¿Quién coño es Nikki?

SPOILERS (leves) de la TERCERA temporada de Perdidos a continuación.

Que Perdidos es una serie imprevisible (por mucho que los guionistas digan lo contrario) es algo que todos sabemos desde el primer capítulo. Recordemos que el personaje de Jack iba, en teoría, a morir en el primer capítulo. Recordemos lo de Ana Lucía y, sobre todo, lo de Libby. Recordemos los imprevisible que resultó que nadie matase a Maikol por pasarse una temporada completa gritando ¡¡¡Wooooooooooooooooooooooooollllllllltttttt!!! ¡¡¡ Wooooooooooooooooollltttt!!! (yeah, odio a Maikol :P). Recordemos lo del Dr Artz. O recordemos a dos de los personajes más interesantes, Boone y Shannon. Y, cómo no, recordemos los múltiples flashbacks de los personajes, que han servido para ponernos los pelos de punta en más de una ocasión y para hacer que nos preguntemos cómo es que esa gente acabó en el avión. Y, por último, recordemos los increíbles cliffhangers de cada capítulo.

Una de las cosas que más imprevisible ha resultado es la mala leche de los guionistas a la hora de cargarse a los personajes. Boone la palmó desangrándose tras caer desde varios metros de altura. Shannon de varios disparos a quemarropa mientras buscaba a Vincent. A uno le rompieron el cuello. El Dr Arzt explotó manipulando dinamita y acabó esparcido por encima de sus compañeros. El resto de las muertes han sido igualmente crueles. Pero lo que ha pasado en el capítulo 3×14 «Exposición» ha sido la caña. Eso es lo que yo llamo crueldad. De lo peor que podría pasarle a alguien jamás. Qué mala lecheeeeeeee…. Y todo ello aderezado con una ya frase mítica de Sawyer: ¿Quién coño es Nikki?