Archivo

Archive for 30 marzo 2007

¿Quién coño es Nikki?

30 marzo, 2007 5 comentarios

SPOILERS (leves) de la TERCERA temporada de Perdidos a continuación.

Que Perdidos es una serie imprevisible (por mucho que los guionistas digan lo contrario) es algo que todos sabemos desde el primer capítulo. Recordemos que el personaje de Jack iba, en teoría, a morir en el primer capítulo. Recordemos lo de Ana Lucía y, sobre todo, lo de Libby. Recordemos los imprevisible que resultó que nadie matase a Maikol por pasarse una temporada completa gritando ¡¡¡Wooooooooooooooooooooooooollllllllltttttt!!! ¡¡¡ Wooooooooooooooooollltttt!!! (yeah, odio a Maikol :P). Recordemos lo del Dr Artz. O recordemos a dos de los personajes más interesantes, Boone y Shannon. Y, cómo no, recordemos los múltiples flashbacks de los personajes, que han servido para ponernos los pelos de punta en más de una ocasión y para hacer que nos preguntemos cómo es que esa gente acabó en el avión. Y, por último, recordemos los increíbles cliffhangers de cada capítulo.

Una de las cosas que más imprevisible ha resultado es la mala leche de los guionistas a la hora de cargarse a los personajes. Boone la palmó desangrándose tras caer desde varios metros de altura. Shannon de varios disparos a quemarropa mientras buscaba a Vincent. A uno le rompieron el cuello. El Dr Arzt explotó manipulando dinamita y acabó esparcido por encima de sus compañeros. El resto de las muertes han sido igualmente crueles. Pero lo que ha pasado en el capítulo 3×14 “Exposición” ha sido la caña. Eso es lo que yo llamo crueldad. De lo peor que podría pasarle a alguien jamás. Qué mala lecheeeeeeee…. Y todo ello aderezado con una ya frase mítica de Sawyer: ¿Quién coño es Nikki?

Categorías:Televisión

La verdad está ahí fuera… en un panal…

29 marzo, 2007 3 comentarios

Curiosa (y aterradora) noticia la que leo en Terra.

Millones de abejas desaparecen sin dejar ni rastro en EEUU

La misteriosa desaparición de millones de abejas en todo EEUU tiene a los apicultores al borde del ataque de nervios y preocupa incluso al Congreso, que debatirá este jueves la crítica situación de un insecto clave para el sector agrícola.

Las primeras señales serias de este enigma surgieron poco después de las Navidades en el Estado de Florida, cuando los apicultores se encontraron con que muchas de las abejas se habían esfumado.

Desde entonces, el síndrome que los expertos han bautizado como Problema del Colapso de las Colonias (CCD) ha mermado en un 25% los enjambres del país.

“Hemos perdido más de medio millón de colonias, con una población de alrededor de 50.000 abejas”, dijo Daniel Weaver, presidente de la Federación Estadounidense de Apicultores, quien apuntó que el mal afecta a unos treinta de los cincuenta estados del país.

Un misterio sin resolver
Lo curioso del fenómeno es que en muchos casos no se encuentran “restos mortales”. “Históricamente, cuando algo afecta a los enjambres hay muchos insectos muertos”, explicó May Berenbaum, una profesora de entomología de la Universidad de Illinois, quien añadió que “en muchas de estas misteriosas desapariciones no hay cuerpos”.

A esa rareza se suma otra igualmente desconcertante, la de que las abejas obreras se dan a la fuga dejando a la reina atrás, en un comportamiento de lo más atípico.

“Nunca habíamos tenido un caso como este”, dijo Weaver, quien como muchos de los 1.200 miembros de su organización confiaba en que el problema desapareciese con la llegada de la primavera boreal, cuando los enjambres se encuentran a rebosar y los laboriosos insectos polinizan cultivos valorados en entre 12.000 y 14.000 millones de dólares, según un estudio de la Universidad de Cornell.

Pero la situación “todavía es crítica”, asegura Weaver, quien dice que aún sigue recibiendo informaciones de abejas desaparecidas o muertas. Entre los que han perdido gran parte de sus colmenas está David Ellingson, un apicultor nómada de Minesota, que cada año traslada sus insectos para que polinicen las largas plantaciones de almendras en California.

El último viaje resultó fatídico, al traducirse en la muerte o desaparición del 60 por ciento de las 2.000 colonias que Ellingson utilizó para los cultivos de almendras.

De ahí que tenga previsto comparecer mañana ante la Cámara de Representantes para pedir al Congreso que destine fondos a desentrañar los motivos del enigmático fenómeno. Por el momento, el misterio permanece abierto.

La profesora Berenbaum asegura que los científicos barajan todo tipo de hipótesis, entre ellas la de que algún pesticida haya provocado daños neurológicos a las abejas y alterado su sentido de la orientación, lo que les impediría encontrar el camino para regresar a sus colmenas.

Otros culpan a la sequía e incluso a las ondas de los teléfonos móviles, pero lo cierto es que nadie sabe a ciencia cierta cuál es el verdadero desencadenante.

A la espera de que se despeje la incógnita, los apicultores temen que no haya suficientes abejas para polinizar muchos de los cultivos que florecerán en el próximo mes y que incluyen desde peras hasta melones, melocotones y alfalfa.

“Nueva York es una de las zonas más afectadas y podría ser que parte de las plantaciones de manzanas y arándanos se queden sin polinizar”, alerta Weaver.

Y a mí que todo esto me recuerda a Fox Mulder… Y los fans de Expediente X saben por qué lo digo 😛

Categorías:Actualidad

Grandes Frases del Cómic #9

25 marzo, 2007 4 comentarios

En esta ocasión, un diálogo que me puso los pelos de punta ayer, cuando lo leí por primera vez.

– Desde que estoy con vosotros, chicos, he peleado contra Nidos, Centinelas, Acólitos y de todo. ¿Cómo es posible que podemos salvar al mundo cada mañana… pero cuando cuando hay que salvar a una niña… nada de nada? Me preguntaste lo que sentía, pelirroja. Siento que quiero estar sola.

– Ven aquí. Júbilo, venimos solos al mundo… y lo dejamos del mismo modo… El tiempo que pasamos mientras, es tiempo en que vivimos, amamos, aprendemos… juntos.. es lo que hace que valga la pena vivir.

Júbilo y Jean Grey hablando tras la muerte de Illyana Rasputín.

El día del Juicio

24 marzo, 2007 1 comentario

El día del Juicio
Guión: Alan Moore
Dibujo: Rob Liefeld, Gil Kane y un buen montón más.

Argumento: Riptide, una de las componentes de Youngblood, ha sido asesinada en el cuartel general del grupo. Knightsabre es el principal acusado en un juicio que atraerá la atención de toda la comunidad superheroica del universo Awesome y en el que descubriremos qué grandes secretos esconden los héroes creados por ROB!

Veamos. Antes de empezar a comentar este tomo he de recordar que a mí me gusta ROB! Por si las moscas. Y he de confesar que Youngblood, especialmente Knightsabre y Shaft, son mis personajes favoritos de esa editorial llena de clones baratos de Lobezno, Cable, Batman y demás héroes molones de los 90. Seguí en su momento las 2 series de Youngblood, la miniserie de Badrock, Bloodstrike, New Men, Brigade, Bloodpool, Supreme, Prophet, Glory… Algunos pensarán que son un horror, pero yo, en aquella época, los disfruté mucho y, en lecturas sucesivas, he podido comprobar la ironía que suponen, por sí mismas, estas series como representación de la mediocridad que alimentaba a las grandes editoriales (particularmente Marvel) en los años 90. Algunas de las historias de estas series no eran mucho peores que las podíamos “disfrutar” en otros sitios.

Dejando ya a un lado introducciones y confesiones varias, Alan Moore nos regala en este “Día del Juicio” un interesante análisis del género de los superhéroes. Digamos que podemos hacer dos lecturas de este tomo. O bien nos lo tomamos como una historia más de superhéroes al uso, o bien vemos un poco más allá para entender el mensaje que Moore nos lanza. Si nos quedamos en el primer caso, pues estaremos ante una historia entretenida, llena de momentos interesantes debido a la mezcla de distintos géneros, al desarrollo del juicio de Knightsabre, a cómo se desliga del motivo principal y pasa a buscar el libro de todas las historias y, finalmente, acabar encajando perfectamente en todo lo expuesto durante sus páginas. Con un final y una forma de llevarse a cabo que, salvando las distancias, me recordó a Crisis de Identidad. En el apartado gráfico, tenemos a Rob! haciendo, y soy consciente de lo que voy a decir, un trabajo aceptable. Además, contamos con Gil Kane en algunas páginas y con el talento de Skroce o Ian Churchill. Eso sí, los Skroce y Churchill de 1997, que es de cuando data la obra.

Si decidimos hacer la segunda lectura, podremos disfrutar de la fina crítica que la pluma de Alan Moore realiza del género de los superhéroes. Aprovechando que Liefeld le pidió que hiciera una puesta a punto para su universo editorial, Moore acaba, literalmente, con muchos de los preceptos establecidos hasta ese momento para los héroes de Awesome (o como se llamase por esa época). Página a página, consigue no sólo dotar de mayor interés a los personajes ya conocidos, sino también ir modificando sustancialmente el cosmos de ficción a través de un fantástico recurso que me resultó fascinante: el libro que contiene todas las historias, el libro que, a diferencia del de la Historia Interminable, puede cambiarse a voluntad del lector y, con ello, cambiar un universo. Gracias a este libro y la investigación por saber dónde está podremos descubrir que ha estado ligado siempre a personajes fantásticos y fuera de lo común: Glory, Troll, héroes medievales, cowboys, héroes salvajes, soldados de la II Guerra Mundial, superhéroes más clásicos… La máxima “todo gran poder conlleva una gran responsabilidad” parece transmitirse cada vez que vemos que el libro cambia de manos y le vemos modificar el mundo a semejanza de cada uno de los cambios que ha tenido lugar en la historia del comic-book. El gran poder que tienen los autores para crear universos con personajes, leyes, circunstancias y aventuras diferenciadas (todo lo contrario de lo que hizo Liefeld, por cierto) conlleva la gran responsabilidad de saber adaptarse a los nuevos tiempos, de no estancarse y de no dejar morir un género que, bien explotado, podrá estar con nosotros mucho tiempo. Y Moore bien que lo sabe.

Poco más tengo que decir ya, salvo algo que he averiguado mientras me informaba leyendo por internet algunas opiniones acerca de este tomo. Moore iba a publicar su línea “ABC” (America’s Best Comics) bajo el sello Awesome debido a su colaboración no sólo en esta obra sino en su francamente entretenido Supreme. Debido a los habituales problemas empresariales de la compañía de Liefeld, acabaría en Wildstorm.

Categorías:Cómics

22 marzo, 2007 Deja un comentario

Outsiders #14 – #15.

Guión: Judd Winick
Dibujo: Dan Jurgens, Carlos D’Anda.
Outsiders #16 – 19 USA. Planeta de Agostini. 48 páginas c/u. 3,50€ c/u.

Estos dos números me han parecido realmente impactantes. Creo que ha sido una de las mejores lecturas de este mes (aunque sean de hace unos cuantos, je). El número #14 comienza con Nightwing puesto en entredicho por sus compañeros, que empiezan a no fiarse de su forma de dirigirles y por hacer que Trueno casi muriera en una misión anterior. Esto lleva a una pelea a puñetazos con uno de sus mejores amigos, Arsenal, y a que el resto del grupo empiece a conspirar contra él. Además, Starfire se une al grupo a petición de Jade, quien toma el mando a principios de la siguiente saga, de la que realmente quiero hablar: Más buscados.
Llevo leyendo cómics desde hace tantos años que, sinceramente, no esperaba que esta serie pudiera sorprenderme, sobre todo por cómo empezó, que apuntaba fatal. Winick ha logrado sorprenderme con una atrevida historia (dentro de los cánones del género y de la sociedad americana) acerca de una red de prostitución infantil que, además, sirve para que el guionista explore las relaciones entre ciertos miembros del grupo. Impacta la crudeza con la que tanto el escritor como el dibujante, Carlos D’Anda, plantean la trama y el shock emocional que sufren tanto Grace como Arsenal y sus reacciones ante lo que les supone, para ella, rememorar su etapa como víctima de la red de pederastas y, para él, el secuestro de su hija por esos malnacidos. Una grandísima saga, sí señor.

Se busca.

Guión: Mark Millar
Dibujo: J. G. Jones
Wanted 1 – 6 USA. Tomo Planeta de Agostini. 11 €.

