Inicio > Televisión > The Lost Room

The Lost Room

Photobucket
En la década de los años 60, había cientos de moteles con miles de habitaciones a lo largo de la Ruta 66 entre Chicago y Los Angeles. Ninguno de ellos sobresalía por encima de otro, hasta un día en el que algo terriblemente malo ocurrió en el motel Sunshine. Lo que ocurrió realmente no se conoce, pero las repercusiones que trajo consigo han estado destruyendo vidas y tergiversando la realidad desde entonces. En la actualidad, Joe Miller, un detective de la policía de Pittsburgh, ha encontrado la llave que abre todas las puertas y que lleva a la habitación 10 del motel Sunshine, una habitación que, además, no existe. Cuando su hija desaparezca tras quedar atrapada en la habitación, Joe empezará una búsqueda de los objetos mágicos creados durante el terrible suceso de 1961, una búsqueda en la que conocerá las distintas facciones que buscan los objetos y en la que no podrá fiarse de casi nadie.
Con un argumento que, a priori, resulta bastante atractivo, el visionado de The Lost Room no ha podido resultar más frustrante. Esperaba más, puesto que la historia realmente puede dar juego y creo que, quizás por limitarla a 6 episodios (3 capítulos dobles de una hora y media aproximadamente), ha quedado superficial, con muchos agujeros argumentales de tamaño considerable (nadie sabía de esos objetos y, de pronto, cualquier hijo de vecino tiene uno o sabe de la existencia de varios de ellos, incluido un compañero de Joe Miller) y, lo peor, con unos personajes que no llegan a calar en ningún momento y cuyas acciones son realmente previsibles. Ni siquiera Peter Krause consigue meterse en el personaje y en muchos momentos parecía transmitir al espectador algo así como “Sí, hago esto para cobrar a fin de mes”. Y eso que es el protagonista. Por otra parte, los efectos especiales no pasan de correctos, pero se agradecen en algunos momentos.

Photobucket
Aunque soporta un visionado y como serie para pasar el rato está bien, The Lost Room presenta, ya desde el primer capítulo, un ritmo un tanto extraño que me hace pensar que pasará mucho tiempo hasta que vuelva a verla. El primer episodio resulta lento, carente de emoción y sólo hacia el final es cuando empiezan a tener lugar acontecimientos interesantes. Se toman demasiado tiempo en explicar que algo ocurrió en esa habitación y las distintas teorías que han impulsado a las distintas facciones a la búsqueda de los objetos. No sé para qué se pasan tanto tiempo explicándolo si, al final, pasan de aclarar nada. Las facciones (La Legión, La Orden, Los Coleccionistas, distintos buscadores de antigüedades) son básicamente unos secundarios, o menos, y no representan ninguna trama de interés para la acción, salvo Los Coleccionistas y los compradores de antigüedades, que aportan algunas pistas de interés para Joe Miller. Y toda la gracia de la historia, es decir, descubrir qué ocurrió en la habitación, quién era el ocupante y por qué hay objetos, se pierde con un final en el que apenas se aportan datos, un final que resulta anticlimáticamente abierto (aparece un “nuevo” mesías, la llave reaparece…) y que deja al espectador con cara de tonto.
Anuncios
Categorías:Televisión
  1. 24 marzo, 2008 en 8:28 pm

    A mí me gustó bastante… hasta el último capítulo. Lamentable cómo cierran la serie, se les nota que no saben si habrá continuación o no, y les queda como el culo.

    Pero los primeros al menos me parecieron bastante originales, sin ser demasiado brillante.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: