Inicio > Cine > Mucho ruido y pocas nueces de Joss Whedon

Mucho ruido y pocas nueces de Joss Whedon

mucho ruido

Concebida como una adaptación libre de la obra escrita originalmente por William Shakespeare, Mucho ruido y pocas nueces puede considerarse como una gamberrada absolutamente genial llevada a cabo por Joss Whedon, su equipo y muchos de sus actores fetiche. Como el propio Whedon afirma en los audiocomentarios de la película, la idea de rodar esta película surgió hace más de diez años cuando él y varios amigos se reunían en su casa a leer los textos de Shakespeare como ejercicio para actores y escritores y ya desde ese momento supo que, si algún día rodaba una película sobre esta comedia, sus protagonistas debían ser Amy Acker y Alexis Denisof, cuya química y genialidad habían quedado ya más que evidenciadas en la serie de televisión Angel.

La película ha de entenderse como una gamberrada porque está claro que todos los involucrados tienen un evidente interés: pasarlo bien y hacer que los espectadores lo pasen bien al verla. El ambiente distendido se refleja también en el hecho de que la película se rodó en apenas unos días en la casa del director durante la post producción de Los Vengadores y gracias al esfuerzo de todos los actores, que estaban inmersos en el rodaje de sus diferentes proyectos. Así, vemos a Nathan Fillion menos de lo que debería porque su agenda en Castle se lo impedía y vemos a Clark Gregg llevando ese peinado que nos recuerda de forma inevitable al Agente Coulson (aunque también es cierto que jamás he visto a Gregg con otro peinado, jejeje).

Estrictamente hablando, lo más que llama la atención es el hecho de que la película está temporalmente ubicada en la actualidad, pero los diálogos y los personajes se mantienen casi sin cambios con respecto a la comedia shakesperiana, por lo que toda la película parece envuelta en un halo de irrealidad al que contribuye poderosamente el estar rodada en blanco y negro. En ese sentido, los duelos verbales entre personajes recuerdan en muchos momentos a las ingeniosas réplicas que se daban los personajes de Los Vengadores y te llevan a pensar que esa teoría de que conocer los clásicos te hará ser mejor escritor (o guionista) debe ser cierto. Cabe destacar que los actores explotan al máximo su vena cómica, especialmente Denisof, que sorprende en sus monólogos ayudado por situaciones cómicas que contribuyen a potenciar las habilidades del actor. Además, la película cuenta con una producción casi casera, con planos sencillos y que, junto con la ambientación, dan un empaque especial a la obra.

Sin duda, una película que demuestra que Joss Whedon no tiene limitaciones y que siempre está dispuesto a sorprender a sus seguidores.

Categorías:Cine
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: