Reto Graymalkin. Últimas lecturas

Aprovecho el final de este minipuente para comentar algunas de mis últimas lecturas. Se va acercando el verano y, con él, el tiempo libre y la esperanza de reducir la pila de lectura.

 batman-serenata-nocturna_portada
Batman: Serenata Nocturna. Escrito por David Hernando, este libro bucea en la historia del cómic americano para transportarnos a los primeros días del género de los superhéroes y mostrarnos cómo se gestó el gran engaño sobre la autoría de Batman y cómo Bob Kane se aprovechó de Bill Finger y otros autores para vivir del cuento hasta su muerte. Este ensayo-novelizado ha sido uno de los grandes descubrimientos de lo que llevamos de año y me parece absolutamente magistral. Próximamente espero leer Batman: El Resto es Silencio para seguir profundizando en el transfondo creativo de las historias del Señor de la Noche.

CapitanaMarvel

Capitana Marvel. Más alto, más lejos, más rápido, más… Al personaje le ha venido bien el caos post Infinito porque Kelly Sue ha decidido alejarla de la Tierra y contar historias ligeras pero bastante correctas que profundizan en el carácter de Carol Danvers. Una lectura rápida y agradable. Cuidado con el texto introductorio del tomo porque el nivel de spoilers es llamativo. David López muy bien, como siempre.

loseternos

Los Eternos de Jack Kirby. Es un tomo que me ha dejado una sensación un poco extraña. Si bien los primeros doce o trece números (correspondientes al primer año USA de la serie) muestran a un Kirby desatado y con un montón de ideas interesantísimas, la segunda parte del tomo divaga demasiado y no da respuestas a las cuestiones planteadas en los primeros episodios. Casi parece que se olvide de lo que parecía ser la trama principal para irse por las ramas con unas historias alargadas en exceso y que no aportan demasiado. Me ha parecido magistral cómo Kirby relaciona los mitos incas con Los Celestiales y, también, cómo concibe la serie para que el protagonismo sea coral y que en cada saga haya un Eterno diferente involucrado. Imprescindibles los artículos finales, que me han recordado a esos artículos que abundaban en los cómics de Forum de los años 90 y que tanto hicieron para que me enganchara a Marvel.

Elektra Linaje

Elektra: Linaje: W. Haden Blackman y Mike del Mundo nos traen una nueva serie regular para Elektra, personaje que no parece cuajar a la larga y cuyas series regulares siempre duran menos de lo previsto. Lo más destacable es el dibujo de Del Mundo, en la línea de Bill Sienkiewicz en Elektra Assassin y Elektra Lives Again, aunque con una narrativa mucho más simple. De resto, Elektra asume, por nonagésima vez o así, su rol como asesina y comienza la búsqueda de uno de los mayores mercenarios de la historia con el fin de matarlo, pero, como es habitual si eres la protagonista, acabará luchando contra otros mercenarios para salvar la vida de su presa. Bastante olvidable salvo por el dibujo.

wonder_woman_sangre

Wonder Woman. Sangre. Recopilatorio de la etapa de Brian Azzarello y Cliff Chiang (con Tony Atkins) dentro de los Nuevos 52. Decidí hacerme con este tomo por las buenas críticas que he ido leyendo y escuchando sobre esta etapa y este primer número me ha sorprendido. Me gusta encontrar a una WW tan vinculada a la mitología y creo que su nuevo origen puede dar muchísimo juego. A destacar el papel de la vengativa Hera, el misterioso Apolo y el rol de Hermes y WW como protectores de Zola, la madre del futuro hijo de Zeus. En cuanto el dibujo, me ha parecido genial el rediseño de los dioses. A ver qué tal sigue.

Anuncios

Vengadores. La Cólera de Ultrón por Rick Remender, Jerome Opeña y Pepe Larraz

rageofUltrón

Hank Pym: No te odio. Estoy decepcionado contigo. Quieres hacer daño a la gente.

Ultrón: Sí, eso quiero. ¿Y por qué ha acabado siendo esa mi motivación? ¿Quién me creó para ser así? Pasé años atrapado en una jaula procesando esa misma pregunta. ¿Sabes lo que descubrí? Tus recuerdos.

 

Hank Pym según Rick Remender.

De un tiempo a esta parte, Marvel ha adoptado la costumbre de publicar una novela gráfica original coincidiendo con el estreno de algunas de las películas basadas en sus personajes. (Si deseas saber más sobre esta línea editorial, puedes leer el principio de la reseña que hice hace dos años de La Guerra Interminable, novela gráfica de Warren Ellis y Mike McKone publicada meses después del estreno de Los Vengadores y con las películas de Thor: El Mundo Oscuro y Capitán América: El Soldado de Invierno a la vista.) Por lo tanto,  cuando en la San Diego Comic Con del 2014 Marvel anunció La Cólera de Ultrón muy pocos fueron los sorprendidos de que su publicación tuviera lugar unas semanas antes del estreno de Vengadores 2: La Era de Ultrón, la segunda y última película de Joss Whedon sobre estos personajes. Al guion estaría Rick Remender, artífice de Imposibles X-Force o Vengadores Secretos, y al dibujo su compañero de X-Force, Jerome Opeña, y el español Pepe Larraz.

Rick Remender ha comentado que siempre ha tenido una gran fascinación por Hank Pym que comenzó con su época de coleccionista de Tales of Astonish y que, tras haber escrito al personaje en Vengadores Secretos, ha aprovechado esta historia para mostrar otra versión del personaje y profundizar en su personalidad y sus motivaciones. Rick Remender describe la personalidad torturada de Pym como una búsqueda infructuosa de aprobación ante sus iguales para conseguir el respeto que cree que merece y nunca ha conseguido. Coincido bastante en este punto de vista sobre el personaje y creo que hay momentos geniales a lo largo de esta obra en los que Remender plasma casi a la perfección los grandes traumas de Pym y cómo éstos se han convertido en el legado que le ha dejado a Ultrón, su “hijo”. No obstante, hay que reconocer que el Hank Pym de esta historia poco o nada tiene que ver con el que hemos ido viendo evolucionar en los últimos años a manos de Dan Slott en Academia Vengadores, por ejemplo, por lo que queda en el lector el aceptarle en su nuevo rol, en el que no duda en exterminar a los seres dotados de inteligencia artificial porque no los considera seres humanos, sino cosas. Por tanto, el rol de Pym es muy controvertido y vamos viendo cómo se va deshumanizando a lo largo del tomo hasta llegar a las trágicas consecuencias finales del plan de Ultrón.

cólerade

Familias disfuncionales

La Cólera de Ultrón presenta un tema bastante recurrente en los cómics de superhéroes de los últimos tiempos: la caída y redención de un héroe. Desde luego, Marvel quizás esté abusando de este tema, pero, en esta ocasión, creo que Remender cumple bastante bien y nos ofrece lo habitual en él: un montón de acción con personajes llevados al límite y, para equilibrar, unas cuantas escenas en las que va mostrando las razones que llevan a los personajes a actuar de la manera en que lo hacen. Vamos, lo normal en el género de los superhéroes, pero bien hecho. Así consigue que lo que podría haber quedado en una monumental pelea entre Los Vengadores y uno de sus mayores enemigos se convierta en una historia centrada en la relación paterno-filial de Pym y Ultrón, por un lado, y Ultrón y La Visión (en menor medida), por otro. Al acabar la historia la idea que prevalece es que Ultrón representa la respuesta  y la solución para todas las frustraciones de Hank Pym y que, por esta razón, de forma inesperada se ha convertido en su herramienta para poner fin a sus crisis y a quienes se las causan, por lo que nunca se producirá la derrota total de Ultrón mientras Pym siga siendo un desgraciado, como se intuye en la última página de la obra. En esto se diferencia de La Visión, cuyo “padre” no ha llegado a ejercer la influencia necesaria sobre él como para mantener una relación tan intensa y un vínculo tan definitorio en el personaje , que quedó desligado de Ultrón hace mucho.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la alineación de Vengadores escogida por Remender representa también el legado, familiar o no, dentro de Marvel. Por un lado, tenemos a Thor y al Capitán América, sucesores de los héroes originales y, en el caso de Sam Wilson, una de las personas más cercanas a Steve Rogers. Por otro lado tenemos a la Bruja Escarlata y a Mercurio, cuyos lazos familiares han llenado páginas y páginas durante décadas, las más recientes en la serie Axis, también escrita por Rick Remender. El Dientes de Sable post Inversión (también en Axis) simboliza el legado de Lobezno y también se jugó durante años con que estuviera potencialmente vinculado familiarmente con Logan. Por último, la Avispa, Visión y Iron Man son lo más cercano a una familia para Pym: su ex-mujer, su “nieto” y su mayor referencia y aspiración profesional. Desconozco si la alineación (que, por otra parte, coincide mucho con la de los Poderosos Vengadores) fue elegida por estos vínculos familiares que conlleva, pero, cuanto menos, me ha resultado curioso comentarlo.

Consideraciones finales

UltrónCapi

En conjunto, La Cólera de Ultrón es una obra correcta con algunas pinceladas tan interesantes como previsiblemente polémicas en relación a cómo concibe Hank Pym el mundo. Me ha gustado mucho la batalla inicial con ese grupo tan setentero, aunque no sé muy bien cómo encontrar hueco en la continuidad la historia posterior teniendo en cuenta que desde la época en la que transcurre la primera batalla hasta el momento en que comienza la obra hay decenas de apariciones de Ultrón que se contradicen con el encierro espacial. Este hecho, y algunos más, llevaron a pensar que esta historia tenía lugar tras las Secret Wars de Hickman, aunque imagino que si es la primera historia que transcurre tras el final de las nuevas guerras secretas y pertenece a la línea temporal que surja de ellas lo averiguaremos con el tiempo.

Opeña y Larraz se complementan perfectamente a los lápices de la obra. Desconozco por qué no se encargó solo uno de ellos del dibujo, aunque imagino que sería cuestión de plazos o mala previsión por parte de la editorial, pero el hecho de que Larraz se adapte al estilo de Opeña evita que exista un bajón en la valoración global de una obra que habría ganado bastante si hubiese sido realizada por un único artista, fuera el que fuera. Y es que, a pesar de todo, hay páginas espectaculares, con un marcado carácter cinematográfico y que resultan visualmente estimulantes.

Axis: el no-evento

Todos los lectores llegamos alguna vez a ese momento en el que uno de los escritores que admiras te decepciona y eso es lo que me ha ocurrido a mí con Rick Remender tras la lectura del evento Axis. Concebido inicialmente para poner punto y aparte a algunas de las tramas planteadas en Imposibles Vengadores, esta miniserie en la que se producía un nuevo crossover entre Vengadores y X-Men ha resultado estar muy por debajo de las expectativas que me despertó inicialmente.

Avengers__X-Men_AXIS_4_Cover-720x1093

Spoilers si no has leído la saga.

Desde la creación de Imposibles Vengadores, Remender fue planteando una serie de cabos sueltos que parecían confluir en algún punto. Así, por un lado, nos intrigó con el misterio de Cráneo Rojo, Onslaught y el cerebro robado de Charles Xavier para luego dejar en el aire la trama durante bastantes meses en los que se centró en la saga de los hijos de Apocalipsis. En Axis vuelve a utilizar estos argumentos como punto de partida y el temible Onslaught Rojo  se nos presenta como la amenaza antimutante definitiva. Genosha se convierte en un campo de concentración y la Patrulla X y Los Vengadores unen sus fuerzas para detener los planes de Onslaught de exterminar la raza mutante en una batalla en la que el nivel de peligro hará que los héroes se tengan que ver ayudados por diversos villanos. Al acabar, Evan Sabahnur se convertirá en Apocalipsis y los villanos y los héroes invertirán roles debido a un hechizo que el Doctor Muerte y la Bruja Escarlata lanzan para derrotar a Onslaught Rojo. El resto de la historia consistirá en ver cómo los héroes se van volviendo cada vez más oscuros y peligrosos y cómo los supervillanos tienen que salvar el día. Casi se puede llegar a pensar que es una especie de versión light y bastante poco atractiva de la saga Maldad Eterna que algunos meses atrás Geoff Johns y David Finch habían realizado en DC. Finalmente, tal y como era previsible, la mayoría de los villanos y héroes vuelven a ser ellos mismos salvo un par de excepciones para darle vidilla inicial al nuevo volumen de Imposibles Vengadores. Ah, sí, y luego está lo de Wanda, Pietro y Magneto que me da una pereza tan grande que ni lo voy a comentar.

Fin de Spoilers.

Avengers_&_X-Men_AXIS_Vol_1_2_Textless

Previsible, simple, sin sentido, innecesario, los personajes fuera de su cliché para volver a él con facilidad… Como todo macroevento, Axis peca de grandilocuencia y no llega a ofrecer lo que prometía. Axis no aporta nada novedoso, salvo resolver las tramas de Cráneo Rojo y Apocalipsis y servir como punto de partida para el nuevo volumen de Imposibles Vengadores del propio Remender. Es más, se podía haber acabado en el tercer número y todo habría sido mejor y más coherente con la historia previa, ya que habría resuelto la subtrama del cerebro de Charles Xavier y habría presentado en sociedad al nuevo Apocalipsis, dando punto y final al primer volumen de Imposibles Vengadores. Todo lo que sigue a partir de ahí llega a ser bochornoso por momentos y no parece digno de alguien capaz de escribir Ciencia Oscura.

La saga está dividida en tres libros (Supremacía Roja, Inversión y Nuevo Desorden Mundial) y dibujada por varios artistas como Adam Kubert, Leinil Francis Yu, Terry Dodson y Jim Cheung. Todo eso en 9 números debido a la cadencia semanal de los mismos. A pesar de que los cuatro son buenos dibujantes y me gustan  bastante, la realidad es que el que ni siquiera haya dibujado un “libro” cada uno ha restado cohesión al conjunto y da el aspecto de ser una historia poco cuidada por la editorial. Además, hay algunas páginas que, por decirlo suavemente, no están demasiado trabajadas, supongo que por las ajustadas fechas de entrega o por la legión de entintadores, que no favorecen nada los lápices.

AXIS_Revolutions_Vol_1_1_Textless

La razón por la que Axis pasa por ser una de las historias más inclasificables que he leído en mucho tiempo la desconozco y creo que Rick Remender sigue siendo capaz de ofrecer mucho más. No tengo muy claro qué esperar del próximo evento Marvel, pero sí que ansío que este declive en los eventos que llevamos soportando varios años acabe cuanto antes con las Secret Wars, que están ya tan cerca y que tanto revuelo han montado. Creo que si hay algo que resetear, rebootear, finiquitar, enterrar y olvidar en el Universo Marvel que salga de las Guerras Secretas es esta tendencia a dar más importancia de la debida a historias que probablemente habrían resultado mejores si hubiesen quedado contenidas dentro del subuniverso en el que se gestaron, sin la presión de ser un macroevento editorial y destinada a los lectores habituales. Estos no-eventos no suman nada creativamente, es más, restan. Así que, por favor, Marvel, basta ya de macroeventos. Déjanos disfrutar.

Todo sea por no volver a tener a un “KLUH” en nuestras vidas.

Vengadores: Poder en La Tierra.

La popularidad del género de superhéroes en la última década no ha parado de aumentar gracias a las adaptaciones cinematográficas. Convertidos en iconos pop, la cantidad de productos relacionados con ellos es ingente: llaveros, colgantes, camisetas, pijamas, tazas… Algunos de esos productos son más enriquecedores para los lectores de toda la vida, como la gran multitud de libros teóricos que se han ido publicando recientemente. Poder en La Tierra es uno de dichos libros y fue publicado por Dolmen en 2012. Con la coordinación de M. F. Soto y J. J. Vargas, doce escritores hacen un repaso a la historia de Los Vengadores, uno de los supergrupos con más solera de Marvel.

