Reto Graymalkin. Informe Cuarto.

Primer informe de septiembre y, por tanto, primer informe que tiene lugar tras las vacaciones. La primera semana de trabajo fue algo tranquila y pude sacar tiempo para seguir leyendo cómics más o menos con calma y pude leerme los cuatro primeros tomos que voy a comentar.

NextMen3

John Byrne’s Next Men. Volumen 3.

Guion: John Byrne. Dibujo: John Byrne y Mike Mignola. Tercer tomo de la reedición de Next Men y aquí llegamos al final de la etapa clásica de la serie con tres arcos argumentales: «Fe», «Poder» y «Mentiras». La serie avanza en todas sus subtramas y continúa mostrándonos cómo el mundo es un peligro para los supervivientes del proyecto NextMen, que seguirán siendo perseguidos, cazados y manipulados por los responsables del proyecto. Por otro lado, Byrne utiliza estas historias para demostrarnos que hay temas poco tratados en el género superheroico que pueden dar juego si se saben enformar correctamente, como son la religión, el aborto o la violación/manipulación mental con fines sexuales. La evolución de algunos personajes es bastante llamativa, especialmente Jack, Jasmine y Tony Murcheson. La idea de que los NextMen puedan activar a humanos corrientes y darles poderes a través del sexo, como si fuera una enfermedad de transmisión sexual, es, al mismo tiempo, muy valiente y trágica, sobre todo si tenemos en cuenta que en la época en la que estos cómics fueron publicados el SIDA causaba estragos, porque le da a los personajes un lado de peligrosidad que hasta ahora no había leído en ningún cómic. Por otro lado, Byrne hace un gran uso de uno de esos personajes activados a través del sexo para hacer que los NextMen tengan alguna que otra batalla «real», ya que el poder activado de Sandy consiste en hacer reales a los personajes de los cómics de superhéroes, lo cual sirve a Byrne para dar aparición a personajes de Dark Horse, como HellBoy (con dibujo de Mignola incluido), Concrete o MonkeyMan & O»Brien. El tomo acaba con la historia en un punto álgido y no me puedo ni imaginar lo que habrá supuesto a los lectores de la época tener que esperar tantos años para finalizar la obra. Me intriga saber cómo acaba la historia, aunque también es cierto que el John Byrne de los últimos años está bastante lejos del nivel que tenía en sus años de gloria y creo que los episodios clásicos de Next Men son su última gran obra, así que espero no llevarme un chasco con el cuarto y último tomo, cuando sea que Norma quiera publicarlo.

supergod

Supergod.

Guion: Warren Ellis. Dibujo: Garrie Gastonny. Warren Ellis en estado puro. Si algo sabemos los seguidores de este escritor es que siempre tiene presente a la tecnología en sus obras, una tecnología creada no tanto con el noble propósito de proteger a los ciudadanos o para hacer el bien, sino para enriquecer a sus creadores o, en este caso, hacer una demostración de poder sin precedentes. Tomando como punto de partida la carrera armamentística de la segunda mitad del siglo XX, Ellis va desgranando, a través de un narrador testigo y la utilización de flashbacks, cómo diferentes naciones usaron toda la tecnología y fuentes de poder a su disposición para crear superhombres con los que poner fin a las eventuales guerras con otros países. Sin embargo, esos superhombres fueron más allá y la mayoría de ellos obtuvieron un poder prácticamente omnipotente, por lo que se les empezó a considerar dioses, aunque estos dioses creados en laboratorios acabarían entrando en guerra y arrasarían el planeta. A lo largo de esta miniserie, recogida en tomo por Glenat, Ellis va haciendo una reflexión brutal sobre el poder y sobre la mentalidad de estos seres todopoderosos creados por humanos cuyo poder y pensamiento trasciende los escuetos límites de la humanidad, que los ha creado saltándose todas las normas éticas. Quizás esto es lo más interesante de esta obra, ya que ni el dibujo de Gastonny ni el desarrollo de la historia ni la caracterización de los personajes son realmente acertados. Es más, me quedo con la duda de saber si la nula caracterización de los personajes es intencionado o fruto de una trama alargada para dar pie a las espectaculares páginas dobles del dibujante. Además, la historia está contada de forma algo monótona por el abuso de flashbacks y páginas de combates entre los superdioses.

1959

Los Vengadores 1959.

Guion y dibujo: Howard Chaykin. Se suele decir que quien tuvo, retuvo. En el caso de Chaykin cada vez lo tengo menos claro. Puedo entender que, con el paso de los años, las cualidades artísticas mermen un poco por cuestiones de edad, pero la capacidad de saber contar historias no debería hacerlo y esta historia tiene muchos momentos que no hay por dónde cogerlos. Miento. La historia entera no hay por dónde cogerla. No me he enterado de muchísimas cosas. Hay apariciones de personajes sin venir a cuento. No distingo algunos secundarios. La caracterización de algunos personajes (Namora, Dientes de Sable, Furia…) es lo mejor. El dibujo está medianamente bien, lo mejor la narración. Olvidable al 300%

La segunda semana ha estado caracterizada por un montón de ensayos que me han quitado demasiado tiempo para la lectura. Además, llegaron las grapas del mes y he empezado con ellas también (llevo 4 grapas, todas mutantes, desde el viernes). Solamente dos tomos esta semana:

Guerra sin cuartel - Parte 2

Los Muertos Vivientes: Guerra sin cuartel. Parte 2

Guion: Robert Kirkman. Dibujo: Charlie Adlard. Enfrentamiento final entre los supervivientes al mando de Rick y las fuerzas de Negan. En esta ocasión Kirkman lleva a los personajes más allá de lo visto anteriormente (pegarle un tiro al villano de turno) y decide que Rick use otro tipo de estrategia para vencer a Negan. Acostumbrados a que todo acabe en una orgía de sangre, en esta ocasión apenas se producen bajas entre las facciones y apenas hay zombis involucrados, aunque la idea de utilizar a los caminantes como munición vírica me parece una genialidad. El final está bien, se produjo un cambio en la forma de enfocar a los personajes y me gustó, aunque me dejó algo frío porque me recordó bastante a cómo los guionistas dejaron vivir inicialmente al Gobernador en la serie de TV y le restó originalidad. Aunque también es cierto que dejar a ese loco vivo puede llegar a ser un buen aliciente de cara al futuro de la serie. A ver cómo sigue desarrollando Kirkman la historia…

Protegido

Buffy Cazavampiros. 9ª Temporada. Volumen 3: Protegido.

Guion: Andrew Chambliss, Jane Spenson y Drew Z. Greenberg. Dibujo: Georges Jeanty, Karl Moline y Ben Dewey. Buffy sigue sin encontrar su sitio en el mundo después de haber terminado con la magia en la octava temporada. Otras antiguas cazadoras han sido más avispadas y han sabido sacar partido a sus poderes. Kennedy es una de ellas y forma parte de una empresa que ofrece los servicios de las cazadoras como guardaespaldas y Buffy empieza a trabajar para ella. Su primer cliente es el creador de TinCan, la red social demoníaca que sigue en funcionamiento entre dimensiones y a quien Wolfram & Hart han decidido eliminar. Buffy tendrá que protegerle y, al mismo tiempo, destruir la instalación en la que están los servidores de la red social demoníaca para poner fin a las maquinaciones de la antigua empresa de Angel. Estamos ante una historia bastante simplona y más bien anecdótica que no deja demasiado recuerdo, aunque a Buffy le sirve para darse cuenta de que ella, a diferencia de las otras cazadoras, no piensa en proteger a una persona concreta, sino en salvar al mundo, puesto que ella es LA cazadora. La segunda historia tiene algo más de chicha, se trata de la presentación de Billy, Cazavampiros, el primer cazador de vampiros, y de Devon, su vigilante y futuro amante. Además de por el hecho de ser hombre, gay y de no tener poderes, la historia de Billy consiguió sacarme alguna sonrisa al recordarme a las primeras temporadas de la serie.

Si no pasa nada, en 15 días más 🙂

John Byrne’s Next Men. Volúmenes 1 y 2

Vol1

Poco se puede decir a estas alturas de John Byrne, ya que su fama le precede. Su legendaria etapa junto a Chris Claremont en la Imposible Patrulla X, sus Alpha Flight y sus 4 Fantásticos son algunas de las grandes obras de Marvel clásica. Tras pasar por la Distinguida Competencia, el polémico autor afincado en Canadá realizaría esta obra durante los oscuros años 90. En medio de los hipertrofiados héroes de Marvel, Image y DC, los Next Men nos resultan ahora perturbadoramente oscuros y realistas. Dark Horse fue la editorial que recogió esta idea originalmente, aunque, tras 15 años de parón (en los que volvió, para marcharse, a Marvel y DC), la serie fue terminada recientemente en IDW, cuya recopilación de la serie original es la que Norma publica en España en cuatro tomos.

La historia de los Next Men comienza en la novela gráfica 2112, una historia futurista en la que las multinacionales manejan a la población mundial, dividida en castas. Por un lado, los ricos están protegidos y vigilados por el cuerpo policial de élite Safeguard, Inc., tienen a su disposición todo tipo de recursos y una vida placentera. Por el contrario, los «medios» son un grupo de seres deformes con diferentes poderes que deben luchar por la supervivencia liderados por Satanás, un siniestro villano cuya presencia será enigmática durante la historia planteada en la serie regular. En este especial 2112 se sentarán las bases de todo lo que descubriremos leyendo Next Men, como la existencia de un proyecto militar ultrasecreto que cambió el mundo con graves consecuencias para la humanidad.

Next Men usa como excusa la «llegada» al mundo de los supervivientes del proyecto de mismo nombre para presentar un interesante entramado en el que los hilos argumentales van transcurriendo en paralelo hacia diferentes puntos, aunque todos ellos tienen en común la figura central de Aldus Hilltop, originalmente el encargado del Proyecto Next Men, luego vicepresidente y, finalmente, presidente de los USA gracias a las manipulaciones de Satanás, el villano futurista llegado al pasado  y cuya presencia deberá ser detenida por otro agente proveniente del futuro. Es especialmente reseñable la historia vivida por su secretaria y amante, Amanda Watson, en compañía del androide Mark IV, muy en la línea de Terminator, todo sea dicho.

vol2

Los «Next Men» es un grupo que, inequívocamente, guarda muchísimas similitudes con la Patrulla X. Desde el serio líder cuyos poderes están en su visión al velocista juvenil payasete pasando por la atleta perfecta. El «invernadero» virtual en el que el proyecto secreto los confinó es su amplificada Sala de Peligro y Control y Tony Murcherson actúan como Xavier y Fred Duncan en los años 60. Sin embargo, Byrne se atreve a ir mucho más lejos que Marvel y plantea temas como la sexualidad, los embarazos no deseados, la idoneidad del asesinato y las víctimas colaterales en conflictos no provocados, haciendo que los Next Men resulten sumamente realistas, casi como un reflejo oscuro de la alegre Patrulla X de los años 60 a la que tanto recuerda el grupo. Al igual que en el caso de los mutantes de Marvel, el mundo tampoco parece estar preparado para la existencia de los Next Men, que deben enfrentarse a la incredulidad de la gente, a quienes quieren beneficiarse de ellos (todo lo relacionado con la editorial de cómics me parece una genialidad) y a las consecuencias de sus acciones, que tienen consecuencias graves en el final del segundo tomo.

Lo que comenzó con una lectura sin grandes pretensiones se fue convirtiendo página a página en una pequeña obsesión. Creo que es, sin duda, la última gran obra de Byrne (al menos lo que llevamos publicado hasta el momento…) y que se adelantó a su época en muchos conceptos que ya no sólo fueron reciclados luego por gente como Rob Liefeld en sus New Men o por Jim Lee o por la Marvel del siglo XXI, sino que hay ideas que tanto el cine como la TV (Héroes, The Tomorrow People…) también han recogido para el gran público.