Inicio > Cómics, MARVEL, Vengadores > Vengadores. La Cólera de Ultrón por Rick Remender, Jerome Opeña y Pepe Larraz

Vengadores. La Cólera de Ultrón por Rick Remender, Jerome Opeña y Pepe Larraz

rageofUltrón

Hank Pym: No te odio. Estoy decepcionado contigo. Quieres hacer daño a la gente.

Ultrón: Sí, eso quiero. ¿Y por qué ha acabado siendo esa mi motivación? ¿Quién me creó para ser así? Pasé años atrapado en una jaula procesando esa misma pregunta. ¿Sabes lo que descubrí? Tus recuerdos.

 

Hank Pym según Rick Remender.

De un tiempo a esta parte, Marvel ha adoptado la costumbre de publicar una novela gráfica original coincidiendo con el estreno de algunas de las películas basadas en sus personajes. (Si deseas saber más sobre esta línea editorial, puedes leer el principio de la reseña que hice hace dos años de La Guerra Interminable, novela gráfica de Warren Ellis y Mike McKone publicada meses después del estreno de Los Vengadores y con las películas de Thor: El Mundo Oscuro y Capitán América: El Soldado de Invierno a la vista.) Por lo tanto,  cuando en la San Diego Comic Con del 2014 Marvel anunció La Cólera de Ultrón muy pocos fueron los sorprendidos de que su publicación tuviera lugar unas semanas antes del estreno de Vengadores 2: La Era de Ultrón, la segunda y última película de Joss Whedon sobre estos personajes. Al guion estaría Rick Remender, artífice de Imposibles X-Force o Vengadores Secretos, y al dibujo su compañero de X-Force, Jerome Opeña, y el español Pepe Larraz.

Rick Remender ha comentado que siempre ha tenido una gran fascinación por Hank Pym que comenzó con su época de coleccionista de Tales of Astonish y que, tras haber escrito al personaje en Vengadores Secretos, ha aprovechado esta historia para mostrar otra versión del personaje y profundizar en su personalidad y sus motivaciones. Rick Remender describe la personalidad torturada de Pym como una búsqueda infructuosa de aprobación ante sus iguales para conseguir el respeto que cree que merece y nunca ha conseguido. Coincido bastante en este punto de vista sobre el personaje y creo que hay momentos geniales a lo largo de esta obra en los que Remender plasma casi a la perfección los grandes traumas de Pym y cómo éstos se han convertido en el legado que le ha dejado a Ultrón, su “hijo”. No obstante, hay que reconocer que el Hank Pym de esta historia poco o nada tiene que ver con el que hemos ido viendo evolucionar en los últimos años a manos de Dan Slott en Academia Vengadores, por ejemplo, por lo que queda en el lector el aceptarle en su nuevo rol, en el que no duda en exterminar a los seres dotados de inteligencia artificial porque no los considera seres humanos, sino cosas. Por tanto, el rol de Pym es muy controvertido y vamos viendo cómo se va deshumanizando a lo largo del tomo hasta llegar a las trágicas consecuencias finales del plan de Ultrón.

cólerade

Familias disfuncionales

La Cólera de Ultrón presenta un tema bastante recurrente en los cómics de superhéroes de los últimos tiempos: la caída y redención de un héroe. Desde luego, Marvel quizás esté abusando de este tema, pero, en esta ocasión, creo que Remender cumple bastante bien y nos ofrece lo habitual en él: un montón de acción con personajes llevados al límite y, para equilibrar, unas cuantas escenas en las que va mostrando las razones que llevan a los personajes a actuar de la manera en que lo hacen. Vamos, lo normal en el género de los superhéroes, pero bien hecho. Así consigue que lo que podría haber quedado en una monumental pelea entre Los Vengadores y uno de sus mayores enemigos se convierta en una historia centrada en la relación paterno-filial de Pym y Ultrón, por un lado, y Ultrón y La Visión (en menor medida), por otro. Al acabar la historia la idea que prevalece es que Ultrón representa la respuesta  y la solución para todas las frustraciones de Hank Pym y que, por esta razón, de forma inesperada se ha convertido en su herramienta para poner fin a sus crisis y a quienes se las causan, por lo que nunca se producirá la derrota total de Ultrón mientras Pym siga siendo un desgraciado, como se intuye en la última página de la obra. En esto se diferencia de La Visión, cuyo “padre” no ha llegado a ejercer la influencia necesaria sobre él como para mantener una relación tan intensa y un vínculo tan definitorio en el personaje , que quedó desligado de Ultrón hace mucho.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la alineación de Vengadores escogida por Remender representa también el legado, familiar o no, dentro de Marvel. Por un lado, tenemos a Thor y al Capitán América, sucesores de los héroes originales y, en el caso de Sam Wilson, una de las personas más cercanas a Steve Rogers. Por otro lado tenemos a la Bruja Escarlata y a Mercurio, cuyos lazos familiares han llenado páginas y páginas durante décadas, las más recientes en la serie Axis, también escrita por Rick Remender. El Dientes de Sable post Inversión (también en Axis) simboliza el legado de Lobezno y también se jugó durante años con que estuviera potencialmente vinculado familiarmente con Logan. Por último, la Avispa, Visión y Iron Man son lo más cercano a una familia para Pym: su ex-mujer, su “nieto” y su mayor referencia y aspiración profesional. Desconozco si la alineación (que, por otra parte, coincide mucho con la de los Poderosos Vengadores) fue elegida por estos vínculos familiares que conlleva, pero, cuanto menos, me ha resultado curioso comentarlo.

Consideraciones finales

UltrónCapi

En conjunto, La Cólera de Ultrón es una obra correcta con algunas pinceladas tan interesantes como previsiblemente polémicas en relación a cómo concibe Hank Pym el mundo. Me ha gustado mucho la batalla inicial con ese grupo tan setentero, aunque no sé muy bien cómo encontrar hueco en la continuidad la historia posterior teniendo en cuenta que desde la época en la que transcurre la primera batalla hasta el momento en que comienza la obra hay decenas de apariciones de Ultrón que se contradicen con el encierro espacial. Este hecho, y algunos más, llevaron a pensar que esta historia tenía lugar tras las Secret Wars de Hickman, aunque imagino que si es la primera historia que transcurre tras el final de las nuevas guerras secretas y pertenece a la línea temporal que surja de ellas lo averiguaremos con el tiempo.

Opeña y Larraz se complementan perfectamente a los lápices de la obra. Desconozco por qué no se encargó solo uno de ellos del dibujo, aunque imagino que sería cuestión de plazos o mala previsión por parte de la editorial, pero el hecho de que Larraz se adapte al estilo de Opeña evita que exista un bajón en la valoración global de una obra que habría ganado bastante si hubiese sido realizada por un único artista, fuera el que fuera. Y es que, a pesar de todo, hay páginas espectaculares, con un marcado carácter cinematográfico y que resultan visualmente estimulantes.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: