Inicio > Cine > Las crónicas de Narnia: El León, La Bruja y El Armario

Las crónicas de Narnia: El León, La Bruja y El Armario

 

 

 

La imaginación de C.S. Lewis parecía no tener fin y esta película es una buena muestra de ello. Huyendo de la guerra, cuatro hermanos (Peter, Susan, Edmund y Lucy) llegan a la casa de un profesor enviados por su madre y un día, jugando al escondite, la hermana pequeña, Lucy, descubre que, a través de un armario, puede llegar a un mundo de fantasía llamado Narnia, donde la Bruja Blanca ha establecido un invierno perpetuo y los seres fantásticos que lo pueblan temen los poderes de su soberana. Allí, los hermanos descubrirán que son los salvadores que anuncia una antigua profecía y que, junto a Aslan, el león guerrero de Narnia, deberán dirigir el ejército que derrocará a la Bruja Blanca del trono.

 

Obviamente, es una película dirigida a un público infantil y, como tal, tiene un argumento bastante simple que implica la superación de los problemas, la traición, la redención y, finalmente, la valentía para conseguir lo que quieres. Pero, más allá de la simplicidad de la idea, Las Crónicas de Narnia es una película que ofrece un espectáculo fabuloso para toda la familia y que, durante las dos horas que dura, entretiene en todo momento y deja una sensación muy agradable. No hay que olvidar que es una peli Disney y, por tanto, que tiene que transmitir "buen rollo" e ideales. Además, el libro original es bastante moralizante, por lo que he leído en diversas críticas, así que doble razón para realizar esta película para todos los públicos sobre la lucha entre el Bien y el Mal.

Los personajes humanos son bastante estereotipados, excepto la Bruja Blanca, que sorprende cuando comienza a guerrear sin ningún problema. Son los animales y seres mágicos quienes más aportan a la película, puesto que la animación está muy bien hecha y en muchos momentos generan más interés que los propios protagonistas (vamos, en la batalla final me interesaba más por la batalla y por los caídos que por lo que pudieran hacer Peter y Edmund…). De hecho, es el entorno en el que se sitúa a los cuatro hermanos lo que convierte a Las Crónicas de Narnia en una película destacable, puesto que el argumento del film lo hemos visto y leído cientos de veces. El mundo de Narnia, al que vemos florecer tras un invierno que ha durado más de un siglo es, inicialmente, un mundo tenebroso en el que hasta los árboles pueden ser tus enemigos y, poco a poco, va cambiando y volviendo a reflejar su belleza, aprovechando para enseñarnos el maravilloso paisaje de Nueva Zelanda (que se está convirtiendo en otros de los lugares que quiero visitar algún día, lo pongo en mi lista) y el increíble despliege de efectos especiales y de los juegos de cámara.

Por cierto, si hay algo que me encandiló desde el primer momento, fue su banda sonora, que tendré que escuchar con más calma un día de estos, pero que me parece todo un acierto.

Valoración: 8/10.

Categorías:Cine
  1. 26 mayo, 2006 a las 8:43 am

    Claro, qué listo. ¿Quién no quiere visitar Nueva Zelanda? xD

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: