Inicio > Cómics, SAGA de Brian K. Vaughan > Saga. Capítulo 1. Brian K. Vaughan y Fiona Staples

Saga. Capítulo 1. Brian K. Vaughan y Fiona Staples

“… las ideas son cosas frágiles. La mayoría no viven mucho tiempo fuera del éter de donde las sacaron, gritando y pataleando. Por eso la gente se junta con otras personas para crear algo. Dos cabezas pueden aumentar las probabilidades de supervivencia de una idea…”

Brian K. Vaughan. Saga. Capítulo 1.

Cuando Brian K. Vaughan irrumpió con fuerza en el cómic americano hace unos años, a pesar de ya haber realizado incursiones tiempo atrás, sus obras arrojaron un enorme soplo de aire fresco que se diversificó, principalmente, a través de tres grandes creaciones: Runaways, donde reformuló las convenciones de los superhéroes adolescentes; Ex-Machina, donde llevó al mundo superheroico las tensiones políticas del siglo XXI; y, especialmente, Y, el último hombre, un épico viaje al corazón de la humanidad tras una crisis mundial que dejó a las mujeres con el papelón de sacar adelante al planeta. También escribió historias menores en Ultimate X-Men y alguna cosilla suelta más antes de abandonar temporalmente el cómic y centrarse en proyectos televisivos, ámbito en el que ya venía desarrollando un importante papel en la mítica serie LOST (a la que, creo, salvó del desastre absoluto a partir de su tercera temporada). Si bien Vaughan no ha abandonado el mundo de las series de televisión, Saga es, según sus palabras, una historia que surgió para ser contada exclusivamente en viñetas y he de decir que el resultado es cuanto menos excitante.

 Concebida como un viaje a través de la paternidad/maternidad tras el nacimiento de la segunda hija del escritor, Vaughan y la excelente dibujante Fiona Staples nos regalan en Saga una nueva odisea espacial con toques de mitología fantástica (o viceversa) en la que una guerra entre dos planetas (o entre un planeta y su satélite) muy diferentes sirve como catalizador para presentarnos  un universo de ficción lleno de reglas que aceptamos sin cuestionar porque no desentonan en el devenir de la historia y en el que el ambiente está tan conseguido como los personajes que lo habitan, incluidos los aspectos mágicos y tecnológicos enfrentados en la guerra. En ese sentido, me recuerda muchísimo a Firefly, la serie maldita de Joss Whedon, en la que también se creaba un mundo de ficción que funcionaba perfectamente desde el primer momento y en el que los escenarios eran tan importantes como las aventuras de sus protagonistas. Si bien en este tomo sólo se nos han presentado a conciencia algunos escenarios, éstos resultan de una importancia vital para la historia y, mientras Vaughan consigue que sus personajes se muevan como pez en el agua en ellos, Staples realiza una soberbia caracterización que, junto a un diseño exquisito, hace ganar calidad a la obra de forma casi infinita.

Los personajes son otro de los puntos fuertes de la obra. Marko y Alana, la pareja protagonista cuya odisea narra desde el futuro su hija Hazel, resultan plenamente creíbles dentro de su universo ficcional y la interacción con otros personajes secundarios, así como los sucesos pasados que se narran, contribuyen a darles de una profundidad muy interesante para apenas llevar seis números, de los más de 60 que confiesa Vaughan querer hacer,  al acabar el tomo. El diseño de los personajes es uno de los grandes aciertos de Staples, quien, además, consigue maravillarnos con el lenguaje corporal de sus creaciones al transmitir a la perfección todo tipo de emociones en los gestos de estos extraterrestres a medio camino entre la fauna terrestre o una vieja televisión y los seres los humanos, llegando a sorprendernos con las emociones transmitidas por un personaje cuya cabeza es una televisión. Increíble la labor de Fiona Staples.

Como tampoco quiero descubrir mucho de la trama, simplemente voy a acabar recomendando especialmente esta obra a los fans de Star Wars, Galactica, el Señor de los Anillos y, por qué no, Doctor Who (y, por supuesto, a los lectores de todas esas sagas literarias espaciales), ya que hay un poco de todas estas grandes sagas en la Saga de Brian K Vaughan. Es altamente disfrutable por ahora y lo único malo que tiene es que, por el momento, el siguiente capítulo sale en los USA el mes que viene, así que vamos a tardar un tiempo en ver la continuación de este tomo en España.

  1. 30 octubre, 2012 a las 10:32 pm

    Fantástico primer tomo. Esperemos que sigan así, dibujante y guionista juntos a ser posible😉

  2. Fernando
    3 noviembre, 2012 a las 11:20 am

    gran reseña, muy cuidada. Tendré que darle una oportunidad aunque leído lo leído, no creo que me arrepienta😉

  3. Vic
    9 noviembre, 2012 a las 1:40 pm

    Gran cómic, he leído alguna reseña donde dicen que es flojete… no sé qué cómic habrán leído. Es una gozada.

  4. 11 noviembre, 2012 a las 11:01 am

    Creo que si Vaughan se pone las pilas, puede ser una serie ENORME.

  5. 19 noviembre, 2012 a las 12:36 pm

    sabeis cada cuanto se vendera en nuestro pais?

  6. 19 noviembre, 2012 a las 2:19 pm

    Pues la semana pasada salió el número 7 en EEUU y en España tenemos recopilados los 6 primeros, así que habrá que esperar al menos hasta el verano como muy pronto.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: