Cazadores de Hombres

Justo cuando pensaba que la ficción española no podía interesarme lo más mínimo, A3 comienza a apostar en serio por productos de una calidad medianamente decente y que, pese a no llegar al nivel de las americanas, resultan productos atractivos (o eso me cuentan de El Internado, que pretendo ver próximamente).

Photobucket

Aprovechando que había poco que ver en la TV mientras hacía un trabajo para la facultad, he visto esta tarde la reposición del primer episodio de Cazadores de Hombres, la nueva serie policíaca de A3 protagonizada por Emma Suárez. He de reconocer que tengo cierta debilidad por esta actriz desde hace ya mucho tiempo y que me ha sorprendido gratamente el papel de Ana Leal, la dura jefa del Grupo de Localización de Fugitivos de la Policía Nacional. La historia comienza un tiempo después de que tanto los padres como la pequeña hija de Ana fuesen asesinados por el mercenario albano-kosovar Serguei Yakutov, cuya captura parece ser el leit motiv de la serie, además de otras subtramas episódicas.
Me han sorprendido las interesantes tramas, los personajes bien construidos y la total huida -aparente- de los tópicos habituales en el género. No esperaba una historia como la de la captura del criminal buscado por crímenes contra la humanidad llamado Joseph Okelo, mercenario de Uganda, que se escondía en Valencia. Ha sido una grata sorpresa. También la realización técnica y una interesante selección de temas musicales han llamado poderosamente mi atención, ya que, en primer lugar, evitan llamar la atención del espectador con explosiones, persecuciones (bueno, la de la avioneta es un poco inverosímil…) y locuras similares que quedan muy bien en un piloto, pero que luego no se ven más. Por otro lado, los temas musicales quedan realmente adecuados en los distintos momentos en que se insertan.
Creo que será una serie a tener en cuenta, aunque los martes, día de su emisión, no podré verla. Y, bueno, se enfrenta a un duro rival de la parrilla televisiva española, Gran Hermano, así que a ver si sobrevive a esta primera temporada, porque tiene buena pinta.