Uzumaki. Tomos 1 – 3

Txiki me sigue prestando cosas interesantes. Tras Berserk, le toca el turno a Uzumaki. Si bien no tenía muchas esperanzas porque el primer tomo de Tomie me pareció bochornoso, esta vez sí que estoy bastante satisfecho con lo leído.

La historia, aunque repetitiva en cierto grado, tiene bastante interés. No se trata de una historia de fantasmas retornados o de monstruos nocturnos, es un terror más psicológico, que está enfocado tanto en sus manifestaciones «reales» como en los efectos que producen en las mentes de los personajes. El misterio de las espirales es real hasta cierto punto, pero, por el momento, no sé cómo derivará la historia, pero me intriga saberlo y, sobre todo, me divierte leerlo. No me da miedo, pero hace que me coma un poquito la cabeza, que ya es algo.

Tomo 1: La Cicatriz. Kirie nos presenta los extraños sucesos que ocurren en su pueblo, Kurouzu, como la muerte de los padres de su novio o la de su amiga Azumi. Todas relacionadas con las espirales. Hay una atmósfera diabólica en la zona y hasta las incineraciones dan extraños resultados.

Tomo 2. Gente retorcida. Siguen pasando cosas raras: el padre de Kirie fabrica utensilios de barro que tienen la cara de los últimos fallecidos en el pueblo, unos novios a lo «Romeo y Julieta» acaban unidos para siempre en una enorme espiral, a una amiga de Kirie y a Kirie los rizos de su pelo se les descontrolan y les llevan hasta la locura y, a la amiga, a la muerte.

Tomo 3. El faro negro. Un pretendiente bromista de Kirie muere atropellado y en su cuerpo enterrado aparece el amortiguador del coche. Varios alumnos y un profesor se convierten en caracoles gigantes. El faro del pueblo se convierte en un horno asesino cuando cae el sol.

Un montón de paranoias muy llamativas 😀