poder en la tierra

Si bien la edición es excelente (a color, tapa dura y unas 275 páginas), el hecho de que el repaso cronológico haya sido llevado a cabo por tantos escritores da un resultado algo irregular en su calidad literaria. Destacan los primeros episodios, especialmente los dedicados a repasar la historia editorial y de los personajes hasta finales de los años 90 y principios de este siglo, en los que se van desgranando poco a poco las idas y venidas editoriales que fueron provocando los cambios en los equipos creativos y algunas derivas argumentales. También hay un correcto análisis de las primeras películas de los Marvel Studios que, aunque escaso en datos técnicos, está enfocado desde el punto de vista argumental y de preproducción, ofreciendo los vaivenes creativos hasta llegar a los resultados vistos en las salas de cine. En el apartado de decepciones, creo que el artículo sobre la etapa de Bendis falla al centrarse en poco más que en resumir las historias y hacer algunas comparaciones y relaciones con sucesos de actualidad (que pueden estar más o menos acertadas, en todo caso) y casi ignorar las cuestiones editoriales escondidas detrás de los cómics publicados. Lo considero un error porque, precisamente, es una etapa en la que hay muchos datos que comentar gracias a la exposición de Marvel a los medios en la era de Internet.

En todo caso, es un libro muy útil para todos aquellos que quieran iniciarse en la lectura de la franquicia vengadora y para aquellos lectores veteranos interesados en conocer más información sobre aquellos autores y aquellas historias que marcaron nuestras vidas.  Como dato, hay una segunda parte, Poder Absoluto, que no he podido comprar porque no lo encuentro en ninguna librería, a ver si consigo hacerme con ella.

Ciencia Oscura Volumen 1. Cómo caer eternamente.

CIENCIA-OSCURA1

Rick Remender lo ha vuelto a hacer. Es decir, tengo pendiente su Fear Agent porque creo que será mejor leer los dos tomos del tirón y Norma lo va a publicar en los próximos días, pero todo lo que le he leído me gusta. Bueno. Todo menos Axis, que es, probablemente, una de las peores ideas y sagas que he leído jamás. De resto, todas sus obras me parecen geniales y Ciencia Oscura me ha encantado.

¿Qué es Ciencia Oscura?

El argumento es el siguiente: Grant McKay, líder de la Liga Anarquista de Científicos, ha logrado lo imposible descifrando la Ciencia Oscura y atravesando las barreras de la realidad con su invención: el Pilar. Pero en uno de sus experimentos algo no fue bien y ahora Grant y su equipo están perdidos en el multiverso, saltando de realidad a realidad, en un océano infinito de mundos desconocidos. Solo pueden seguir adelante, pero ¿qué precio tendrán que pagar para volver a casa?

Black-Science

En serio, ¿qué es Ciencia Oscura?

Pues probablemente, Ciencia Oscura sea una de las series de ciencia ficción  más dinámicas y mejor hechas que podamos encontrar en nuestras tiendas. Remender recoge ideas vistas muchas veces antes y las unifica para dar forma  a una historia que, a pesar de recordar poderosamente a otras que probablemente ya conozcas, te introduce en sus propios parámetros y hace que olvides todas las posibles referencias, convirtiéndose así en una lectura fresca y amena. Además, la narración está llena de giros argumentales, algunos muy sorprendentes, y comienza en medio de la acción, sin presentarnos a los personajes ni lo que sucede, pero, como veremos a lo largo del tomo, todo se irá definiendo paulatinamente.

La trama no es especialmente intricada y transcurre en diferentes mundos a medida que el Pilar, el malogrado artilugio inventado por McKay para viajar entre dimensiones, va llevando a los Dimensionautas a diferentes realidades en las que el tiempo de estancia también estará condicionado por el mal funcionamiento del Pilar. Cada uno de esos mundos estará claramente definido gracias a los mil y un detalles que el dibujante irá introduciendo, enriqueciendo la lectura de forma magistral. Entre medias, y con el objetivo de dar profundidad a los personajes, el escritor plantea una serie de flashbacks en los que va desgranando las personalidades del grupo de viajeros y los posibles motivos de alguno de ellos para haber manipulado el Pilar y haber causado que todos hayan acabado perdidos en el multiverso. Así, Remender resuelve con nota la papeleta de explicar lo que está sucediendo y, al mismo tiempo, deja espacio para escribir unos diálogos claros y creíbles que van al grano sin tener que pararse en detalles que el lector ya conoce, dando mucho dinamismo a la obra y contribuyendo al desarrollo de personajes. Otro de los aciertos es incluir los pensamientos de McKay en cuadros de texto, ya que sus reflexiones sobre el uso de la ciencia, o el mal uso, plantean un escenario interesante: la búsqueda para encontrar la cura de diferentes enfermedades o abastecer a la Tierra de aquellos elementos que escasean ha acabado por sucumbir a los intereses de la corporación que les financiaba.

BlackScience_02_Cover_B-Dressed

El arte, perdón, el ARTE de Matteo Scalera en Ciencia Oscura es dinámico, hipnótico, absorbente, imaginativo… creo que me quedaría sin adjetivos si siguiera. Las viñetas pasan ante tus ojos como si fueran fotogramas y te centras en disfrutarlas. No solo su narración es magnífica, sino que la enorme labor que realiza en el diseño de los diferentes mundos que visitan los Dimensionautas es digna de elogio. Da igual que los personajes se enfrenten contra seres-pez, seres-rana, el ejército alemán, indios robóticos, monstruos o monos, el dibujo de Scalera consigue transmitir una sensación casi cinematográfica que no deja indiferente. A eso se une que aprovecha su anguloso estilo para enfatizar las expresiones de los personajes en determinados momentos clave en la historia. Por último, no debo dejar de hacer referencia a la gran labor que lleva a cabo Dean White en el color porque es el complemento perfecto para Scalera. Juntos realizan una labor casi insuperable en la creación de mundos de ficción.

No puedo esperar a la continuación de esta historia.

Crisis Infinita de Geoff Johns, Phil Jimenez y otros

CRISIS INFINITA

Basta con echar un vistazo rápido a mi blog para saber que, en general, no soy un lector de DC Comics. Conozco a sus principales héroes, su “continuidad” general y he seguido algunas etapas y series (JSA, Nuevos Titanes y Green Lantern de Johns, Doom Patrol de Morrison, Outsiders y unas cuantas cosillas clásicas más, especialmente), por lo que mis lecturas son mucho más seleccionadas que las de Marvel o Image o cualquier otra editorial. Por eso esta reseña llega ahora. En su momento, la palabra “crisis” me provocaba mucha desidia porque implicaba una especie de reseteo, aunque nada comparado con lo que vino después, claro, y no seguí esta historia, aunque sí viví sus consecuencias en las series que leía. Animado por la reedición de ECC, me hice hace un par de meses con el tomo recopilatorio publicado en julio de 2012 y, tras pasar una temporada en la pila de lectura, me lo he despachado ávidamente porque este homenaje a las Crisis en Tierras Infinitas de 1985 engancha y se disfruta por igual. Por cierto, debería hacerme también con esas Crisis porque hace como diez años que las leí y tengo ganas de volver a hacerlo.

 CRISIS INFINITA 2

Estamos ante una gran historia. Con menos épica que las Crisis en Tierras Infinitas originales, pero con momentos para recordar. Además, y como es habitual en él, Geoff Johns toma aquellos elementos claves de la historia de la editorial para enriquecer esta nueva Crisis Infinita, que parte casi allá donde se quedaron las originales. El Multiverso sigue siendo un elemento pertubador en el Universo DC y, como se supo en las primeras Crisis Infinitas, no debió existir, siendo tarea del Antimonitor destruirlo. En las Crisis originales, los héroes de las últimas cinco (me parece) tierras se unieron para derrotar al Antimonitor y, como resultado, únicamente Tierra-1 sobrevivió y a ella se reintegraron héroes de otras tierras, como los miembros de la JSA. Hubo además muchas bajas y varios héroes quedaron sin Tierra y decidieron vivir al margen del universo que se estableció como único. Así, Superboy Prime, Alexander Luthor de Tierra 3 y Superman (y Lois Lane) de Tierra 2 adquirieron un nuevo rol: vigilar Tierra-1 desde su “cielo” particular. Sin embargo, tras los sucesos acontecidos tras “Crisis de Identidad” lo que ven no les gusta. La caída en la oscuridad “noventera” con esos héroes perdidos en un mundo violento y la posterior etapa más realista pero menos “superheroica” de principios del siglo XXI llena de héroes desconfiados y recelosos unos de otros no son del gusto de Superman de Tierra -2 y sus compañeros, por lo que se disponen a arreglarlo por la vía fácil: eliminando Tierra-1 y recuperando Tierra-2. Esta ¿crítica? a los propios derroteros editoriales me parece lo más acertado de la premisa, aunque, viendo el resultado y cómo DC ha evolucionado posteriormente, no sé si era una crítica como tal o una mera excusa para comenzar la historia.

CRISIS INFINITA 3

Éste sería el punto de partida de una historia que, como la historia original que homenajea, está llena de sacrificios, de héroes caídos, de mundos en peligros y de enemigos que pondrán contra las cuerdas a los héroes más poderosos del mundo. El primer número ya es muy revelador y en él se produce una de las secuencias más sobrecogedoras que recuerdo leer: la disputa entre Batman, Wonder Woman y Superman mientras los Luchadores por la Libertad son literalmente masacrados por algunos de los villanos más peligrosos de la editorial. El papel de los villanos, totalmente desatados, en los primeros números de la serie es otro de esos aciertos de Johns porque el terror que inspiran sus apariciones no se puede casi ni medir. A partir de ahí, Geoff Johns acierta de pleno en el desarrollo de una historia que hace que el lector vaya pasando por diversos estados emocionales, pasando de la sorpresa a la rabia o a la angustia a medida que amenazas como OMAC, Alex Luthor, la Sociedad de la Injusticia o Superboy Prime van entrando en acción y la destrucción y la muerte se van volviendo más presentes. Johns consigue que cada página sea importante y que cada héroe que aparece se gane la atención del lector, resolviendo también algunos misterios de la época, como el del origen de Power Girl. Consigue ese efecto incluso cuando creo que algunas de las escenas no son más que anticipos de lo que, imagino, se desarrolló en otras series que actuaban como complementos a la saga, estrategia que también Marvel sigue hoy en día con sus grandes historias y muchas veces me consigue sacar de quicio. Por cierto, que las últimas diez páginas de historia tienen algunos momentos que rayan lo sublime, especialmente la despedida de Superman de Tierra-2 y la venganza del Joker y Lex Luthor.

CRISIS INFINITA 5

Como comentario transversal, y visto desde diez años después de su publicación, he de confesar que no me queda claro si DC apostó por una vuelta a la grandeza tras esta historia, como se ponía en boca de Superman de Tierra-2, o si acabó perdida nuevamente en un limbo oscuro, violento y noventero (especialmente desde los Nuevos 52) a pesar de los esfuerzos que creo que Geoff Johns ha ido haciendo en el camino contrario desde que empezó a trabajar en la editorial. Supongo que alguien que haya leído más de DC que yo recientemente sabría responderme, porque lo único que he leído desde el reseteo es Maldad Eterna y esa historia más lo que hojeo en la librería me hace pensar que DC ha vuelto a los 90 de forma triste y absurda. Por lo pronto, habrá que esperar, ya que unas nuevas crisis están a la vista y amenazan con dejar atrás ese universo de los Nuevos 52 para regresar a la Tierra-1 de estas Crisis Infinitas. Y luego están Morrison y su Multiversity por otro lado, quizás el proyecto más atractivo sobre mundos alternativos que podamos tener. Seguramente ambas historias serán tan polémicas como lo fue ésta en su momento, en todo caso.

CRISIS INFINITA 4

En el apartado gráfico, Phil Jiménez realiza un trabajo excelente y las páginas dibujadas por George Pérez, Jerry Ordway o Iván Reis sirven para complementar y/o homenajear momentos destacados. Desde luego, creo que Phil Jiménez firmó aquí una de las obras por las que será recordado, dando al conjunto de la obra un excelente resultado. Una de esas historias que hay que tener.

 

Caballero Luna: De entre los muertos

Caballero-Luna De entre los muertos

Si tenemos en cuenta los resultados obtenidos, podríamos afirmar que, en general, Marvel Now ha servido más de exitoso experimento artístico en series menores que de éxito comercial para Marvel, puesto que la mayoría de las series incluidas en este evento han acabado cerrando antes o después. Ni siquiera ha ido bien para las series regulares consolidadas, que tampoco es que hayan visto un repunte sustancial de sus ventas. Y del apartado de los eventos mejor no hablar porque tanto Pecado Original como Axis no parecen estar a la altura de las expectativas. Sin embargo, personajes como Hulka, Puño de Hierro, Nuevos Guerreros o el Caballero Luna han podido disfrutar de una breve etapa caracterizada por una calidad que va de lo notable a lo genial.

En el caso de la nueva etapa de Caballero Luna (el séptimo volumen USA ni más ni menos) volvemos a encontrarnos con un personaje al que no siempre se ha sabido sacar partido, pero al que Ellis reduce en su complejidad y reconduce hacia terrenos mucho más simples pero eficaces. Si originamelmente el Caballero Luna venía a ocupar el hueco de Batman en Marvel, con el paso de los años el personaje fue perdiendo el rumbo y acabó convertido en un complejo ser dotado de diferentes personalidades múltiples y cuya cordura se ponía en duda constantemente. Ni siquiera autores como Bendis y Maleev, que tantas alegrías nos dieron en Daredevil, supieron qué hacer con Marc Spector y todo parecía perdido hasta que Warren Ellis y Declan Shalvey comenzaron esta serie.

Como decía, Ellis decide quedarse con la esencia del personaje (el Batman de Marvel) y reconduce al Caballero Luna hacia ambientes urbanos, nocturnos y policíacos, aunque también incluye algunas pinceladas de lo sobrenatural, ya que la relación entre Spector y el dios egipcio Khonshu siempre ha sido otra de las principales características de las etapas previas y el guionista aprovechará esta circunstancia para mostrar algunas de las escenas y facetas más inquietantes de la serie. De esta manera, Ellis enfatiza la vertiente “señor de la noche” del personaje y encontramos al Caballero Luna colaborando estrechamente con el detective Flint, una especie de Comisario Gordon, pero yendo más allá, puesto que no solamente lo hará en su faceta de vigilante, sino también en la del Señor Luna, un asesor de la policía cuyo rol le permite poner en evidencia sus grandísimas dotes detestivescas que, personalmente, me resulta el concepto más interesante de las historias que contiene este tomo. Además, también lo aleja de la sombra de Bruce Wayne al situar al Caballero Luna en una lucha solitaria y en la que ha sustituido por drones a sus viejos aliados, Marlene Alraune y Jean-Paul Duchamp. El hilo argumental, no obstante, está formado por historias independientes y sigue el esquema de la breve etapa de Warren Ellis en Vengadores Secretos, en la que cada episodio contenía una historia independiente. Es importante destacar que este nuevo Caballero Luna no tiene una galería de villanos al uso, sino que, salvo en dos de las historias, son villanos de lo más mundano, aunque en las dos historias más esotéricas pude percibir una influencia de Hellblazer en la que sería interesante llegar a ver al personaje de forma más o menos duradera.

Finalmente, no puedo acabar de comentar este tomo sin mencionar la enorme labor de Declan Shalvey. El dibujante irlandés entiende perfectamente la concepción que Ellis tiene del Caballero Luna y contribuye a asentarla dotando a las historias de un ambiente urbano y noir que dan uniformidad a las diferentes historias. Su dibujo es muy detallado y su narrativa una delicia. Además, la colorista Jordie Bellaire (Bella Muerte) hace una labor excelente, como en todos los trabajos que le he visto hasta el momento.

Espero que Brian Wood, el próximo guionista,y Greg Smallwood, el próximo dibujante, estén a la altura y sepan aprovechar este relanzamiento de un personaje que hace mucho que merece encontrar su sitio dentro del Universo Marvel.