Los villanos mataron a los superhéroes hace años, gobiernan el mundo en secreto y han modificado la realidad para que la gente no lo sepa. Mientras tanto, eres un chico normal de una ciudad normal. Te llamas Wesley Gibson. La gente piensa que eres probablemente un homosexual reprimido. Tu novia y tu mejor amigo se lo montan juntos. Te da por culo tu jefa, tu vecino y hasta el que te vende el bocata del almuerzo. Un día, una tía jamona te dice que eres el hijo de uno de los supervillanos más peligrosos del planeta, que ha muerto, que has heredado su fortuna y que va a despertar tus habilidades latentes (entre otras cosas…). Está hecho, ahora eres “El Asesino”, un villano de lo más cool en un mundo de villanos cool dispuestos a matarte.

Millar y Jones nos ofrecen una historia bastante trepidante, muy en la línea “bestia” de Millar y con un montón de guiños a las historias de otros superhéroes que hacen que se escapen más de una risa y hasta alguna carcajada. Millar no se corta y nos regala una historia con una trama muy cinematográfica (deseando estoy la adaptación a la gran pantalla, por cierto) y en la que J. G. Jones contribuye de forma decisiva a darle espectacularidad en muchos momentos. Altamente recomendada para los fans del Millar más desatado, escritor de personajes cool y chulos como nadie.

 

¡Me cago en Planeta!

18 marzo, 2007 5 comentarios

Doom Patrol #17: 3 números USA. 9,5€

CDC Nuevos Titanes #14: TODO ESCANEADO. 7,5 €

Qué poca vergüenza. Sin decirlo en la web. Sin avisar. Sólo diciendo que la Doom Patrol está mal de ventas y que DC no manda  los materiales… ejem…

PD: ale, disculpen este momento de desahogo visceral.

Categorías:Cómics

La revolución de los blogs

18 marzo, 2007 3 comentarios

Recientemente he tenido la oportunidad de leer el libro “La revolución de los blogs” escrito por el profesor universitario José Luis Orihuela, autor del blog eCuaderno.com. Se trata de una mirada crítica, educativa y bastante interesante a la blogosfera que, si bien para bloggers que llevamos unos cuantos años en esto no aporta demasiadas novedades en algunos aspectos, sí que es un libro de obligada lectura para aquellos que se estén iniciando en este mundo o para aquellos que lo usan de una forma… digamos… peculiar. Además de que siempre nos sirve para aprender cosas nuevas para el resto de nosotros, claro.Algunas de las pautas que se citan en este libro no se siguen, por ejemplo, dentro de la blogosfera comiquera, aunque también es cierto que la decisión personal acerca de los contenidos y de cómo llevar tu blog es lo principal en las bitácoras.

En La revolución de los blogs, Orihuela nos brinda la oportunidad de conocer la historia y el desarrollo de estas plataformas de expresión personal en internet, nos orienta acerca de los distintos usos que se le pueden dar a los blogs como recursos de divulgación o como medio didáctico, nos plantea unas pautas posibles de estilo, de citas, cómo involucrarse en la blogosfera, cómo conseguir que tu blog reciba visitas (que no, no consiste en postear más de 10 veces al día) y comentarios,… También aporta un perfil aproximativo de los bloggers y los lectores de blogs y un acercamiento a qué es la blogosfera, sus funciones en nuestra sociedad de la información y el impacto que tiene en diversos ámbitos. Como dato curioso, hay índice de blogs por temáticas y, en el apartado de cómics, mencionan a unos cuantos, incluido uno de mis blogs, Más que Cómics, y me hizo mucha ilusión ver el nombre del blog y su URL en un libro.

Por si fuera poco, el autor ha colgado en su blog la ficha técnica del libro y los recursos (enlaces y demás) que utilizó para escribirlo. Lo pueden encontrar aquí.

Y un consejo. Aprovechen para leerlo ahora los que no lo hayan hecho y tengan interés ya que, debido al auge de los blogs en la sociedad actual, al manejo que se está haciendo de ellos y al ritmo que crece la blogosfera, esta obra se convertirá en un libro de obligada referencia, aunque, por la naturaleza de internet, algunos conceptos y algunos pasajes se puedan quedar desfasados antes o después.

Categorías:Bitácoras, Literatura