Reto Graymalkin. Lecturas de mayo

Siguiendo con el Reto Graymalkin, paso a comentar algunos de los tomos leídos el pasado mes.

La guerra de los outsiders

Green Arrow: La Guerra de los Outsiders. Jeff Lemire y Andrea Sorrentino realizan una actualización del personaje para los Nuevos 52 que toma muchos elementos de la serie de televisión Arrow. Oliver Queen se ve envuelto en una guerra contra el grupo de bandas conocida como Los Outsiders en la que encontrará aliados inesperados. Además, la presencia de la amenaza de Richard Dragon comienza a ser cada vez más evidente y promete explotar a lo grande en el próximo tomo. No había leído nada de Green Arrow nunca, aunque conocía al personaje, y tomé la decisión de comprar este tomo por su dibujante. Andrea Sorrentino realiza un trabajo exquisito, mejorando visualmente el guion de Jeff Lemire, del que se puede decir que es, como mínimo, correcto.

 Grayson

Grayson. Tomo 1. Tim Seeley, Tom King y Mikel Janín nos presentan el nuevo status de Dick Grayson tras los acontecimientos de Maldad Eterna. Cuando Owlman, la contrapartida malvada de Batman en el Sindicato del Crimen, secuestró a Nightwing dio pie a una serie de acontecimientos que terminarían con la revelación pública de la identidad secreta del antiguo pupilo del Señor de la Noche y la aparente muerte del joven héroe. Sin embargo, Dick forma parte ahora de Spyral, una organización de espías de élite. Me ha parecido un tomo bastante dinámico, aunque las historias son de una excesiva simpleza. Mikel Janín da el resto y realiza un magnífico trabajo

 aquaman la fosa

Aquaman: La Fosa. Geoff Johns e Iván Reis llevaron a cabo un intento de dignificar a Aquaman en los albores de los Nuevos 52. Tras leer La Fosa, creo que, por lo menos en esta historia, no consiguieron más que maquillar algunos de los factores que hacen que la credibilidad del personaje suela estar cuestionada. Quizás lo más curioso es cómo toma el guionista los tópicos chistesComo historia introductoria al personaje no está mal, ya que nos lo presenta a él y a su entorno, aunque sea de forma tangencial, y presenta una amenaza marina bastante salvaje y violenta. Quizás la continuación de la historia con la investigación sobre el hundimiento de Atlantis esté a la altura del guionista. Iván Reis lleva a cabo, como siempre, una labor excelente al lápiz.

 

Es curioso, pero de estos tres tomos de DC lo que más destaca es el dibujo, quedando la historia en un segundo plano.

Legendario Starlord

Legendario Starlord. Afróntalo, soy lo más. Sam Humphries, Paco Medina y Freddie Williams III narran las aventuras de Peter Quill al margen de Los Guardianes de la Galaxia. Concebida como una serie de historias bastante gamberras, lo verdaderamente interesante del tomo está en cómo Humphries va desarrollando poco a poco la personalidad de Starlord y da profundidad a un personaje que llevaba bastante perdido últimamente debido a las pocas intenciones de desarrollo de personajes que tiene Bendis, guionista de la serie donde hasta ahora aparecía el personaje. Otro de los puntos interesantes es la evolución de la relación entre Kitty y Peter Quill, que va ganando consistencia literal (con el viaje de Kitty en rescate de su novio) y literariamente. Quizás lo peor es lo previsible que resulta la identidad del villano. El apartado gráfico está caracterizado por la irregular transición entre Paco Medina (cuyo dibujo es una de mis debilidades, he de reconocer) y el resultado ¿byrneano? de la labor de Freddie Williams III.

Vengadores Encubiertos

Vengadores Encubiertos. Dennis Hopeless, Kev Walker, Timothy Green II y Tigh Walker ponen fin a la historia que comenzaron en Arena los dos primeros. Los supervivientes del reality show organizado por Arcade llevan a cabo su venganza contra el villano protegidos por la nación villana de Bagalia. Sin embargo, este camino podría hacer que algunos de los jóvenes héroes pierda el rumbo y acabe asumiendo un nuevo rol como miembro de los Amos del Mal. Lo más destacable es la evolución psicológica de personajes como Tóxica, Nico Minoru o Death Locket, que ya en la historia anterior fueron tres de los protagonistas más destacados junto a Cullen, que en esta ocasión queda un poco al margen. Me parece un fin bastante adecuado en relación a lo ocurrido en Arena y creo que hay momentos muy grandes, como el ataque a la Isla de I.M.A. o la reaparición de, David, antiguo miembro de los Runaways. Espero que los personajes de esta serie, especialmente aquellos que fueron creados o tenían corto recorrido anteriormente, no pasen desapercibidos de ahora en adelante, ya que algunos de ellos me parecen dignos y podrían dar mucho de sí.

HulkGris

Hulk: Gris. Jeph Loeb y Tim Sale realizaron a comienzos del siglo XXI una reinterpretación del origen del coloso esmeralda en la que destaca de forma inequívoca el excelente dibujo de Tim Sale. Si bien la historia no pasa de correcta con algún momento memorable (especialmente el enfrentamiento de Betty con Hulk o la conclusión a la que llega Banner sobre por qué Betty le ama), sí que la excusa que se utiliza para recordar los primeros días de Hulk, una charla con Doc Samson, es bastante inteligente. Por lo demás, la historia está excesivamente alargada, como casi todas las de Marvel en esa época, para el lucimiento de Tim Sale.

Anuncios

Reto Graymalkin. Últimas lecturas

Aprovecho el final de este minipuente para comentar algunas de mis últimas lecturas. Se va acercando el verano y, con él, el tiempo libre y la esperanza de reducir la pila de lectura.

 batman-serenata-nocturna_portada
Batman: Serenata Nocturna. Escrito por David Hernando, este libro bucea en la historia del cómic americano para transportarnos a los primeros días del género de los superhéroes y mostrarnos cómo se gestó el gran engaño sobre la autoría de Batman y cómo Bob Kane se aprovechó de Bill Finger y otros autores para vivir del cuento hasta su muerte. Este ensayo-novelizado ha sido uno de los grandes descubrimientos de lo que llevamos de año y me parece absolutamente magistral. Próximamente espero leer Batman: El Resto es Silencio para seguir profundizando en el transfondo creativo de las historias del Señor de la Noche.

CapitanaMarvel

Capitana Marvel. Más alto, más lejos, más rápido, más… Al personaje le ha venido bien el caos post Infinito porque Kelly Sue ha decidido alejarla de la Tierra y contar historias ligeras pero bastante correctas que profundizan en el carácter de Carol Danvers. Una lectura rápida y agradable. Cuidado con el texto introductorio del tomo porque el nivel de spoilers es llamativo. David López muy bien, como siempre.

loseternos

Los Eternos de Jack Kirby. Es un tomo que me ha dejado una sensación un poco extraña. Si bien los primeros doce o trece números (correspondientes al primer año USA de la serie) muestran a un Kirby desatado y con un montón de ideas interesantísimas, la segunda parte del tomo divaga demasiado y no da respuestas a las cuestiones planteadas en los primeros episodios. Casi parece que se olvide de lo que parecía ser la trama principal para irse por las ramas con unas historias alargadas en exceso y que no aportan demasiado. Me ha parecido magistral cómo Kirby relaciona los mitos incas con Los Celestiales y, también, cómo concibe la serie para que el protagonismo sea coral y que en cada saga haya un Eterno diferente involucrado. Imprescindibles los artículos finales, que me han recordado a esos artículos que abundaban en los cómics de Forum de los años 90 y que tanto hicieron para que me enganchara a Marvel.

Elektra Linaje

Elektra: Linaje: W. Haden Blackman y Mike del Mundo nos traen una nueva serie regular para Elektra, personaje que no parece cuajar a la larga y cuyas series regulares siempre duran menos de lo previsto. Lo más destacable es el dibujo de Del Mundo, en la línea de Bill Sienkiewicz en Elektra Assassin y Elektra Lives Again, aunque con una narrativa mucho más simple. De resto, Elektra asume, por nonagésima vez o así, su rol como asesina y comienza la búsqueda de uno de los mayores mercenarios de la historia con el fin de matarlo, pero, como es habitual si eres la protagonista, acabará luchando contra otros mercenarios para salvar la vida de su presa. Bastante olvidable salvo por el dibujo.

wonder_woman_sangre

Wonder Woman. Sangre. Recopilatorio de la etapa de Brian Azzarello y Cliff Chiang (con Tony Atkins) dentro de los Nuevos 52. Decidí hacerme con este tomo por las buenas críticas que he ido leyendo y escuchando sobre esta etapa y este primer número me ha sorprendido. Me gusta encontrar a una WW tan vinculada a la mitología y creo que su nuevo origen puede dar muchísimo juego. A destacar el papel de la vengativa Hera, el misterioso Apolo y el rol de Hermes y WW como protectores de Zola, la madre del futuro hijo de Zeus. En cuanto el dibujo, me ha parecido genial el rediseño de los dioses. A ver qué tal sigue.

Crisis Infinita de Geoff Johns, Phil Jimenez y otros

CRISIS INFINITA

Basta con echar un vistazo rápido a mi blog para saber que, en general, no soy un lector de DC Comics. Conozco a sus principales héroes, su “continuidad” general y he seguido algunas etapas y series (JSA, Nuevos Titanes y Green Lantern de Johns, Doom Patrol de Morrison, Outsiders y unas cuantas cosillas clásicas más, especialmente), por lo que mis lecturas son mucho más seleccionadas que las de Marvel o Image o cualquier otra editorial. Por eso esta reseña llega ahora. En su momento, la palabra “crisis” me provocaba mucha desidia porque implicaba una especie de reseteo, aunque nada comparado con lo que vino después, claro, y no seguí esta historia, aunque sí viví sus consecuencias en las series que leía. Animado por la reedición de ECC, me hice hace un par de meses con el tomo recopilatorio publicado en julio de 2012 y, tras pasar una temporada en la pila de lectura, me lo he despachado ávidamente porque este homenaje a las Crisis en Tierras Infinitas de 1985 engancha y se disfruta por igual. Por cierto, debería hacerme también con esas Crisis porque hace como diez años que las leí y tengo ganas de volver a hacerlo.

 CRISIS INFINITA 2

Estamos ante una gran historia. Con menos épica que las Crisis en Tierras Infinitas originales, pero con momentos para recordar. Además, y como es habitual en él, Geoff Johns toma aquellos elementos claves de la historia de la editorial para enriquecer esta nueva Crisis Infinita, que parte casi allá donde se quedaron las originales. El Multiverso sigue siendo un elemento pertubador en el Universo DC y, como se supo en las primeras Crisis Infinitas, no debió existir, siendo tarea del Antimonitor destruirlo. En las Crisis originales, los héroes de las últimas cinco (me parece) tierras se unieron para derrotar al Antimonitor y, como resultado, únicamente Tierra-1 sobrevivió y a ella se reintegraron héroes de otras tierras, como los miembros de la JSA. Hubo además muchas bajas y varios héroes quedaron sin Tierra y decidieron vivir al margen del universo que se estableció como único. Así, Superboy Prime, Alexander Luthor de Tierra 3 y Superman (y Lois Lane) de Tierra 2 adquirieron un nuevo rol: vigilar Tierra-1 desde su “cielo” particular. Sin embargo, tras los sucesos acontecidos tras “Crisis de Identidad” lo que ven no les gusta. La caída en la oscuridad “noventera” con esos héroes perdidos en un mundo violento y la posterior etapa más realista pero menos “superheroica” de principios del siglo XXI llena de héroes desconfiados y recelosos unos de otros no son del gusto de Superman de Tierra -2 y sus compañeros, por lo que se disponen a arreglarlo por la vía fácil: eliminando Tierra-1 y recuperando Tierra-2. Esta ¿crítica? a los propios derroteros editoriales me parece lo más acertado de la premisa, aunque, viendo el resultado y cómo DC ha evolucionado posteriormente, no sé si era una crítica como tal o una mera excusa para comenzar la historia.

CRISIS INFINITA 3

Éste sería el punto de partida de una historia que, como la historia original que homenajea, está llena de sacrificios, de héroes caídos, de mundos en peligros y de enemigos que pondrán contra las cuerdas a los héroes más poderosos del mundo. El primer número ya es muy revelador y en él se produce una de las secuencias más sobrecogedoras que recuerdo leer: la disputa entre Batman, Wonder Woman y Superman mientras los Luchadores por la Libertad son literalmente masacrados por algunos de los villanos más peligrosos de la editorial. El papel de los villanos, totalmente desatados, en los primeros números de la serie es otro de esos aciertos de Johns porque el terror que inspiran sus apariciones no se puede casi ni medir. A partir de ahí, Geoff Johns acierta de pleno en el desarrollo de una historia que hace que el lector vaya pasando por diversos estados emocionales, pasando de la sorpresa a la rabia o a la angustia a medida que amenazas como OMAC, Alex Luthor, la Sociedad de la Injusticia o Superboy Prime van entrando en acción y la destrucción y la muerte se van volviendo más presentes. Johns consigue que cada página sea importante y que cada héroe que aparece se gane la atención del lector, resolviendo también algunos misterios de la época, como el del origen de Power Girl. Consigue ese efecto incluso cuando creo que algunas de las escenas no son más que anticipos de lo que, imagino, se desarrolló en otras series que actuaban como complementos a la saga, estrategia que también Marvel sigue hoy en día con sus grandes historias y muchas veces me consigue sacar de quicio. Por cierto, que las últimas diez páginas de historia tienen algunos momentos que rayan lo sublime, especialmente la despedida de Superman de Tierra-2 y la venganza del Joker y Lex Luthor.

CRISIS INFINITA 5

Como comentario transversal, y visto desde diez años después de su publicación, he de confesar que no me queda claro si DC apostó por una vuelta a la grandeza tras esta historia, como se ponía en boca de Superman de Tierra-2, o si acabó perdida nuevamente en un limbo oscuro, violento y noventero (especialmente desde los Nuevos 52) a pesar de los esfuerzos que creo que Geoff Johns ha ido haciendo en el camino contrario desde que empezó a trabajar en la editorial. Supongo que alguien que haya leído más de DC que yo recientemente sabría responderme, porque lo único que he leído desde el reseteo es Maldad Eterna y esa historia más lo que hojeo en la librería me hace pensar que DC ha vuelto a los 90 de forma triste y absurda. Por lo pronto, habrá que esperar, ya que unas nuevas crisis están a la vista y amenazan con dejar atrás ese universo de los Nuevos 52 para regresar a la Tierra-1 de estas Crisis Infinitas. Y luego están Morrison y su Multiversity por otro lado, quizás el proyecto más atractivo sobre mundos alternativos que podamos tener. Seguramente ambas historias serán tan polémicas como lo fue ésta en su momento, en todo caso.

CRISIS INFINITA 4

En el apartado gráfico, Phil Jiménez realiza un trabajo excelente y las páginas dibujadas por George Pérez, Jerry Ordway o Iván Reis sirven para complementar y/o homenajear momentos destacados. Desde luego, creo que Phil Jiménez firmó aquí una de las obras por las que será recordado, dando al conjunto de la obra un excelente resultado. Una de esas historias que hay que tener.

 

Punk Rock Jesus de Sean Murphy

Comienzo a comentar algunas de las lecturas veraniegas sobre las que me apetecía escribir un poco más en profundidad. He leído muchas obras durante los últimos meses y algunas merecen una entrada individual por ser especialmente memorables.

Punk Rock Jesus

Punk Rock Jesus es una obra redonda y lo es porque surge de una larga reflexión y reinvención por parte de Sean Murphy, a quien se le ocurrió la idea tras una crisis vital en la que sus creencias, sus valores y su fe se vieron totalmente afectados. Tras asentarse en el ateísmo, Murphy le dio muchas vueltas a esta historia hasta dar con la vía y la trama más acertadas para presentarnos a Chris, el protagonista del reality show más polémico de la historia: J2, en el que el protagonista será un clon de Jesucristo (cuyo ADN ha sido extraído del Santo Sudario) nacido de Gwen, una joven virgen que ha pasado un duro casting y un combinado de cirugía estética para hacerla más apetecible para el gran público.

Con esta premisa, Punk Rock Jesus va construyendo una gran sátira de nuestra sociedad en la que muy pocos salen bien parados. Para empezar, la crítica más obvia es a la televisión porque es un arma de manipulación masiva de la que nadie se salva y que fomenta la ignorancia, la incultura y el fanatismo más beligerante. Representados por el productor Rick Slate, la gente de este mundillo queda retratada como personas sin escrúpulos, a quienes la verdad no les importa, cuya única motivación es el dinero y que están dispuestos a lo que sea mientras puedan seguir lucrándose. Qué genialidad es ese momento en el que le pide a la doctora Epstein que manipule la genética del bebé para que parezca más guapo y americano. O, también, cómo engaña al público con los falsos milagros realizados por Chris. Al mismo tiempo, la crítica más sangrante se hace hacia los extremismos religiosos, representados tanto por los mismos de siempre como por el grupo cristiano “Nuevos Cristianos Americanos”, un grupo de ultra derecha muy en la línea del Tea Party que hará todo lo posible para que Chris, el protagonista de J2, desaparezca de la faz de la Tierra, aunque sus métodos probablemente se puedan calificar de todo menos de “cristianos”.

A medida que avanza la historia, otras críticas van ganando peso, como la que se hace a la manipulación que las grandes corporaciones realizan para seguir en su aventajada posición de poder y saciar su codicia económica o la de convertir a la ciencia en un recurso más para los adinerados, puesto que la única manera de conseguir resultados es a través de una gran inversión que sólo se puede conseguir por medios privados. La doctora Epstein es la representante de esta crítica y no se salva de su cinismo ni cuando rescata a la gemela de Chris ni cuando da a conocer su plan al final de la historia, puesto que un fin tan noble como el suyo no parece justificar su papel en J2.  Junto a estas feroces sátiras, también se produce una contra los movimientos antisistema, representados en Chris y su inocente ateísmo punk inspirado por Thomas McKael alias “El Cementerio”, su guardaespaldas en el proyecto J2 y antiguo terrorista del IRA. Por cierto, que es McKael el personaje más carismático de la obra y sobre el que más apetece leer una vez acabada la historia.

punk rock Jesus

Pero no sólo la sátira social es lo más llamativo en esta historia, sino que el ritmo y la caracterización de los personajes son soberbios. Destaca especialmente cómo Murphy relata la historia homenajeando el Nuevo Testamento, es decir, profundizando mucho en la concepción, el nacimiento y los primeros días de Chris y luego saltando a momentos puntuales de la infancia que darán pie a las vicisitudes anarquistas, rebeldes y ateas del adulto mesías. Del dibujo, poco hay que decir. Sean Murphy es un crack y el blanco y negro de la historia favorece mucho a la obra en conjunto, siendo la puntilla para redondear totalmente a Punk Rock Jesus, que es, sin lugar a dudas, una de esas obras que todo lector debe tener.

Reto Graymalkin: Informe Segundo.

Han vuelto a pasar 15 días, así que dejo por aquí los comentarios de mis últimas lecturas y el recuento de cuántos tomos me siguen quedando aún. Estos primeros 15 días de agosto quizás no he leído tantos tomos como en julio debido a que he estado preparando una conferencia con el título Posibilidades del cómic como recurso educativo que daré en la FNAC Castellana el próximo miércoles 20 de agosto. En esta ocasión he ido haciendo los comentarios casi a medida que iba leyendo los tomos, por lo que son algo más extensos, generalmente.

DD Fin de los días

Daredevil. El fin de los días.

Guion de Brian Michael Bendis y David Mack. Dibujo de Klaus Janson, Bill Sienkiewicz y David Mack. Hace unos años, Marvel decidió ofrecer a sus lectores historias situadas en los últimos días de los personajes más populares de la editorial. Los 4F, La Patrulla X, Hulk, Punisher y otros personajes protagonizaron varios especiales con equipos creativos vinculados normalmente a algunas de las mejores etapas de las series que contaban su última lucha. Esto servía un poco para compensar a modo de balón de oxígeno a todos aquellos lectores que, tras décadas siguiendo las diferentes series, veían poca evolución en las tramas.

Varios años después, al fin le ha llegado el turno a los lectores de Daredevil de conocer los últimos días del personaje. O, más bien, del último día y investigación posterior a la muerte del personaje. Bendis, junto a David Mack, fue el elegido para escribir la historia, ya que el de Cleveland se encargó de escribir una de las últimas grandes etapas del personaje más torturado de Marvel (Mark Waid le ha quitado a Murdock gran parte de ese drama), puesto que Frank Miller, quien definió a Daredevil hace varias décadas, ya había hecho algo parecido en Born Again, y tal vez hubiera sido algo repetitivo. Klaus Janson, con la colaboración puntual de Sienkiewicz y Mack, se encarga del dibujo en recuerdo de su papel en la mítica etapa de Frank Miller. Aunque Janson no haya destacado nunca como dibujante, en esta ocasión el entintado de Sienkiewicz le da cierta solidez.

Lo realmente interesante de esta historia es que Bendis no busca el morbo de cómo muere Daredevil, ya que eso lo resuelve en 5 páginas, sino que aprovecha la investigación que realiza Ben Urich acerca de la última palabra de Murdock antes de morir para homenajear la historia del personaje desde sus inicios hasta la etapa que él mismo había escrito. Así, vemos a Urich relacionarse con personajes que han estado presentes en la serie de Daredevil a lo largo de sus cincuenta años de existencia, casi a modo de panegírico que se redondea con la identidad del sucesor de Daredevil y la revelación final del misterio. A pesar de mi temor inicial, la resolución del “McGuffin” de Mapone me resultó satisfactoria, especialmente por lo que significa y lo que conlleva para Bullseye. En definitiva, una joya de historia.

 Arena

 Los Vengadores Arena: Hagan Juego.

Guion de Dennis Hopeless y Christos Gage. Dibujo de Kev Walker, Alessandro Vitti, Ricardo Burchielli y Karl Moline. Continúa la lucha por la supervivencia en Mundo Asesino. Con varios de los participantes ya fallecidos desde el tomo anterior, llega el turno de lucirse a todos los personajes que no habían tenido su momento de gloria desde hacía muchos años o que, directamente, no lo habían tenido nunca porque no existían antes de que se crease esta serie. Todo esto precedido de un episodio de respiro al drama adolescente en el que se nos explican por fin las razones por las que Arcade ha decidido llevar más allá si cabe a Mundo Asesino. Personalmente, las motivaciones de Arcade me parecieron un tanto predecibles e infantiloides argumentalmente, pero, bueno, podemos correr un tupido velo porque el conjunto de la historia es bastante bueno.

En Hagan juego, los protagonistas pasan a ser Nico Minoru y Chase Stein, que llevaban desde el final de Runaways teniendo participaciones esporádicas en otras series y que, en esta ocasión, rivalizarán en dos ocasiones: la primera porque no tienen la misma opinión sobre cómo enfrentarse a la supervivencia al tener que decidir si matan o no a un compañero y la segunda literalmente, cuando Chase esté siendo dominado a través de la armadura de Halcón Estelar que ahora porta tras la muerte de Chris Powell.  También son protagonistas X-23 y Juston. La primera andaba bastante perdida entre el reparto de Academia Vengadores, donde también veíamos Juston de vez en cuando, aunque sin hacer nada especialmente relevante a pesar de su popularidad desde que protagonizara su serie dentro del sello Tsunami. Y también son protagonistas los alumnos supervivientes de la escuela del Capitán Britania, especialmente Cima (creo que en el tomo anterior la llamaban de otra forma), que se desvela como un personaje totalmente amoral y dispuesto a lo que sea para sobrevivir y que es la causante de la sanguinaria trama de este tomo, donde hay bajas y bajas-pero-no a mogollón. Finalmente, también se produce el retorno de Reptil y Tóxica, los “vengadores” más carismáticos de la academia de Hank Pym, justo a tiempo para hacer frente a la que puede que sea la última batalla para muchos de ellos.

Ya solamente queda un tomo para saber quiénes lograrán salvarse de los juegos del hambre de la lucha organizada por Arcade en Battle Royale en su isla privada que ningún superhéroe adulto parece poder localizar en ese episodio interludio escrito por el gran Christos Gage. Y no puedo esperar a leer su final. Sólo espero que el dibujo esté a la altura, que Kev Walker no está en todos los números y se nota…

Tierra 2

JLA: Tierra 2

Guion: Grant Morrison. Dibujo: Frank Quitely. A pesar de los años transcurridos desde su publicación, jamás había leído esta obra a pesar de tener uno de mis equipos creativos favoritos y, probablemente, uno de los mejores equipos creativos del mundo del cómic. Razones hay muchas y la principal es que mi interés por DC ha ido decayendo enormemente con los años, hasta el punto de que, hoy en día, no me puede interesar menos. Sin embargo, un amigo me recomendó efusivamente este tomo aprovechando la reedición de ECC y decidí comprarlo.

Bajo la simpre premisa de enfrentar a los personajes más icónicos del mundo del cómic con sus contrapartidas malvadas, Morrison lleva más allá este homenaje a los cómics de la Edad de Plata y realiza una crítica contra el inmovilismo en el género superheroico, con personajes y planteamientos que no parecen avanzar por el propio deseo de las editoriales, que dejan que sus personajes e historias languidezcan sin evolucionar y sin resolver sus propias contradicciones durante décadas, apelando a la paciencia (yo diría más bien la inocencia) del lector, que espera y desespera por la resolución o el giro argumental que cambie esta situación (sí, somos bastante masoquistas). Lleva a cabo esta crítica a través de una especie de juego de espejos que hace que la máxima que establece que el bien siempre acabará triunfando  sea la que haga que la JLA entienda que no puede ganar una batalla contra un enemigo cuyo universo tiene la misma máxima, aunque con la gran diferencia de que sustituye la palabra “bien” por “mal”. Ningún escritor puede cambiar esta situación por más que lo intente y por más que sus etapas en personajes icónicos resulten novedosas, atractivas y ruputuras, porque siempre se volverá al status quo previo (y el propio Morrison lo ha vivido en carne propia, tanto con su etapa con la JLA como con su revolución en New X-Men).

Esta crítica está acompañada por una excelence caracterización de personajes que no hace sino resaltar esta “verdad” que Morrison nos está enseñando claramente y que se hace especialmente patente al comprobar que los reversos oscuros de cada personaje no son sino una exageración lógica de la personalidad y los poderes de los mayores iconos del mundo del cómic. Finalmente, hay que alabar hasta el infinito el gran trabajo de Frank Quitely, porque no sólo es capaz de diseñar un mundo nuevo totalmente creíble, sino también completar la labor de Morrison en la caracterización con sus lápices, lo cual destaca ya desde esa genial portada del tomo.

Vengadores Oscuros

Vengadores Oscuros: Los Señores del Mal

Guion: Jeff Parker. Dibujo: Neil Edwards y Marco Pierfederici. Casualidades de la vida, leí este tomo justo después de Tierra 2 y descubrí que tienen un argumento con muchos puntos en común. Jeff Parker me parece un gran guionista. Es un escritor experto en coger personajes que a casi nadie le importan y narrar sobre ellos la que probablemente sea la historia más importante escrita sobre ellos. Eso es lo que ha hecho en, por ejemplo, Agentes de Atlas, Hércules o Thunderbolts. Es precisamente el final de Thunderbolts lo que tenemos en este título debido a molonidades editoriales varias que han llevado a que Thunderbolts fuese escrita por Daniel Way y Charles Soule como mencionaba en el Informe Primero. Los Vengadores Oscuros y Piedra Lunar son enviados por el Hombre Cosa a un mundo alternativo en el que los superhéroes están enfrentados entre ellos y han dividido Nueva York en diferentes zonas controladas por cada uno de ellos. A medida que los personajes avancen en su plan para volver a casa, iremos viendo el reverso oscuro de Iron Man, Doctor Extraño, Spider-Man y otros “héroes”. Parker aprovecha este tomo para cerrar con mayor o menor coherencia varios hilos argumentales sueltos desde hace tiempo, como lo de los miembros del USAgente o el destino del clon de Thor. El dibujo de Neil Edwards es para quitarse el sombrero. Me encantaría tener a un guionista eficiente como Parker en alguna serie más puntera… quizás como mano derecha de Dan Slott en la franquicia arácnida.

Imposibles

Imposibles X-Force. Dando Tumbos

Guión: Sam Humphries. Dibujo: Adrian Alphona, Dalibor Talajic, Ramón Pérez, Phil Briones y Ángel Unzueta. Si hay algo que no podemos negarle al guionista Sam Humphries es que no arriesgue. La primera saga de este tomo, Dando tumbos, contiene alguna de las ideas menos habituales en la franquicia X que nos podamos imaginar: amar sin tener en cuenta el género de la otra persona, semiincesto, posible asesinato de niños… Por partes, la primera parte del tomo está centrada en Mariposa Mental y los tres Fantomex. Es lo que más me ha gustado del tomo por cómo se narra y porque hay más “chicha” que en el resto del tomo, donde todo sucede de forma algo plana. De la lucha contra la Reina Lechuza me gusta el concepto del personaje y de lo que sucede, quizás no tanto el desarrollo. La aparición de la auténtica villana es poco clara, no se especifica cómo ni cuándo llegó hasta ese futuro (¿tal vez después de la última saga de Morrison?) y nos encontramos con un final bastante previsible. En el dibujo destaco a Adrian Alphna y a Ramón Pérez sobre el resto de dibujantes del tomo.

 untitled

Los Vengadores: La Guerra Privada del Doctor Muerte

Guion: Gerry Conway, Bill Mantlo (con argumento de Steve Englehart). Dibujo de George Pérez, John Buscema, Jim Shooter, Don Heck y flashbacks de Jack Kirby. Este tomo recoge una etapa de transición tras el fin de la mítica etapa de Steve Englehart, que sigue moviendo los hilos inicialmente, en la que brillará especialmente George Pérez. Gerry Conway escribe una serie de números que beben bastante de la etapa de su amigo Englehart en los que encontramos como principales protagonistas a la Bruja Escarlata, La Visión, La Bestia y al Hombre Maravilla (casualmente, cuatro de mis Vengadores favoritos de todos los tiempos, todo sea dicho). Me gustaría destacar que la resurrección de Simon Williams es, dentro de lo que cabe, algo inteligente, al aprovechar la magia vudú. Además, somos testigos del nacimiento de la amistad entre Bestia y el Hombre Maravilla, así como de la “rivalidad” entre este último y La Visión por el amor de la Bruja Escarlata. La saga que da nombre al tomo es un crossover con la serie Super Villian Team-Up protagonizada por Namor y el Doctor Muerte. No está mal y se lee del tirón sin grandes alardes. Gana puntos gracias al dibujo de  George Pérez. El número que cierra el tomo, uno autoconclusivo centrado en la venganza del Caballero Negro, me ha dejado no ya frío, sino bastante flipado por lo innecesario.

 

Aparte de estos tomos, he leído también gran parte de las grapas Panini del mes y algunos números USA de Weapon X (concretamente la saga en 7 números llamada The Underground, que continúa allá donde acabó el tomo Marvel Monster Arma X publicado por Panini hace varios años.

Otras lecturas de esta quincena, de las que quiero hablar más detenidamente son:

  • Punk Rock Jesus de Sean Murphy
  • Body Bags de Jason Pearson

Recordando a Jack Kirby

Hoy, 28 de agosto, Jacob Kurtzberg, a quien conocemos mejor con el nombre de Jack Kirby, cumpliría 95 años. Es una efeméride que todo lector de cómic debería conmemorar, puesto que Kirby cultivó muchos géneros dentro del cómic americano, aunque sus creaciones más famosas sean los superhéroes, siendo por tanto uno de los dibujantes más influyentes que se recuerdan.

Imagen

Personalmente, he de decir que siendo niño tuve dos cuadernos coloreables de los 4F que observé durante horas y horas y que coloreé con esmero y dedicación porque me encantaban las imágenes que contenían las páginas de esos libros. Me abrieron un mundo imaginativo y creativo que me ha acompañado hasta el día de hoy. Con el paso de los años, llegué a descubrir que esas imágenes  pertenecían a uno de los cómics que Stan Lee y Jack Kirby hicieron en los años 60 y me he llegado a preguntar si mi interés por los superhéroes habría sido la misma sin esos cuadernos para colorear que tuve con 6 ó 7 años.

Asimismo, también me pregunto qué opinaría Kirby si viera cómo sus creaciones están tan vivas a día de hoy y cómo muchas de ellas se han convertido en iconos culturales a nivel mundial. Como todos los grandes, la obra de Kirby no sólo habla por sí sola, sino que, además, perdurará en el tiempo, convirtiéndole en alguien inolvidable.

Releyendo la JSA

Cuando hace unos años me independicé, me traje a mi piso alquilado la mayor parte de los tebeos Marvel, que eran (y son) los que más me interesaban de mi colección. Dejé en casa de mis padres algunos cómics que deseaba tener aquí con la intención de traerlos cuando pudiera, pero con el paso de los meses esa idea cayó en saco roto y allí permanecieron, en mis antiguas estanterías.  Por eso, he tenido la oportunidad de leer estas últimas semanas los primeros tomos de la JSA de Goyer y Geoff Johns, una obra que en su momento me pareció genial y que, en esta relectura, me está encandilando. Me parece que la labor de los guionistas es brutal y lamento que, en muchos casos, los dibujantes no sean sino “resultones”. Hace un tiempo definí a la JSA de Johns como los “superhéroes Marvel de DC” y esta relectura no está haciendo otra cosa que confirmar esa definición. Consigues empatizar con los personajes en todo momento, algo que nunca he logrado con otros héroes de la editorial. Es una gozada volver a leer esta obra y saber que lo mejor está aún por llegar.

De hecho, estoy pensando en hacer un repaso sobre la serie a medida que vaya leyéndola, aunque no sé si habrá interés entre mis pocos lectores. Aguantar mis diatribas otra vez puede hacerse duro. Pero creo que lo haré porque no suelo hacer relecturas organizadas y a saber la de años que vuelven a pasar hasta que me lea esta serie de nuevo.