Archivo

Archive for 24 agosto 2013

Hit-Girl

24 agosto, 2013 Deja un comentario

HITGIRL

El mundo del cómic no es muy dado a crear personajes icónicos en los últimos tiempos. Más allá de dar lustre a secundarios de toda la vida o de sacar algún personaje nuevo que brilla durante 10 minutos más que el resto, cuesta mucho encontrar ese personaje que cautive a los lectores de por vida. Mark Millar no tuvo ese problema con Hit-Girl. Bien escrita desde su primera línea en Kick-Ass #3 USA, Mindy McCready enamoró a los lectores literalmente con cada aparición, convirtiéndose en el mejor personaje del universo Kick-Ass de Millar y John Romita Jr. En un mundo de frikis, Hit-Girl era una auténtica vigilante capaz de matar a los malos de mil formas y de salvar a los ciudadanos en peligro de la manera más ocurrente posible. Y todo ello con 10 años y una lengua mordaz a la que, sin duda, le haría falta un poco de agua con jabón.

Este tomo de Hit-Girl reúne al equipo creativo del universo Kick-Ass para contarnos qué sucedió con Mindy en el tiempo transcurrido entre Kick-Ass y Kick-Ass 2. Esta precuela es, en mi opinión, muy superior a Kick-Ass 2 porque retoma el humor y el cinismo de la primera parte para dar una vuelta de tuerca a todo lo que conocíamos de Hit-Girl. Tras la muerte de Big-Daddy, Mindy vive ahora con su madre y su padrastro, el policía de Nueva York Marcus Williams, quien conoce la identidad secreta de su hijastra y la oculta para no hacer daño a su esposa. Mindy mantiene su promesa de no volver a actuar como Hit-Girl, pero también cumple su trato con Kick-Ass y le entrena para convertirse en un auténtico vigilante y que deje de ser un frikazo disfrazado que patrulla por las calles de Nueva York vestido con un traje de neopreno. Sin embargo, descubre que tiene un problema: no sabe ser una chica normal y sus compañeras de clase se ríen de ella y le hacen bullying por ser diferente, algo a lo que, sin duda, no está acostumbrada. Este desconcierto pasará a convertirse en una auténtica obsesión.

Millar se recrea en esta faceta social de Hit-Girl tratando de encontrar su sitio en el instituto y tiene el arrojo de profundizar en una de las mentes más divertidamente perturbadas del cómic en esta miniserie, regalándonos momentos antológicos que harían sonrojarse a los más atrevidos guionistas de cine y televisión ante el resultado final. Mindy consigue encajar con sus compañeras de clase a su manera y a tiempo para enfrentarse a la mafia y a los matones de Ralphie Genovese, a quien ella y Kick-Ass han estado estropeando diferentes negocios. Los dos últimos números de la miniserie son un no parar de reír con las situaciones planteadas, especialmente con la vuelta de Red Mist a las andadas tras ser entrenado por los mejores, y más caros, especialistas del mundo.

Lo mejor de esta historia son los cuadros de pensamiento de Hit-Girl en los que nos queda perfectamente claro que Mindy tiene una visión de la realidad totalmente mediatizada por los personajes de cómic y que percibe el mundo en blanco y negro, sin matices. La gente o es buena o es mala y ella o les deja vivir o no lo hace.

En el apartado gráfico, Romita Jr está desatado, dibujando personajes cabezones cuyos cuellos tienen unos músculos increíblemente fuertes para soportar el peso de sus cabezas. Este Romita Jr. no es mi favorito y le prefiero en otras historias donde su dibujo no estaba tan caricaturizado. Sin embargo, en general consigue narrar bien la historia y no queda fuera de lugar gracias al desenfreno visual que proporciona el guión de Mark Millar.

Relaciones imposibles

17 agosto, 2013 Deja un comentario

Qué grandes son los usuarios de Youtube. Consiguen hacer GIGANTES historias y personajes que ya son enormes de por sí con sus vídeohomenajes. Este vídeo resume la relación entre Buffy Summers y Spike de forma perfecta.

Buffy+Spike

Categorías:Buffy, Cómics, Televisión

Iron Man: Extremis por Warren Ellis y Adi Granov

5 agosto, 2013 Deja un comentario

Pocas veces un lector de superhéroes puede presenciar una historia que redefina por completo a un personaje, que lo ponga a punto para encarar los siguientes años de publicaciones y que, además, respete en gran medida el background creado durante años por diferentes autores (aunque, en este caso, esto se deba por la casi total ausencia deliberada de secundarios, lugares y situaciones previas debido a la falta de documentación, a propósito  también, de Warren Ellis al respecto). Eso es lo que ocurrió hace casi 10 años con Extremis, la saga con la que se iniciaba el volumen 4 americano de Iron Man y, en perspectiva, sorprende que la redefinición de Tony Stark siga siendo tan actual hoy en día gracias a la influencia cinematográfica, incluso para quienes, como yo, hayan leído esta obra por vez primera tanto tiempo después.

Iron Man Extremis

En el momento en que Ellis y Granov se hicieron cargo de la serie, la franquicia Vengadora estaba empezando a revolucionar el mercado con las ideas molonas de Brian Michael Bendis. Fue él quien destrozó a Los Vengadores retomando subargumentos más que solucionado en años anteriores y quien los sustituyó por los personajes sobre los que quería escribir en un movimiento que, en mi opinión, habría funcionado mucho mejor si el título de la serie no fuese Los Vengadores. Aprovechando el caos ocasionado por la historia “Vengadores desunidos”, las diferentes series de la franquicia recibieron nuevos equipos creativos para su relanzamiento. El tándem Ellis-Granov prometía mucho, pero lo cierto es que, debido a los retrasos del bosnio, Extremis acabó convirtiéndose en una historia única que dio paso a los Knauf procedentes del ámbito televisivo y que tan poco se lucieron en la serie.

Sin embargo he de reconocer que la lectura de Extremis ha resultado mucho más satisfactoria de lo esperado. Warren Ellis no firma uno de sus mejores trabajos, pero sí que es cierto que un personaje como Iron Man entra perfectamente en el ámbito en el que mejor se mueve el de Essex y supo manejar perfectamente el aspecto más sci-fi y tecnológico con la crítica social y la hipocresía del sistema. Estos tres temas son lugares comunes en la obra de Ellis y resulta agradable comprobar cómo puede dar giros constantes sobre ellos para seguir retratando con fidelidad nuestro mundo. El “virus” Extremis se convierte en una excusa demasiado real y de gran poder destructivo que provoca el cambio de enfoque en Tony Stark hacia un inventor cuyo objetivo es mejorar el mundo empezando por sí mismo, porque Tony Stark puede cambiar, pero poco a poco, claro.

El dibujo de Adi Granov está bien, correcto y visualmente atractivo en su estilo hiperrealista. Puede parecernos bastante estático en muchos momentos, pero su espectacularidad consigue salvar las páginas. Su punto fuerte está en las batallas y escenas de acción, mientras que muchas de las secuencias “tranquilas” o conversaciones resultan sumamente anodinas y poco memorables. Como dato anecdótico, hay que señalar que tardó en elaborar los seis números de la saga 18 meses porque dibujó, entintó y coloreó cada una de las páginas.

En definitiva, Extremis no pasará a la historia por ser una gran historia. Sí que, vista desde hoy en día, gana mucho al resultar evidente su influencia en la redefinición de uno de los personajes clave de la Marvel de los 60 y de la Marvel actual. Su influencia también es importante en el universo cinematográfico de los Marvel Studios, donde no sólo tomaron el diseño de Granov (y al propio Granov) para Iron Man y Iron Man 2, sino que Extremis y su creadora, Maya Hansen, tienen un papel importantísimo en la tercera película protagonizada por Robert Downey Jr.