Inicio > Cómics, Glory, ROB LIEFELD, Uncategorized > Glory de Joe Keatinge y Ross Campbell

Glory de Joe Keatinge y Ross Campbell

A estas alturas no voy a desvelar nada nuevo si confieso que, en los años 90, fui uno de los muchos adolescentes encandilados por Image.  Era algo predecible, puesto que ya había sido un niño y un preadolescente deslumbrado por Marc Silvestri, Jim Lee y Rob Liefeld (en aquella época sólo leía mutantes, así que nada de McFarlanes o Larsens). El caso es que recuerdo perfectamente lo mucho que me gustaban los cómics de  los WildC.A.T.S., CyberForce o YoungBlood. Sí, vale, eran versiones high-tech y planas de los cómics Marvel de siempre, pero eso no quitaba que en un chaval de 14 ó 15 años no pudiera flipar en colores (nunca mejor dicho) con ellos.

 Glory-Deodato

El caso es que en los años 90 mis compras fueron únicamente Marvel e Image y hoy en día sigo teniendo todas las series completas o casi completas de los cómics de Top Cow, los WildStorm Studios y los cómics publicados por los mil y un estudios de Rob Liefeld. Visto en perspectiva, parece increíble que lo que nació siendo una versión tuneada de lo que los autores habían hecho para Marvel acabaran dando tanto juego gracias a la intervención de escritores como Alan Moore (en el caso de los cómics de Jim Lee y Rob Liefeld), Joe Casey (sus WildCATS me parecieron muy revolucionarios) o toda la nueva hornada de autores a medio camino entre el indie y el mainstream que se encargan de las creaciones de Rob Liefeld a día de hoy. En 2011, Liefeld trató de revivir su universo de ficción con vistas a celebrar su vigésimo aniversario en los años siguientes. Como en anteriores ocasiones, en general el experimento duró poco, pero dio lugar a obras tan interesantes como los 12 números que Joe Keatinge y Ross Campbell realizaron en la cabecera de Glory. Cuando supe que Aleta iba a publicar Glory y Prophet decidí comprar ambas series, aunque mi situación laboral de la época me hizo esperar hasta hace poco y los tomos que voy a comentar se han convertido en mi primera lectura veraniega.

 2966635-0069100080-Glory

Si originalmente Glory era una reinvención bastante plana y noventera de Wonder Woman (lo que conllevaba una anatomía imposible y un carácter más oscuro que el personaje original), con el paso de los años y diferentes guionistas, Glory fue ganando un background del que Joe Keatinge se sirvió para su etapa. Además, lo hizo inteligentemente y sin complicarse: tomó todos aquellos elementos imprescindibles y los dejó igual y reubicó como mejor supo los demás componentes de la mitología del personaje para conducir la historia hacia donde quería. Así, en los dos tomos publicados por Aleta (La destructora que fue y será y Desgarrada por la guerra) nos encontramos con que la historia continúa diez años después de la corta etapa de Alan Moore (creo que no está publicada en España…). Glory ha regresado a La Tierra tras pasar una década desaparecida y se prepara para una batalla apocalíptica contra las huestes dirigidas por su padre. O algo así, ya que la historia está llena de sorpresas y de giros argumentales que muestran que la historia está al servicio de la visión que Keatinge tiene del personaje. Los autores dotan a Glory de una cierta profundidad gracias a unos secundarios que dejan entrever retazos de un pasado y de un futuro que logran que conectes con la lectura de la historia y que, al acabar, dejan con ganas de más.

 GLORY023cover-2p

Especialmente destacable es el dibujo de Ross Campbell, ya que su estilo grotesco se aleja de todos los cánones establecidos hasta ahora en el dibujo de series protagonizadas por superheroínas. Glory y su especie son presentados como series hipertróficos, de musculatura imposible, con formas poco femininas y cubiertas de cicatrices que nos preparan para las escenas de gran violencia que irán apareciendo, siempre, eso sí, al servicio de una historia en la que es el desarrollo de los personajes el eje central. Y es que Glory en manos de Keatinge no es un personaje femenino al uso, es una guerrera dura, tozuda, mala estratega y alejada de las características que históricamente han estado unidas a las superheroínas. Además, es consciente de su sexualidad y no duda en tener relaciones sexuales por el puro placer de tener sexo y disfrutar de él. Los personajes a su alrededor no son tanto sus amigos como la carne de cañón de una guerra que sabe que no puede ganar sola. En ciertos momentos, la relación de Glory con sus secundarios (especialmente Riley) me recordaba a la que Buffy mantenía con los demás personajes en las dos últimas temporadas de la serie, interactuando con ellos por pura inercia a pesar de saber que, llegado el caso, serían peones prescindibles. Además, creo que esta mirada más realista y adulta sobre la “guerra” es uno de los mejores argumentos que podría esgrimir para recomendar a alguien la compra y lectura de Glory.

GLORY031Si Alan Moore convirtió a Supreme en un personaje interesante, Keatinge y Campbell hacen lo mismo con Glory en este arco argumental que, además, acaba haciendo referencia a Prophet, cuyo remake a manos de Brandon Graham probablemente sea otra de mis lecturas veraniegas. Espero que sea tan imprescindible como Glory.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: