Archivo

Archive for 27 enero 2013

Una de cine: Los Miserables, John Carter, Malditos Bastardos, Lincoln, La Arcadia de mi Juventud.

27 enero, 2013 1 comentario

Aprovecho esta tarde de domingo en la que no tengo ganas de hacer nada para comentar las películas que he visto este mes. La verdad es que no han sido muchas y alguna ha sido revisionado (por ejemplo, Los Vengadores), pero la cuesta de enero es lo que tiene.

los-miserables

Los Miserables. En realidad, esta película es un poco trampa porque la vi el día de Navidad, pero no quería pasar sin comentar qué me pareció. Basada en el musical de Broadway basado a su vez en la obra de Victor Hugo, esta película era una de las que más había esperado en 2012 por razones personales, ya que he estado más de medio año estudiando una de sus partituras y escuchando sus temas repetidamente para interpretarla. Tom Hooper realiza una gran labor a la dirección y toma algunas decisiones arriesgadas que salen bien en algunos casos, pero no en todos. La decisión de dar protagonismo absoluto a los sentimientos a través de los primeros planos de los actores cuando interpretan sus solos, que interpretaron “del tirón” en la grabación, por cierto, tiene resultados dispares. Por ejemplo, Hugh Jackman (Jean Valjean), Anne Hathaway (Fantine) y Samantha Barks (Éponine) lo bordan. Sin embargo, Russel Crowe (Javert) resulta comédico, nada creíble y ridículo. La película sigue con gran fidelidad el libreto de Broadway y para los espectadores no habituados puede resultar algo larga. Yo la disfruté mucho. Muchísimo. Qué gran película.

John_Carter

John Carter. La vi en el cine poco después de su estreno y la volví a ver en casa en año nuevo. La película más minusvalorada del 2012. En mi opinión, una de las grandes películas de aventuras y ciencia ficción del siglo XXI. Cuenta con el mérito de no hacerse larga ni pesada a pesar de contar con el lastre de tener que crear una mitología para que la istoria funcione. Desde luego, las interpretaciones de los actores no son para premio, pero tampoco hace falta. Los efectos especiales muy bien. La BSO agradable.

malditos-bastardos1

Malditos Bastardos. La tenía pendiente desde hacía mucho y, sin defraudarme por completo, sí que me dejó cierta sensación de que faltaba algo. Lo más destacable es la interpretación de Christop Waltz. Hay momentos muy WTF pero muy en la línea de Tarantino.  En todo caso, una película para ver y disfrutar olvidándonos por completo de los libros de historia y de Nick Furia y sus Comandos Aulladores 😛

Lincolns

Lincoln: Steven Spielberg se la jugaba con esta película y, a pesar de que me enganchó y me mantuvo pegado a la pantalla la mayor parte de su laaaaaaaaaaaaaaargo metraje, he de reconocer que hay momentos casi soporíferos (de hecho, varias personas a mi alrededor se quedaron dormidas en la sala del cine). Además, creo que el título es parcialmente engañoso, no porque no te diga lo que vas a ver si te informas un poco, sino porque, en realidad, la película no se centra tanto en Lincoln como persona, sino en su deseo político de aprobar la décimo tercera enmienda para abolir la esclavitud y acabar así con la Guerra Civil Americana que estaba a punto de hacer zozobrar Norteamérica. Poco se sumerge Spielberg en la problemática familiar de los Lincoln y, cuando lo hace, es de forma muy tangencial y superficil. Hay interpretaciones brillantes, especialmente la de Sally Field (que no resulta nada creíble como madre de un niño de 10 años…) o la de Daniel Day-Lewis, que tiene la difícil misión de no defraudar a un pueblo americano que admira enormemente a Lincoln.

Arcadia

Capitán Harlock: La Arcadia de mi Juventud. Precuela de la famosa serie anime del Capitán Harlock, nos presenta al Capitán Harlock en los momentos casi iniciales de la conquista de la Tierra por parte de los Ilumidas, cuando Harlock aún es un capitán de la armada espacial terrestre caído en desgracia tras la rendición de la Tierra. La resistencia terrestre, encabezada por Maya, antiguo amor de Harlock, necesitará que éste se convierta en su salvador y pase a ser el pirata espacial que ponga fin al poder de los alienígenas. Me sorprende que, pese a ser de 1982, tenga unos temas tan de actualidad hoy en día (guerra, masacres, dictaduras, pérdidas de derechos sociales, etc) y que, realmente, haya un desarrollo de personajes interesante y, en la mayoría de los casos, con un final realista. Una pequeña joya del anime.

Categorías:Cine

Fringe: Un adiós nada deseado.

20 enero, 2013 2 comentarios

Como los lectores más perspicaces de mi blog habrán observado, Fringe ha sido una de las series que he estado viendo en los últimos tiempos. Concretamente, desde finales de 2011. Tenía la primera temporada en DVD y empecé a verla en verano del 2011, pero los primeros episodios no consiguieron engancharme. Básicamente, la serie era un remake de Expediente X en el que los protagonistas tenían los papeles invertidos y en el que destacaba el añadido del típico científico loco con su laboratorio y su vaca lechera. Había más humor que en Expediente X, pero no entendía muy bien por qué la protagonista era eclipsada constantemente por Walter Bishop ni le veía mucho interés a la trama inicial de la serie (la del novio traidor). En definitiva, la dejé unos meses y volví a verla en las vacaciones de navidad. A duras penas conseguí ver los episodios de la primera mitad de la primera temporada y sólo aquellos que, a la larga, se dedicaban a crear la mitología de la serie consiguieron engancharme.

fringe-promo-posterPor suerte, liquidada la trama del novio traidor, los guionistas dieron carpetazo al coñazo de serie que habían escrito hasta entonces y supieron darle la vuelta a todo. Un nuevo mundo se abrió para nosotros, literalmente, en el último capítulo de la temporada y dio paso a unas segunda y tercera temporadas magníficas. “El otro lado”, “la falsa Olivia”, “Walternative” y demás personajes no hicieron otra cosa que engancharme hasta el punto de devorar los capítulos y comprarme las tres temporadas disponibles en nuestro mercado.

La cuarta temporada tuvo sus momentos, aunque me pareció bastante floja comparada con las anteriores. La reinvención de la serie estuvo bien, aunque me llegó a cansar todo lo referente al “ahora te quiero, ahora no sé quién eres, ahora no te quiero, ahora sé quién eres” entre los protagonistas. Una vez resuelto este dilema, por suerte, la temporada acabó bien y dio paso a una corta y última temporada que serviría para explicar el por qué de muchas cosas que llevaban pululando sin respuesta bastante tiempo y para enseñarnos en profundidad el, tal vez, último homenaje a la ciencia ficción que faltaba en Fringe: los futuros distópicos.

Y digo bien. Fringe es la gran serie del siglo XXI en lo que a homenajes a la ciencia ficción se refiere. Cada caso episódico, cada cual más bizarro que el anterior, es un ejemplo de esto. Pero no hay que dejar de lado, es imposible hacerlo, la valentía de mezclar realidades alternativas durante tres temporadas, con sus personajes tan parecidos y tan diferentes al mismo tiempo. Ese “otro lado” con el que los guionistas tanto se divirtieron y tanto nos divirtieron fue, para mí, el gran aliciente de la serie durante mucho tiempo. Esa guerra entre universos que al final no era lo que parecía, esa lucha por recuperar al niño perdido y ese reseteo brutal con el que nos encontramos en la penúltima temporada que sirvió para comenzarlo todo otra vez son algunas de las ideas mejor llevadas de la serie. Y esa última temporada en un futuro tan “Días del Futuro Pasado” me ganó por completo. fringe

Sin embargo, su punto fuerte son los protagonistas. Desde luego, Walter Bishop pasará a la historia de los personajes de la ficción televisiva. La evolución y la psicología del personaje, junto a la magistral interpretación de John Noble, deberían estar en todos los manuales de guion e interpretación. Dar vida a un personaje tan complejo y hacerlo sumamente real en un marco tan poco accesible para el espectador como el de la ciencia ficción es el mayor mérito de la serie. Anna Torv está genial interpretando a Olivia Dunham, pero está magnífica interpretando a su contrapartida del “otro lado”. Joshua Jackson es, con diferencia, el peor actor del trío protagonista y la mayoría de las veces no consigues creerte a Peter Bishop, aunque, todo sea dicho, tiene sus momentos. Entre los secundarios me quedo con la maravillosa Jasika Nicole (Astrid) y con Seth Gabel, que interpretó al agente Lincoln Lee.

Fringe se va como vino. Sin grandes aspavientos. Como yo mismo experimenté, es una serie que no está hecha para todos los públicos. Mucha gente se pierde en sus tramas y hasta yo mismo necesitaré revisitarla en el futuro para poder entender algunas cosas. Al reinventarse a sí misma en tantísimas ocasiones, es relativamente fácil perderse en la trama y en la importancia de algunos personajes. Sin embargo, en lo que no podemos ni debemos perdernos es en su leit motiv, en la verdadera razón de ser de sus protagonistas y en el auténtico catalizador de la serie, como iremos descubriendo: ¿Qué estás dispuesto a hacer por no perder a quien más quieres? Walter, Peter, Olivia, September… todos ellos lucharon hasta el final por los suyos y, de paso, salvaron al mundo. Se les echará de menos.

Categorías:Televisión

The Great Spanish Crash

5 enero, 2013 Deja un comentario

Mucho se habla sobre la espeluznante situación económica que estamos atravesando. Este reportaje reúne toda la información necesaria que vamos leyendo semana a semana en diarios y medios especializados y la ejemplifica claramente. Algunas declaraciones son brutales por reflejar el día a día de muchas familias. Otras declaraciones dan ganas de coger un fusil de asalto y plantarse en el congreso. Pero, en todo caso, este documental hay que verlo. Hay que verlo y asumir que nos vamos a ir a la mierda. Más aún. Quienes me conocen saben que siempre digo que esto que hemos pasado hasta ahora no es más que el principio.

Recomiendo este documental por muchas razones, pero, sobre todo, porque, por una vez, deja PERFECTAMENTE CLARO que la culpa de todo esto la tiene el gobierno. Nada de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Nada de culpa para el ciudadano… que la tenemos, pero, comparada con la de los verdaderos culpables, es una culpa microscópica. Poco o nada se dice de la culpa de otros países en nuestra situación (léase: Alemania, por ejemplo) y tal vez peque en muchos momentos de mirar para otro lado. Pese a todo, hay que verlo.

Disfruten del visionado.

Categorías:Actualidad