Dollhouse

Después de la cancelación de Angel y del fracaso de Firefly, los seguidores de Joss Whedon esperábamos como agua de mayo Dollhouse, la nueva serie para la FOX del creador del Buffyverso. Y, curiosamente, la polémica ha acompañado a la serie. Seguramente porque, después de tantísimo tiempo, esperábamos una obra maestra y, en ese sentido, el episodio piloto no pudo ser más sorprendente…

Photobucket

Dollhouse es el nombre de una corporación que se dedica a ofrecer a sus clientes lo que quieren. Bueno, a quien quieren. Sus agentes pasan por un formateo para cada misión y olvidan su vida anterior hasta ese momento para adaptar su cuerpo y mente a los requisitos establecidos por el cliente. Así, en los episodios que hemos podido ver hasta ahora, la protagonista Echo ha sido una aventurera, una chica salvaje, una negociadora de rehenes,… Cada una de estas personalidades desaparece al terminar la misión. Bueno, más o menos, que para que la protagonista tenga algo de interés algo distinto al resto de «muñecas» tendrá que tener, ¿verdad? 😉 Y el anterior «muñeco especial» parece que acabó matando a unos cuantos antes de irse de Dollhouse…

Photobucket

Bueno. Aunque aún es pronto para opinar sobre la serie, he de decir que, si bien el primer capítulo me dejó sumamente frío (parece que la FOX metió la cuchara para adaptar la serie a lo que quería), el segundo es mucho mejor y nos sorprende con un ritmo mucho más dinámico que el del piloto, además de con una gran carga psicológica que hace que la serie gane varios puntos.  La relación entre Echo y su vigilante observador Boyd dará mucho juego y recuerda a la relación Buffy/Giles. La trama del misterio de Alpha parece que tendrá mucho peso en esta temporada y, de momento, el agente del FBI me cae simpático. Lástima que la FOX haya condenado a la serie al programarla un viernes por la noche… Del piloto al segundo episodio ya ha perdido audiencia. Esperemos que la remonte en las próximas emisiones.

PD: las apariciones estelares de Amy Acker molan taaaantooo