Inicio > Cómics, Reflexión > Reflexionando un poco

Reflexionando un poco

¿Os acordáis de Excelsior, el grupo de fracasados que apareció en Runaways? En el pasado, fueron héroes adolescentes, como el Duende Verde, Ricochet, Darkhawk o Spiderwoman. Ahora, son cinco adultos intentando permanecer alejados de los trajes de licra… Pero decirlo es más difícil que hacerlo. ¿La manera de evitar caer en la tentación superheroica puede ser un grupo de ayuda? Coge una silla y vente con nosotros. Este es el texto promocional de Los Solitarios, un tomo que leí esta semana y que me ha hecho reflexionar mucho sobre lo grande que es esta etapa de Marvel y sobre cómo es que, pese a llevar tanto tiempo leyendo esta editorial, cada día disfruto más.

Photobucket

Como lector habitual de Marvel desde hace ya cerca de 20 años (y aún me quedan unos cuantos para cumplir 30…), he leído prácticamente a todos los personajes protagonistas de la editorial en mayor o menor medida. En plena adolescencia, a mediados/finales de los años 90, empecé a buscar más allá de mis adorados mutantes y sucumbí a la oleada expansiva y aniquiladora de otras editoriales de Planeta de Agostini/Forum y compré cientos de tebeos de personajes y series como New Warriors y sus spin-offs, los Spin-Offs de Los Vengadores (ya pillaba algo de sus series regulares), números sueltos de Spider-Man, 4F, Defensores, Marvel Knights… Y, además, me dediqué a hacerme con cómics de los 80 y principios de los 90 que encontraba en la antigua (y única) librería especializada de mi ciudad. Un sinfín de historias que, a veces, ni terminé de completar y, otra veces, me interesaron lo justo para guardar esos cómics en alguna caja y olvidarme de ellos. Sin embargo, todo ello contribuyó a cogerle un gran cariño a los personajes de la editorial, a sus historias y a la continuidad de las mismas.
Seguramente por esta razón, en estos momentos estoy disfrutando como un enano con la Marvel actual, que bebe nuevamente de su pasado y actualiza excelentemente a personajes que quedarían poco atractivos si los usaran bajo la premisa de su concepción original. Mientras redactaba la reseña que he escrito sobre Los Solitarios para la Hemeroteca X-Men no podía dejar de pensar que los guionistas actuales están haciéndome muy feliz al recuperar conceptos clásicos de Marvel y adaptándolos casi perfectamente a la Marvel actual, que ha superado por fin la etapa rupturista de principios de siglo (encabezada por Morrison, Ennis, Millar y demás) y ha llegado a conciliar por fin un estilo en el que podemos hallar a una editorial que conoce perfectamente el mundo que le rodea y que hace todos los esfuerzos posibles para que su bagaje histórico no se pierda y llegue fresco a los nuevos lectores y, al mismo tiempo, no chirríe demasiado a los lectores veteranos.

Photobucket

Creo que Los Solitarios refleja lo expuesto más arriba con gran claridad (por cierto, de ahora en adelante, spoilers sobre la miniserie) . Personajes como Rayo Iris se acercan ya a los 30 años (como yo) y no pueden permanecer estáticos y estereotipados, han de evolucionar, al igual que han hecho los niños que leíamos Power Pack como complemento de Factor X, disfrutábamos de sus aventuras contra extraterrestres, demonios y Morlocks y que ya somos adultos. Vale que la opción que han escogido creo que no es la más adecuada, pero sí valoro que hacerle huir de su familia por temor a que no acepten su sexualidad y que en L.A. se convierta en una niña tonta para encajar y obtener papeles en el cine es un paso adelante. Siempre estará ahí el pasado, reflejado en una conversación telefónica con su hermana Katie, para que recordemos que Julie Power no es una Paris Hilton con poderes: ¡es Rayo Iris y mola un montón!
Lo mismo ocurre con Darkhawk y Turbo. Compañeros de equipo en los New Warriors, ambos reflejan la etapa noventera de Marvel: son personajes con armaduras y poderes llamativos que ya no encajan del todo en el mundo Marvel post Civil War. Saben que o se retiran o se adaptan a los nuevos tiempos. Y han optado por lo primero. Pero los que leímos New Warriors (o Defensores Secretos, donde Darkhawk fue uno de sus primeros protagonistas) en su momento (o ahora, que es cuando estoy leyendo Defensores Secretos) sabemos que son personajes con un gran potencial en manos capaces, como las de C.B. Cebulski.
Finalmente, tenemos a tres personajes surgidos de las series de Spider-Man: Phil Urich, Ricochet y Spider-Woman III. De los dos primeros no conozco demasiado y prefiero no opinar sobre su pasado pero sí de su potencial (aunque el del antiguo Duende Verde parece un tanto estereotipado), pero la tercera era un personaje que, para empezar, no tenía ni que existir, puesto que no puede ni compararse con las dos Spider-Women anteriores (las heroínas, no la villana que es la verdadera Spider-Woman III), ya que su serie regular, escrita y creo que dibujada también por Byrne, no tiene demasiado sentido y es una de las que, como dije antes, languidece en una caja debajo de mi cama. Sin embargo, en Los Solitarios, todos ellos se convierten en grandes personajes. Han sabido adaptarlos al s. XXI y, probablemente, encandilan más de lo que lo hicieron en los años 90. Phil Urich es un personaje atormentado; Ricochet lucha contra lo que es y con la culpa por la muerte de Avispón; Spider-Woman III anda metida en algún lío oscuro que en esta historia sólo se deja entrever… Podría hablar también de la nueva Penitencia/Hollow, pero creo que, si Los Solitarios caen en el olvido editorial, poco sabremos de ella.
Hace poco comentaba que estoy disfrutando como un enano con Complejo de Mesías, pero de un tiempo a esta parte he de confesar que son pocas las series Marvel que me decepcionen y deje de seguir (4 Fantásticos es un ejemplo) y que hay muy pocos personajes que no me atraigan (mi eterno desdén hacia Spider-Man, salvo el Ultimate, y Punisher en su etapa MAX, por ejemplo). A esto le puedo sumar unas pocas series Vertigo, alguna grapilla DC, el Buffyverso y algunos mangas para completar mi ración mensual del noveno arte y, la verdad, cada día disfruto más leyendo tebeos y, salvo excepciones, no lamento ni un céntimo de lo que pago por ellos, aunque ya se podrían cortar con tanta edición “de lujo” que no lo son tanto, salvo en el precio.
Categorías:Cómics, Reflexión
  1. 6 octubre, 2008 a las 7:04 pm

    Pues siempre me pasa con estos comics de Marvel que no entran en una “linea” en concreta (rollo, x-men, heroes marvel, spiderman y tal” que me atraen más porque los considero más.. independientes? es decir, detro de la continuidad (porque todavía se pueden hacer GRANDES historias dentro de la continuidad, y mesias es una muestra) pero sin estar ligadas a mil series. Total que siempre suelo picar con estas historias y con esta probablemente lo haré, así que he leido un poc por encima tu comentario para no destriparme nada y ya opinaré.
    Un saludo y a leer marvel!

  2. 6 octubre, 2008 a las 8:12 pm

    Pues le echaré una ojeada. Al menos, el dibujo tiene muy buena pinta.

  3. 7 octubre, 2008 a las 6:16 am

    lonso: ya contarás qué tal cuando la leas.

    Merrick: el dibujo mola bastante🙂

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: