Inicio > Capitán Marvel, Cómics, Factor Nostalgia, MARVEL > Factor Nostalgia. La Muerte del Capitán Marv-Vell

Factor Nostalgia. La Muerte del Capitán Marv-Vell

Texto originalmente publicado en +QCómics el 1 de febrero de 2008

Bienvenidos una vez más a Factor Nostalgia. En esta ocasión me gustaría hablaros de una historia que, en mi opinión, es de lectura obligada para todos los lectores de cómic superhéroes y, en general, para cualquier lector de cómic. Es más, creo que todo aquél que se considere Marvel Zombie y no haya leído esta historia debería hacerlo inmediatamente, puesto que estamos, casi sin lugar a dudas, ante la historia más rotunda, dura y emotiva de cuantas se han escrito en La Casa de las Ideas. Como ya sabréis por el título, se trata de La Muerte del Capitán Marvel, escrita y dibujada por Jim Starlin.
Publicada en la Marvel Graphic Novel nº 1, La Muerte del Capitán Marvel es una lectura obligatoria para todo lector de Marvel por diversas razones. En primer lugar, porque no hace falta saber nada del personaje para poder disfrutarla o, mejor dicho, sentirla y conmovernos como su autor pretende que lo hagamos. Starlin comienza usando un recurso bastante habitual en el medio: un flashback que nos relata cómo llegó el Capitán Marv-Vell a La Tierra durante una misión de exploración Kree y cómo se enamoró del planeta hasta el punto de rebelarse contra su propia raza para defender ese trozo de tierra lejano que comienza a sentir como su hogar. Su rebelión le costará cara. Una, su gran amor, morirá a consecuencia de sus acciones. También tendrá recompensas, como convertirse en el Protector del Universo gracias a la conciencia cósmica, a Eón y a un intento de relanzar al personaje por parte de Marvel y Jim Starlin, que trataron de subir las ventas de su serie y que, finalmente, decidieron acabar la historia de Marv a lo grande con esta historia.
Esta narración es interrumpida por Starfox y la acción vuelve al presente, en la que el Capitán Marvel, Mentor y Starfox acuden hasta una lejana base espacial de Thanos a recoger el cuerpo del villano, muerto poco tiempo antes. Una lucha contra los seguidores fanáticos de Thanos pone en evidencia que algo le ocurre al Capitán Marvel y un análisis posterior pone en evidencia lo que Marv ya sabía desde hacía tiempo: tiene cáncer, la “muerte negra” para los Kree, y le quedan pocos meses de vida. El propio Marv-Vell sabe que el origen de su enfermedad está en una lucha contra el villano terrestre Nitro en la que se expuso a un gas nervioso que ha acabado causando el cáncer. De esta forma, el héroe extraterrestre enamorado de los humanos está condenado a morir como uno más de los muchos humanos que sucumben a este terrible mal.
Starlin aprovecha esta situación para explorar a través de otros personajes las consecuencias y el impacto que la enfermedad de Marv tiene para muchos de sus amigos y compañeros. Así, los lectores somos testigos de la piedad y discreción del dolor que los habitantes de Titán, especialmente Starfox, Elysyus y Mentor sienten. Vemos también cómo se reflejan la incomprensión y el pánico en los ojos de Rick Jones, el gran amigo y compañero de aventuras del Capitán Marvel, que acude a pedir ayuda a quien cree que podrá salvar a su amigo, pero ni siquiera Los Poderosos Vengadores, Mister Fantástico o el Hechicero Supremo podrán hacer nada, puesto que las negabandas del Capitán Marvel, al mismo tiempo que le mantienen con vida, son las que impiden su salvación. A este respecto, quizás las palabras más duras y que más hagan reflexionar al lector las pronuncia un Spider-Man muy aturdido: “Nosotros morimos de un disparo o una bomba…No de algo como el cáncer. No puede ser.”
En este momento, Starlin tiene ya en el bolsillo a todos los lectores de la obra. Es absolutamente imposible no plantarse a reflexionar sobre nuestra propia existencia, sobre cómo creemos que seguiremos siempre adelante pase lo que pase, sobre cómo esquivamos la presencia constante de la muerte en todo momento. La sensibilidad con la que Starlin plantea la muerte del héroe nos deja a todos abrumados y maravillados. Es probable que nunca jamás haya escrito nada ni remotamente parecido otra vez, pero, al haber muerto su padre de esta enfermedad, seguramente tanta muestra de genialidad surgió durante un proceso catártico. Presenciar la lucha de alguien cercano contra la muerte es demoledor y todos los héroes del Universo Marvel, y varios villanos, se acercan para rendir tributo a Marvel, que fallecerá tras una batalla onírica y simbólica contra la Muerte en la que Thanos le hará comprender que luchar contra la muerte es una lucha sin esperanza: la muerte es la única certeza de la vida.
Tras una muerte tan sorprendente, tan digna y tan bien hecha, Marvel no se atrevió a resucitar al personaje. Y estamos hablando de la editorial que resucitó a Jean Grey (cuya primera muerte también fue excelentemente relatada y la segunda no está nada mal tampoco…) o que trajo de vuelta a la Tía May (a pesar de llevar 40 años amenazando a su sobrino de morirse de un infarto, sigue al pie del cañón la vieja marchosa…). No se atrevió, decía, a resucitar al personaje… hasta la Civil War, el conflicto causado (pese a lo que digan los seguidores de Iron Man y el bando pro-registro) por Nitro, el mismo villano que causó la muerte de Marv-Vell. Inmersos en la historia más grande jamás contada en el Universo Marvel, probablemente, desde los primeros años de su gestación a manos de Jack Kirby y Stan Lee (o de eso están convencidos Mark Millar y Joe Quesada), a alguien se le ocurrió que Marv debía regresar. Atrás quedan ya en el recuerdo Mónica Rambeau, ex líder de Los Vengadores, o sus hijos Genis Vell (en paz descanse) y Phyla Vell (que ahora ostenta el manto de otro gran héroe cósmico Marvel, todo sea dicho), dignos herederos del nombre del Capitán Marvel.
El Capitán Marvel ha regresado. Y de una forma bastante triste. En España ha sido publicada en el tomo Civil War: Crímenes de Guerra (el auténtico crimen es resucitar a Marv, sí, por si alguien se lo pregunta). Regresa en una historia muy de complemento que se carga toda la emoción de su muerte. A manos de uno de los personajes más insulsos de los últimos años: El Vigía (“soy el ser más poderoso de La Tierra, pero me dedico a atormentarme y a no aparecer mucho porque nadie sabe muy bien qué hacer conmigo… pero Bendis seguro que tiene un plan… ¿verdad?”). Para más efecto, Marv no ha resucitado, sino que ha sido sacado del continuum temporal y llevado al futuro. Ahora sabe que va a morir y deberá vivir con ello. Y, por lo que parece, será devuelto a su tiempo antes o después. De momento, ya tiene su propia miniserie, lo que ocurra después sólo el tiempo nos lo dirá.

En fin. Hay cosas que es mejor no tocarlas.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: