The Authority: El año perdido

TheAuthorityAP

Cuando Warren Ellis y Bryan Hitch dieron un golpe de mesa en las páginas de la serie StormWatch y, tras una magnífica remodelación paulatina de la misma, la transformaron en The Authority, sentaron las bases para que cualquier equipo artístico que viniese después realizase historias de gran carga épica con los personajes. Por esta razón, cuando se anunció que Grant Morrison y Gene Ha se hacían cargo de la serie hubo muchas reacciones de júbilo, la mía incluida, que finalmente se tornarían en suspiros de decepción al comprobar que apenas duraron dos números y que el proyecto parecía cancelado. Era una lástima porque, tras la etapa de Robbie Morrison y la posterior estancia de Ed Brubaker al guión, se hacía más que evidente que The Authority necesitaba un revulsivo que la sacara del ostracismo en la que se encontraba y Grant Morrison parecía el indicado. No fue hasta varios años después cuando WildStorm anunció que Keith Giffen continuaría lo empezado por el escocés más irreverente de los cómics (sí, no tengo en cuenta a Mark Millar). Giffen y Morrison hablaron por teléfono y la historia continuó en la misma línea, con los personajes atrapados en un mundo alternativo tras una avería de El Transporte, el misterioso y desconocido cuartel general/arma del equipo.

TheAuthority

El año perdido, como se rebautizó a la serie (ahora serie limitada), resulta bastante decepcionante en su ejecución, aunque hay momentos que valen la pena y hacen que, en conjunto, la obra mejore y no resulte un despropósito. Tomando la idea que Morrison plantea sobre el mal funcionamiento de El Transporte, Giffen se centra en desarrollar la psicología del equipo, tanto de cada uno de los componentes, como del grupo en conjunto, a través del contraste que va presentando con las versiones alternativas de The Authority con las que conviven en cada uno de los mundos que visitan. La visión de estas versiones tan distintas de sí mismos creará algunas crisis en personajes como Apollo, Engineer o Jack Hawksmoor, que serán resueltas a lo largo de la miniserie. Esto recuerda un poco al trabajo de Giffen en la JLA/JLE/JLI de DC, paralelismo que se explota en uno de los momentos álgidos de la obra, la saga que realiza con J.M. DeMatteis (su compañero en la famosa etapa de la Liga) que es un claro homenaje a su trabajo previo y es quizás donde más humor encontramos y donde más interés se despierta en el lector. También la última saga es muy potente y nos deja varias imágenes y reflexiones para el recuerdo.

Añoperdido2

En resumen, The Authority: El año perdido es una obra peculiar, que parte de la idea de un escritor pero que el desarrollo de otro guionista termina por dotar de cierta entidad, aunque el resultado esté muy alejado de los grandes trabajos de ambos. A este resultado contribuye la ingente cantidad de dibujantes, demasiados para únicamente doce episodios, lo que resta estabilidad al conjunto. También hay que señalar que la edición de ECC es algo cara, como casi todos sus tomos, pero es efectiva y no quedará mal en tu estantería.

Anuncios

Mini-Reseñas

Thor: Juramento de Sangre.

Thor Blood Oath #1- 6
Guión: Michael Avon Oeming
Dibujo: Scott Kolins
Panini. 144 páginas. 9€

Si la semana pasada hacía referencia a lo mucho que me había gustado el Vengadores Año Uno, en esta ocasión no puedo sino decir que esta historia me ha gustado muchísimo también. No llega al nivel de Año Uno, pero sí que está muy bien desarrollada y planteada. También es cierto que tengo debilidad por Thor, Asgard y por todo lo que rodea al personaje desde que pude disfrutar de algunas aventuras del personaje plasmadas por Simonson y la etapa Heroes Return hasta el final de la serie (que no me canso de recomendar, por cierto). Juramento de Sangre es un cómic sin mayor pretensión que entretener y divertir. Para ello, Oeming (gran interesado en la mitología nórdica, parece), guioniza lo que bien podría ser una historia mitológica, una leyenda que se podría contar frente a una chimenea. Thor, Odín, Los Tres Guerreros y demás asgardianos actúan como personajes de relatos épicos y dramas, movidos por su orgullo, usando la picaresca y viviendo aventuras que pondrán a prueba su temple, su inteligencia, su astucia y, sobre todo, su valor.
Además de tener un guión fluido, con sorpresas y con buena trama, contamos con un excelente dibujo de Scott Kolins, que recrea con dinamismo y bastante detalle los parajes por donde se mueven Thor y sus aliados: la Tierra, Asgard, el Monte Olimpo, Irlanda… Además, el coloreado me ha parecido muy acertado para el dibujo de Kolins. En definitiva, y sin querer contar nada más de la historia por si alguien se anima a leerlo, digo una vez más que estamos ante un cómic que busca, única y excluvisamente, entretener y eso lo cumple de sobra.

Ultimate Spiderman #8.

Ultimate Spiderman Annual #1, Wizard 1/2
Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Mark Brooks
Panini. 64? Páginas. 3,50€

Bueno… un cambio sustancial en la vida del Peter Parker definitivo. ¿Deja el traje rojo y azul por el negro? No. ¿Se une a los Nuevos Ultimates? No. ¿Un clon? No… aún. Cambia de novia. Con Gwen muerta y MJ siendo protegida por Peter para que no acabe como Gwen, Peter recurre a la opción lógica: buscarse una novia que se pueda defender por sí misma. No es ninguna novedad, en el úniverso 616 (y en el Ultimate) Peter ha tenido affairs con la Gata Negra o Marta Plateada y alguna más. En esta ocasión, la elegida es Kitty Pryde. Dado que ni el Hombre de Hielo ni Coloso (especialmente éste, cuya versión Ultimate gana puntos cada día, por cierto) están por la labor de hacer que Kitty se enamore, ésta recurre a la táctica más antigua del mundo: usar el teléfono e invitar a Peter a salir y tomar algo y conocerse y pegarse con los malos. Y todo el cómic viene a ser esto. Diálogos bendisianos típicos y todo lo habitual en Ultimate Spiderman salvo los infinitos primeros planos que dibuja Bagley y que Mark Brooks nos ahorra en gran parte. Brooks cumple bien, su estilo pega con el tono de la serie. Por lo demás, una historia de complemento bastante antigua ya en la que se nos presenta al Ultimate Puño de Hierro (al que ya habíamos visto en acción). Un cómic pasable. Se lee y ya está.

Los siete soldados: Zatanna.

Seven Soldiers: Zatanna #1 – 4
Guión: Grant Morrison
Dibujo: Ryan Sook
Panini. 96 páginas. 9€

Es el último tomo de los Siete Soldados que me compro. Razones: el precio (9€ por 4 números) y que los rotulistas/traductores (vamos, quien escriba, que no sé si viene de los traductores o si los rotulistas viven mirando al techo y no a la pantalla cuando preparan los textos) porque: VUELVEN A FALTAR LETRAS EN MEDIO DE LAS PALABRAS. Bueno, y el hecho de que ni siquiera se molesten en traducir los títulos originales en algún momento usando tipografías, sino poniéndolo todo debajo, en un cuadrito chiquito, también me toca la moral. Va siendo hora de empezar a reclamar seriamente a Planeta (y a Panini, ya puestos) EDICIONES DECENTES.
Por lo demás, Ryan Sook increíble. Me encanta cómo dibuja este tipo. Morrison… pues está mejor en la parte más de “acción” que en la mística, que se le va la pinza un poco y no aclara demasiado bien algunas cosas que ocurren en la historia. La historia, pese a todo, se deja leer y, desde mi punto de vista, tiene algunos aciertos, como la “sidekick” de Zatanna y todo lo que le rodea (que no queda muy explicado y no sé si se hará en las siguientes miniseries o no), la crisis en los poderes de la protagonista, algunos secundarios… Un tomo recomendado, básicamente, a fans del personaje o, como en mi caso, de los autores.