Flipado!

Así es como me he quedado después de leer el octavo tomo de Los Muertos Vivientes.

[SPOILERS:]

Jamás pensé que Kirkman se atreviese a llevar a cabo semejante escabechina. De un tirón nos hemos quedado sin la mitad de los  secundarios, sin parte de los protagonistas principales y sin el escenario donde han transcurrido las últimas aventuras.

[Fin SPOILERS]

Impresionante.

¿Cuándo sale el próximo tomo? 🙂

Anuncios

Mujer Biónica 2007

Anoche, aprovechando un leve dolor de espalda (ouch!) que no invitaba a hacer muchas más cosas, me propuse terminar de ver esta serie, que empecé a ver en enero. Hay series que llegan en momentos poco oportunos. Bien se adelantan a su tiempo, bien no consiguen calar entre un público acostumbrado a otras series de TV que ofrecen mucho más. La Mujer Biónica es un claro ejemplo. Una serie puramente de aventuras, con episodios autoconclusivos y donde la única subtrama era la de la relación amorosa entre la protagonista y un agente de la CIA no podía durar demasiado ante una competencia tan fuerte como la actual. Quizás hace unos años sí…  Y si a eso se le une una huelga de guionistas estamos ante la crónica de una cancelación anunciada.

Photobucket

La serie no pasaba de ser correcta y, quizás por eso, me ha costado tanto tiempo terminar de ver los 8 míseros capítulos de los que se compone. Los personajes no son realmente carismáticos (a excepción de la hermana y el novio de la CIA y tampoco es que pasen jamás a entrar a un top100 de personajes carismáticos de la TV) y la historia es muy lineal, mostrando una evolución de la protagonista que es claramente inverosímil. Como nota personal, detesto el doblaje de la protagonista. Esa voz tan… cargante… me sacaba de la serie constantemente.

El piloto apuntaba maneras, puesto que la conversión de Jamie Sommers a mujer biónica estaba bien llevado y tenía unos efectos especiales espectaculares que no se volverán a ver en toda la serie. Además, había una historia más tenebrosa detrás que señalaba que Jamie podía haber sido manipulada por su novio para convertirla en arma del gobierno. Sin embargo, ya en el segundo capítulo todo esto se deja a un lado, Jamie trabaja para Berkut (la organización que la transformó en biónica) y se comporta como una especie de superheroína primeriza bastante prepotente, actitud que mantendrá siempre. La evolución de la protagonista es poco coherente y, aunque a lo largo de los ocho episodios tratan de compaginar el drama personal de cuidar a una hermana adolescente y las complicaciones de su nuevo trabajo, la historia resulta poco creíble y, por momentos, monótona y aburrida.

Photobucket

Por suerte, las escenas de acción están medianamente entretenidas y hay algunos capítulos (como el cuarto o el séptimo, además del piloto) que están muy por encima de la media de la serie, aunque no consiguieron que me enganchara. Quizás por eso, sólo 8 de los, parece, 13 episodios grabados llegaron a emitirse en la NBC.

En definitiva, una serie para pasar el rato y ver si no hay nada mejor que hacer.