Uzumaki. Tomos 4-6

Increíble. Sin palabras me dejaron estos tres tomos. La atmósfera de auténtico terror que Junji Ito consigue en ellos me dejó clavado en el sillón, devorando tomo tras tomo. El episodio más impactante es, sin duda alguna, el de las embarazadas-mosquito del hospital. Pocas veces me he sentido más incómodo leyendo un manga o un cómic. Y, una vez que dejamos atrás esa trama, nos adentramos en los mundos de la pesadilla y la desesperación, de la lógica perdida y de la confusión más exasperante hasta que, finalmente, todo acaba como debería acabar. ¿O no? Porque no llegué a entender el final del todo. ¿Era todo un sueño como dice el autor en el epílogo? ¿Era real? ¿Cortó la serie porque no sabía cómo seguir? Bueno, sea lo que sea, da igual. Redondita que le quedó la obra. Nada de alargar innecesariamente y nada de sentimentalismos. Si hay que matar a alguien, se le mata. Terror psicológico del bueno.

Photobucket - Video and Image Hosting

 

Resumen de los tomos:
Tomo 4: Kirie es internada por las quemaduras sufridas en el faro. En el hospital se suceden extrañas muertes: los cuerpos aparecen llenos de agujeros como de picaduras. Pronto descubrirá que están causados por las embarazadas del hospital, que matan a los pacientes y se beben su sangra para alimentar a sus bebés. Al nacer los bebés, tienen la barriga muy hinchada, algo anormal. Con los días, Kirie descubrirá que el ombligo de los niños está formando otra placenta a su alrededor porque éstos quieren volver al útero de sus madres. El médico del hospital devolverá algún bebé al útero de su madre… Por último, se acerca un tifón al pueblo, un tifón que se ha «enamorado» de Kirie y que la sigue a todas partes, destrozando todo lo que encuentra, incluida su casa.
Tomo 5: La familia de Kirie, tras perder su casa, se muda a una vieja casa donde viven una mujer y su hijo, ambos afectados por una extraña enfermedad de la piel. Pronto, toda la familia tendrá esa enfermedad y también le pasará a su otro vecino, que intentará matar a Kirie. Más adelante, un grupo de reporteros llega al pueblo cubriendo el tifón que destrozó el lugar y un huracán les provoca un accidente. Sólo una reportera sobrevivirá y llegará al pueblo, que se encuentra devastado: algo ha pasado y, ahora, hasta el más mínimo susuro puede provocar un accidente, por lo que se debe hablar bajito y moverse despacio. Sólo las nagayas del pueblo parecen resistir las embestidas del viento. La gente se refugia en ellas, aunque algunos se hayan vuelto locos y vayan destruyéndolo todo a su paso por diversión. El pueblo no tiene salida y la gente, poco a poco, comienza a convertirse en caracolenses por tener que caminar despacio. Los demás se los comen al escasear la comida. En las nagayas, la gente se convierte en espiral y queda entrelazada. El padre de Kirie desaparece por un huracán.
Tomo 6: Kirie, su novio, su hermano y la reportera intentan abandonar el pueblo y se adentran en el bosque, pero no pueden escapar. En el pueblo, la gente empieza a ampliar las nagayas para poder entrar en ellas y estar a salvo. En el bosque, el hermano de Kirie se va convirtiendo en caracolense y los compañeros de viaje intentan comérselo, por lo que Kirie le obliga a escapar por un precipicio. Cuando vuelven al pueblo, Kirie, su novio y la reportera se asombran al ver que todo se ha convertido en una enorme nagaya en forma de espiral. La recorren y llegan hasta el centro, donde una enorme escalera de caracol les lleva hasta el subsuelo. Descubren unas enormes rocas/estatuas en forma de espiral que, parece, son las que lo han causado todo. Los habitantes de las nagayas, que llegaron hasta allí antes que ellos, están convirtiéndose en piedra. Kirie y su novio, al ver que no pueden escapar, también se transforman en espiral.
Hay una historia de complemento que no sé muy bien a qué viene justo después del final.