Inicio > Manga > Berserk. Tomos 14 – 20

Berserk. Tomos 14 – 20

Continúo con Berserk, gracias a que Txiki me ha prestado los siguientes 7 tomos. La verdad es que la serie pega un bajón tremendo y parece que Kentaro Miura no sabe muy bien hacia dónde quiere llevar la serie. Sagas alargadas que se desarrollan a trompicones, repetición de esquemas (las apariciones de los malos son prácticamente iguales) y la trama de amor entre Gatsu y Kiasca se atasca (aunque esto está bien) para presentarnos a otros personajes. La caracterización de los nuevos secundarios es lo más conseguido: al igual que la Cuadrilla del Halcón, los nuevos personajes se ganan pronto al lector y, en mi caso, ya me estoy temiendo que acaben como Judeau, Pippin y compañía.

 

¡¡El horror!! A partir de ahora, resumen para acordarme en el futuro de lo que he leído ^__^ (Se lo pueden saltar, que es todo información para mí).

Photobucket - Video and Image Hosting

Tomo 14: Kiasca aborta un feto demonio hijo nacido bien de su violación por Griffith, bien por sus relaciones con Gatsu y luego corrompido por la magia de Griffith. Poco después, un demonio ataca la casa de Godô en busca de Gatsu y Kiasca. Gatsu le ataca con la armadura negra que le ha hecho el herrero Godô y con una espada matadragones que nadie había podido levantar y manejar. Deja a Kiasca, que sigue totalmente ida, al cuidado de Rickelt, Godô y su hija Erika y parte a enfrentarse con otros demonios. Un tiempo después, la leyenda del Caballero Negro se ha expandido por toda Europa y ha llegado hasta El Vaticano, que manda a los Caballeros de la Santa Cadena (dirigidos por la virgen Farneze y su leal Sérpico) a encontrarle porque se le achacan varios misterios y asesinatos. En su viaje, los Caballeros llegan hasta el lugar donde murió la Cuadrilla del Halcón, donde aún quedan sus restos y un lago de sangre. Dos años después, Gatsu llega hasta un extraño bosque en el que se enfrenta a unos demonios-árboles y a unos bandidos que han secuestrado a una niña. La niña lleva a Gatsu y Pack a su pueblo, que está siendo acosado por los elfos, que devoran tanto a animales como a personas. Gatsu descubre que esos elfos son, realmente, demonios y, al matarlos, se convierten en niños. Son los niños secuestrados por la reina de los duendes, otra demonio.

 

Tomo 15: Jill, la niña que Gatsu rescató en el bosque, descubre que la Reina de los Duendes es su amiga Rocine, desaparecida junto a su familia unos años antes. Junto a Gatsu y Pack, se adentra en el bosque para encontrarla. Rocine intenta convencer a Jill en elfo, pero ella se niega al ver que se asesinan entre ellos como "juego". En el bosque, Gatsu lucha contra unos demonios-insecto. Los Caballeros de la Santa Cadena llegan hasta el pueblo de Jill y, junto a su padre, acuden a su rescate y a capturar al guerrero negro. Pack y Jill huyen de los elfos y llegan hasta la colmena de la Reina de los Duendes y ésta empieza a convertir a Jill en elfo, aunque Gatsu llega a tiempo de impedirlo.

 

Tomo 16: Los Caballeros de la Santa Cadena contemplan el resultado de la batalla de Gatsu y los demonios del bosque, convertidos en humanos al morir, y se horrorizan por la crueldad del guerrero negro. Mientras tanto, Gatsu y la Reina de los Elfos luchan en su nido, que se ha incendiado. Tras un duro combate, Rocine es derrotada, pero en ese instante, los Caballeros de la Santa Cadena llegan hasta ellos . Jill quiere irse con Gatsu, pero se aterroriza cuando éste le muestra el mundo de la oscuridad. Poco después, el caballero de la Calavera llega hasta el bosque y ve el resultado de la batalla. Los Caballeros de la Santa Cadena intentan apresar a Gatsu y, aunque éste los supera fácilmente a todos, consiguen capturarlo y quitarle sus armas gracias a un golpe de suerte de Farneze, que le hiere con su espada. Farneze le interroga y le tortura para que le diga por qué siembra de cadáveres su camino, pero no consigue respuestas. Esa noche, un demonio aparece ante Gatsu, que está indefenso y maniatado.

 

 

Tomo 17: Pack libera a Gatsu y éste acude a la tienda de Farneze, donde ésta guarda su armadura negra. Allí ve que está azotándose para purgar sus pecados. Tras ponerse su armadura, se la lleva como seguro para que los Caballeros de la Santa Cadena no le ataquen. Sólo Sérpico sale tras ellos. Los demonios les persiguen y se introducen en el cuerpo de unos perros salvajes para atacarles. Mientras Gatsu los mata, Farneze tiene una crisis de fe y un demonio la logra convencer de que el motivo de que Gatsu la desconcierte tanto es que, en realidad, ella desea acostarse con él, así que, dominada por el deseo, se lanza sobra Gatsu e intenta que él la viole con su espada. Cuando él se niega, aparece Sérpico y Farneze le pide que mate al guerrero negro, aunque Sérpico se niega. Ambos se marchan por un camino distinto al de Gatsu. Al mismo tiempo, la peste ha empezado a asolar Midland y hasta el propio rey ha caído. Charlotte deberá ser ahora la reina, pero, tras la muerte de su padre, es secuestrada. Zodd el inmortal sigue entrenándose asesinando soldados. Gatsu sueña que Kiasca va a ser quemada en una hoguera así que se encamina hacia casa de Godô, donde Rickelt y Erika le dicen que Kiasca se escapó un tiempo atrás y que no han logrado hallarla. Además, Godô está muy enfermo y no pueden alejarse demasiado. Godô y Rickelt hacen nuevas armas y una nueva armadura para Gatsu, que parte en busca de Kiasca. En Tierra Santa, los Caballeros de la Santa Cadena acuden a una nueva misión: proteger a los enviados del Vaticano de los herejes y los campesinos que allí se reúnen huyendo de la peste. Allí conocen a Mozgus y su grupo de torturadores, que están a punto de capturar a Kiasca (que sigue loca), aunque una prostituta la protege.

 

Tomo 18: El país también está siendo atacado por los terribles Kushana, que matan a los soldados y a los civiles y les roban todo. Un niño, Isidoro, se busca la vida como puede, pero los kushana le atacan cuando está robando comida y Gatsu le salva la vida y él decide seguirle. El líder de los Kushana es uno de los supervivientes del grupo que intentó evitar que Kiasca, Pippin, Judeau y Gatsu salvara a Griffith. En el campo de refugiados de Tierra Santa, la comida escasea y las acusaciones de herejía y traición son demasiadas, los monjes se llevan regularmente a campesinos acusados por otras personas, allí son torturados por los hombres de Mozgus hasta hacerles confesar hasta lo que no han hecho. Kiasca vive con Luca, una prostituta que protege a sus compañeras. Para ocultar la belleza de Kiasca, le han vendado la cara y dicen que tiene sífilis. Así podrá ir por los campamentos sin peligro de que alguien se aproveche de su enajenación. Jerome, uno de los clientes de Luca, se ha enamorado de ella y aprovecha su status como Caballero de la Santa Cadena para hacerle regalos y proporcionarle una vida más cómoda, aunque ella reparte todos sus lujos con sus compañeras y con sus vecinos para evitar que las acusen de brujas. Cada noche, los demonios se acercan un poco más a Kiasca, aunque un pequeño demonio parece salvarla. Farneze no está muy contenta con tener que trabajar para Mozgus, porque tanto él como sus torturadores son muy raros. Nina, una de las pupilas de Luca, se ha enamorado de Joahim, un chico pobre, y lo lleva a una cueva donde ella practica una religión pagana con ritos sexuales. Joahim intenta resistirse, pero acaba participando en la orgía. Al negarse a beber un brebaje hecho con cuerpos humanos, los fieles lo tiran por un precipicio. Luca descubre lo que está haciendo Nina e intenta sacarla, pero Kiasca les ha seguido y está metida en problemas: la cueva está llena de demonios, pero ella los espanta y creen que es una bruja. Gatsu y Pack, seguidos por Isidoro, llegan hasta el campo de refugiados. Farneze duda sobre su papel de virgen.

 

 

Tomo 19: Luca intenta proteger a una de sus pupilas de los soldados, que la acusan de hereje. Gatsu aparece y se enfrenta a ellos y, al interrogar a uno sobre Kiasca, Luca se da cuenta de que es la chica a la que ella llama "Elen" y le lleva a su tienda. Sin embargo, Nina se ha llevado a Kiasca creyendo que los soldados irán tras ellas como tras las otras prostitutas, pero son atrapadas por los seguidores de la secta donde Nina ha estado acudiendo a orgías. Isidoro y Pack las siguen. A Kiasca la adoran como a su líder, pero a Nina intentan sacrificarla, por lo que Isidoro empieza a tirarles piedras y las salva, aunque aparecen los demonios y ocupan los cuerpos de los hombres de la secta. Farneze y los Caballeros de la Santa Cadena llegan a la cueva e interrumpen el ritual, aunque son masacrados por los demonios. El líder de la secta se convierte en un demonio e intenta violar a Kiasca, pero Gatsu lo impide y lucha contra él. Isidoro, Nina, Kiasca y Gatsu escapan por una salida lateral, pero Sérpico impide que Gatsu consiga huir y lucha contra él en un desfiladero mientras Isidoro baja a sus compañeras por otro lado. Joahim las descubre y las entrega a los Caballeros, que las llevan a la Torre para ser torturadas por Mozgus y los suyos. Nina confiesa y se llevan a Kiasca para ser torturada, pero los demonios invaden el castillo para ¿protegerla? Gatsu, Luca, Pack e Isidoro, con la ayuda de Jerome, entran en el castillo y salvan a Nina. Mozgus y sus torturadores se defienden de los demonios.

 

 

Tomo 20: mientras los demonios acosan a todos en el castillo, Mozgus va a sacrificar a Kiasca porque cree que ella es la causante de todo lo que ocurre. Sus ayudantes se enfrentan a los demonios y Luca, Nina, Isidoro y Jerome. Gatsu intenta llegar hasta Kiasca. Luca cae por la torre y el Caballero de la Calavera la rescata. Gatsu empieza a combatir contra los torturadores de Mozgus y a sus enemigos les salen alas angelicales. El Caballero de la Calavera llega con Luca hasta una cueva llena de cadáveres. Farneze contempla el combate entre Gatsu y los Torturadores y su fe vuelve a tambalearse. En la cueva, Luca es raptada por un ser extraño que le cuenta su pasado: intentó salir a la superficie y fue rechazado por los demás. El ser es, realmente, un beherit que quiere crear un mundo perfecto. Gatsu sigue luchando, por lo que Isidoro y Pack se lanzan sobre Mozgus, aunque éste sale volando con ellos colgando. El Caballero de la Calavera rescata a Luca y el ser de la cueva comienza a alzarse, provocando terremotos y ataques de locura entre los campesinos que se agolpan en las puertas de la Torre. Al invadir el castillo, el ser destroza la torre, por lo que toda la construcción empieza a caer. Los protagonistas sobreviven al derrumbe. Gatsu ve, en el valle, un símbolo que reconoce: el estigma del condenado. En las zonas donde se símbolo ilumina el suelo, los refugiados se vuelven locos y se comen unos a otros o se matan. Convertido, parece, en un ángel, Mozgus convence a los refugiados para que quemen a Kiasca, la bruja que provoca los males. Aparecen 4 formas: las de los compañeros de Griffith en la mano divina (el castillo se ha derrumbado y se ha quedado con forma de una mano abierta). El caballero de la Calavera se encuentra con Zodd en las afueras de la Tierra Santa, muy cerca de la Torre. El Beherit enguye al pequeño demonio que se le ha aparecido a Kiasca en varias ocasiones.

Categorías:Manga
  1. 6 octubre, 2009 a las 6:20 pm

    Exelente resumen, me encanta el manga y el anime, y encuentro que es muy bueno lo que haces. Para recordar y llorar!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: