Thor: El Mundo Oscuro

thor the dark world poster

Nueva película de la fase 2 de los Marvel Studios. La primera parte de Thor fue bastante controvertida. A mí me gustó… y eso que la vi en el cine con un gripazo impresionante y no recordaba bastantes cosas hasta que la volví a ver ya en DVD, en VOSE y en casita. Sin embargo, me parece que, sin estar mal, quedaba lejos de las películas de Hulk, Iron Man o Capitán América y, cómo no, a años luz de Los Vengadores de Joss Whedon. La película iba sobre cómo dar una lección de humildad a un dios y casi parecía que la lección de humildad se la querían dar a los Marvel Studios, que no había sino cosechado éxitos hasta ese momento. Kenneth Brannagh estuvo a la altura en muchos momentos de la película (la parte asgardiana, principalmente) y en otras parecía un director novato (esa pelea en el desierto… pfff).

En esta ocasión, creo que hay una mejoría notable en la película y que han apostado económicamente por ella, a pesar de tener un director, Alan Taylor, con menos «nombre» a pesar de su dilatada carrera televisiva (Juego de Tronos, Mad Men, Bored to Death, Los Soprano…). Por ejemplo, en la primera parte, la historia en Midgard transcurría básicamente en una calle y ahora la recreación de Londres es genial. La parte de Asgard era espectacular ya en la primera parte y en esta ocasión hay un aumento de calidad BRUTAL que deja escenas geniales. Todo ello se debe a que el alcance de la historia es, sin lugar a dudas, mucho mayor. Thor ya ha dejado atrás sus correrías juveniles y es ahora un protector jurado de los 9 reinos, en peligro tras los sucesos acontecidos en la película de Los Vengadores, dando pie a la continuidad entre las películas. Tras poner orden en una larga guerra que le ha llevado a enfrentarse a múltiples enemigos junto a Sif (que aparece poco, supongo, por el famoso accidente de Jaime Alexander durante el rodaje que casi le cuesta la vida) y Los 3 Guerreros,  Thor puede por fin centrarse en lo verdaderamente le interesa: Jane Foster. Aunque creo que es una historia de amor algo forzada, considero que en esta película hay ciertos detalles, como que Thor le pida a Heimdall que la observe cada noche para saber de ella, que arreglan un poco la cosa… No creo que se transmita demasiada química entre Natalie Portman y Chris Hemsworth, pero, en general, el leit motiv de la película no queda mal y la última escena post-créditos soluciona un poco esto. Por cierto, que Heimdall adquiere mucho más protagonismo gracias al éxito actual de Idris Elba y es algo que se agradece.

Thor-The-Dark-World-Loki-International-Character-Poster

La parte de Asgard está claramente dominada por Loki, por un Tom Hiddleston que está soberbio en su interpretación del dios de las mentiras en un guión que acentúa la faceta más divertida del villano que hemos podido disfrutar en los cómics de los Jóvenes Vengadores o en Viaje al Misterio. Loki sigue en su vendetta contra Odín, utilizando a Thor y Frigga, tal vez a la única persona a la que quiere, para planear su ataque contra el Padre de Todos. Por cierto, que en esta ocasión Anthony Hopkins parece que está en la peli por estar porque no tiene ninguna escena destacada, salvo, quizás, la del final de la película por motivos que no voy a desvelar.

En el apartado de los villanos la película es donde el casting y el guión me resultan más irregulares. Christopher Eccleston interpreta a un Malekith algo descafeinado en comparación con la versión comiquera, con un plan que consiste en encontrar el éter, una sustancia que lo vuelve más poderoso… nada que ver con el Cofre de los Antiguos Inviernos, pero es una idea que acaba entroncando con todo lo que se vislumbra en el universo cinematográfico Marvel desde la primera película del Capitán América. Sin embargo, la idea de la existencia de unos elfos oscuros high-tech no está mal y da mucho juego la invasión a Asgard, primero, y a Midgard en la parte final de la película. Quedan resultonas igual que los soldados del imperio de Star Wars. Kurse está bien adaptado en manos de Adewale Akinnuoye (vamos, en manos de Mr. Eko 😛 ) y sus escenas de acción son impresionantes. Además, la Asgard «tecnológica» resulta muy molona y me recordó en bastantes momentos a Star Wars.

Por otro lado, si en la primera parte era la parte de Midgard la que resultaba muy floja en la última parte de la película, en esta película resulta clave para redondear ideas y mejorar el resultado final, ya que los primeros 45 minutos tienen muchos altibajos y el ritmo se pierde en bastantes momentos. La batalla final en Londres es una pequeña joyita. Además, es en La Tierra donde aparecen los otros personajes que, junto con Loki, dan vidilla a la película: el Doctor Erik Selvig (un enorme Stellan Skarsgard) y Darcy Lewis (Kat Dennings, quien se come a Natalie Portman en cada escena) dan ese punto de humor tan necesario y que tan bien se utilizó en Los Vengadores de Joss Whedon. Vamos, yo les daba un spin-off a Selvig, Darcy y el becario Ian o los hacía aparecer en la película del Hombre Hormiga o algo así.

thor-the-dark-world-malekith-poster

En definitiva, creo que Thor: El Mundo Oscuro mejora todo aquello que estaba mal en la película anterior y que también avanza mucho en lo que estaba bien para ofrecer un espectáculo visual muy bien hecho en el que lo que más desluce es un guión irregular en la primera parte y un plan del villano que no queda muy explicado. La película sabe combinar, especialmente a partir de la primera hora, las dosis justas de humor, aventura, acción, diálogos llamativos y romance, pero sin olvidarse de lo iniciado por Brannagh en la película anterior. El aire shakesperiano sigue ahí, dando caché a los aspectos más puramente Tolkien de la historia al aderezarlos con ese toque sci-fi a lo George Lucas que tienen las batallas entre los asgardianos y los elfos oscuros. Además, cuenta con un final de infarto que te deja con ganas de más y, tal vez por ello, la película cuenta con dos escenas tras los créditos. La primera de ellas es brutal y te deja con ganas de que se estrene cierta película de la fase 2.

Una de trailers vengativos

Continúa la fase 2 de los Marvel Studios. Esta semana se ha estrenado el trailer oficial de Capitán América: El Soldado de Invierno y la próxima semana se estrena Thor: The Dark World. Ambas películas me resultan especialmente llamativas y sus trailers no pueden dejar mejor sabor de boca.


Thor: The Dark World continúa la historia de Los Vengadores de Joss Whedon. Thor ha llevado prisionero a Loki a Asgard y ha dejado a Jane Foster en La Tierra. El villano de la película parece que será el elfo oscuro Malekith, así que espero que la historia esté a la altura de las grandes sagas protagonizadas por este villano.

Capitán América: El Soldado de Invierno se estrenará el próximo año y se basará en el principio en la grandísima etapa de Ed Brubaker en los cómics del Primer Vengador. La presencia de la Viuda Negra y el Halcón, así como el misterio alrededor de SHIELD, parecen confirmarlo.

Los Vengadores: La Guerra Interminable de Warren Ellis y Mike McKone

Un hype interminable

La Marvel del siglo XXI es, sin lugar a dudas, la Marvel del hype. Desde que Joe Quesada comenzara sus célebres conversaciones semanales con Newsarama hace ya varios años, la editorial sabe perfectamente cómo calentar motores con sus nuevos proyectos y cómo aumentar las expectativas de los lectores. Jefazos, editores, guionistas y artistas mantienen contacto frecuente con los medios y promocionan sus obras de forma continuada. Es una estrategia que ninguna otra editorial consigue superar y que, a veces, da lugar un marcado desencanto al leer determinadas obras. Esto mismo es lo que me ha sucedido con Los Vengadores: La Guerra Interminable, tomo escrito por uno de mis autores favoritos, Warren Ellis, y dibujado por Mike McKone, que creó unas expectativas que, en mi opinión, no ha llegado a cumplir.

Otro rasgo que caracteriza a la Marvel dei siglo XXI es su extremada popularidad. Gracias al cine, los principales personajes de la editorial son conocidos por la inmensa mayoría de la gente, así que podríamos pensar que este hecho repercutiría notablemente en las ventas y no estaríamos cerca de la verdad en absoluto. La influencia de las adaptaciones realizada por los Marvel Studios, Sony o la Fox no han calado más allá de ciertos cambios estéticos o de carácter que los lectores de siempre hemos aceptado y que, sin embargo, no han atraído más que a un reducido número de nuevos lectores. Obviamente, Marvel es conocedora del filón que tiene en sus personajes y ha decidido que ya es hora de sacar partido mediante una nueva – vieja línea editorial: Marvel Graphic Novels.

Guerra Interminable

Si hace unos treinta años esta línea sirvió para que presenciáramos la muerte del Capitán Marvel o la desgarradora historia de Dios Ama, El Hombre Mata, ahora parece que las novelas gráficas están destinadas a ser un producto más entre todo el merchandising lanzado para aprovechar el éxito de las próximas películas a estrenar, tal y como sucede con los tomos de Scott Pilgrim o los TPBs de The Walking Dead. Prueba de ello es su lanzamiento simultáneo en diferentes países del mundo (como España, Finlandia, Turquía, Alemania, Italia, USA o Brasil) y el hecho de estar protagonizada principalmente por Thor y el Capitán América, cuyas películas se estrenarán en muy poco tiempo, destacando la inclusión de Lobezno, cuyo último film se estrenó hace unos meses. Además, hay que tener en cuenta que Ellis y McKone nos ofrecen un trabajo en el que ambos se esfuerzan por reflejar el mundo cinematográfico vengador, tanto en la caracterización psicológica como en la física e, incluso, en la composición del equipo vengador que pretenderá poner fin a una guerra interminable.

Una guerra descafeinada.

Warren Ellis siempre me ha fascinado con su peculiar visión de los superhombres, situándose a medio camino entre el desprecio más absoluto hacia el género pijamero y una genial interpretación de lo que debe ser un super-hombre. Sin embargo, en esta historia apenas podemos avistar algunos de sus temas recurrentes y escribe una historia plana en todos los niveles. En primer lugar, la amenaza presentada es muy confusa y no llego a entender del todo cómo es que unos demonios (o lo que sea) asgardianos acaban siendo convertidos en  armas de destrucción masiva nazis ni cómo se hace SHIELD con ellos. Por otro lado, las motivaciones de los personajes son inexistentes más allá de las de Thor y el Capitán América, quienes pretenden cerrar historias pasadas. Ningún otro personaje parece estar ahí por una razón que no sea la de haber protagonizado una película y ser reconocibles para el gran público. Sin embargo, tal vez esté aquí el gran acierto argumental de Ellis: se «inspira» directamente de las versiones cinematográficas tanto en la psicología de los personajes como en su interacción, proporcionándonos algunos diálogos realmente buenos (compaginados con otros lamentables, todo hay que decirlo) que elevan la calidad de la historia en muchos momentos. El ritmo de la historia es algo raro y, sobre todo, destaca la sensación de condensación, como si el tope de páginas fuera un lastre que el escritor inglés no pudo dejar atrás. Hay demasiadas ideas poco desarrolladas que transmiten mucha confusión.

Mike McKone tampoco contribuye a crear un trabajo compacto. Al igual que Chris Bachalo, creo que McKone tiene la «habilidad» de rejuvenecer a todos sus personajes y hay historias a las que este estilo no ayudan nada, como es el caso. Además, en esta historia sus expresiones faciales son muy poco acertadas y no es probable que averiguases qué le pasa a un personaje por la cabeza sólo por lo que transmite su cara.

Al valorar esta nueva-primera Marvel Graphic Novel en conjunto, creo que es de justicia decir que su mayor virtud es que puede gustar mucho a los lectores ocasionales atraídos por las adaptaciones cinematográficas (vamos, el target al que se dirigía), ya que se encontrará a los personajes actuando en el mismo rol y el tono «para todos los públicos» de la historia está claramente dirigido para ellos y no para lectores veteranos que estamos disfrutando actualmente de historias tan oscuras como las presentadas en Los Vengadores, Los Nuevos Vengadores, Vengadores: Arena o, sobre todo, en Vengadores Secretos.