelente Firefly de Joss Whedon.

 

Además, hay ya un par de trailers de series para la próxima temporada que pintan muy bien. Constantine me ha ganado con este trailer. Espero que la NBC apueste de verdad por la serie y no nos acabe ofreciendo la versión edulcorada que pudimos ver en los cines de la mano de Keanu Reeves.

 

Por otro lado… bueno, el trailer de Flash me ha dejado frío… Teniendo en cuenta que Arrow es una serie simpatiquilla y ésta es un spin-off le daré una oportunidad. Además, el prota me cae bien desde que hizo del malvado Sebastian en GLEE.

 

Por último, aunque esta serie no es estrictamente comiquera, creo que la referencia a La Liga de los Hombres Extraordinarios está ahí: la IMPRESCINDIBLE Penny Dreadful. He visto los dos primeros capítulos y aún sigo alucinando.

 

Como bonus, el trailer de Big Hero 6, que poco parece estar basada en aquella miniserie Marvel de los 90 pero pinta simpática. En diciembre en los cines.

 

Thor: El Mundo Oscuro

thor the dark world poster

Nueva película de la fase 2 de los Marvel Studios. La primera parte de Thor fue bastante controvertida. A mí me gustó… y eso que la vi en el cine con un gripazo impresionante y no recordaba bastantes cosas hasta que la volví a ver ya en DVD, en VOSE y en casita. Sin embargo, me parece que, sin estar mal, quedaba lejos de las películas de Hulk, Iron Man o Capitán América y, cómo no, a años luz de Los Vengadores de Joss Whedon. La película iba sobre cómo dar una lección de humildad a un dios y casi parecía que la lección de humildad se la querían dar a los Marvel Studios, que no había sino cosechado éxitos hasta ese momento. Kenneth Brannagh estuvo a la altura en muchos momentos de la película (la parte asgardiana, principalmente) y en otras parecía un director novato (esa pelea en el desierto… pfff).

En esta ocasión, creo que hay una mejoría notable en la película y que han apostado económicamente por ella, a pesar de tener un director, Alan Taylor, con menos “nombre” a pesar de su dilatada carrera televisiva (Juego de Tronos, Mad Men, Bored to Death, Los Soprano…). Por ejemplo, en la primera parte, la historia en Midgard transcurría básicamente en una calle y ahora la recreación de Londres es genial. La parte de Asgard era espectacular ya en la primera parte y en esta ocasión hay un aumento de calidad BRUTAL que deja escenas geniales. Todo ello se debe a que el alcance de la historia es, sin lugar a dudas, mucho mayor. Thor ya ha dejado atrás sus correrías juveniles y es ahora un protector jurado de los 9 reinos, en peligro tras los sucesos acontecidos en la película de Los Vengadores, dando pie a la continuidad entre las películas. Tras poner orden en una larga guerra que le ha llevado a enfrentarse a múltiples enemigos junto a Sif (que aparece poco, supongo, por el famoso accidente de Jaime Alexander durante el rodaje que casi le cuesta la vida) y Los 3 Guerreros,  Thor puede por fin centrarse en lo verdaderamente le interesa: Jane Foster. Aunque creo que es una historia de amor algo forzada, considero que en esta película hay ciertos detalles, como que Thor le pida a Heimdall que la observe cada noche para saber de ella, que arreglan un poco la cosa… No creo que se transmita demasiada química entre Natalie Portman y Chris Hemsworth, pero, en general, el leit motiv de la película no queda mal y la última escena post-créditos soluciona un poco esto. Por cierto, que Heimdall adquiere mucho más protagonismo gracias al éxito actual de Idris Elba y es algo que se agradece.

Thor-The-Dark-World-Loki-International-Character-Poster

La parte de Asgard está claramente dominada por Loki, por un Tom Hiddleston que está soberbio en su interpretación del dios de las mentiras en un guión que acentúa la faceta más divertida del villano que hemos podido disfrutar en los cómics de los Jóvenes Vengadores o en Viaje al Misterio. Loki sigue en su vendetta contra Odín, utilizando a Thor y Frigga, tal vez a la única persona a la que quiere, para planear su ataque contra el Padre de Todos. Por cierto, que en esta ocasión Anthony Hopkins parece que está en la peli por estar porque no tiene ninguna escena destacada, salvo, quizás, la del final de la película por motivos que no voy a desvelar.

En el apartado de los villanos la película es donde el casting y el guión me resultan más irregulares. Christopher Eccleston interpreta a un Malekith algo descafeinado en comparación con la versión comiquera, con un plan que consiste en encontrar el éter, una sustancia que lo vuelve más poderoso… nada que ver con el Cofre de los Antiguos Inviernos, pero es una idea que acaba entroncando con todo lo que se vislumbra en el universo cinematográfico Marvel desde la primera película del Capitán América. Sin embargo, la idea de la existencia de unos elfos oscuros high-tech no está mal y da mucho juego la invasión a Asgard, primero, y a Midgard en la parte final de la película. Quedan resultonas igual que los soldados del imperio de Star Wars. Kurse está bien adaptado en manos de Adewale Akinnuoye (vamos, en manos de Mr. Eko 😛 ) y sus escenas de acción son impresionantes. Además, la Asgard “tecnológica” resulta muy molona y me recordó en bastantes momentos a Star Wars.

Por otro lado, si en la primera parte era la parte de Midgard la que resultaba muy floja en la última parte de la película, en esta película resulta clave para redondear ideas y mejorar el resultado final, ya que los primeros 45 minutos tienen muchos altibajos y el ritmo se pierde en bastantes momentos. La batalla final en Londres es una pequeña joyita. Además, es en La Tierra donde aparecen los otros personajes que, junto con Loki, dan vidilla a la película: el Doctor Erik Selvig (un enorme Stellan Skarsgard) y Darcy Lewis (Kat Dennings, quien se come a Natalie Portman en cada escena) dan ese punto de humor tan necesario y que tan bien se utilizó en Los Vengadores de Joss Whedon. Vamos, yo les daba un spin-off a Selvig, Darcy y el becario Ian o los hacía aparecer en la película del Hombre Hormiga o algo así.

thor-the-dark-world-malekith-poster

En definitiva, creo que Thor: El Mundo Oscuro mejora todo aquello que estaba mal en la película anterior y que también avanza mucho en lo que estaba bien para ofrecer un espectáculo visual muy bien hecho en el que lo que más desluce es un guión irregular en la primera parte y un plan del villano que no queda muy explicado. La película sabe combinar, especialmente a partir de la primera hora, las dosis justas de humor, aventura, acción, diálogos llamativos y romance, pero sin olvidarse de lo iniciado por Brannagh en la película anterior. El aire shakesperiano sigue ahí, dando caché a los aspectos más puramente Tolkien de la historia al aderezarlos con ese toque sci-fi a lo George Lucas que tienen las batallas entre los asgardianos y los elfos oscuros. Además, cuenta con un final de infarto que te deja con ganas de más y, tal vez por ello, la película cuenta con dos escenas tras los créditos. La primera de ellas es brutal y te deja con ganas de que se estrene cierta película de la fase 2.