La Isla


Deberían matar a los que hacen algunos trailers… Pongámonos en situación. Verano del 2005. Estreno de Batman Begins. Voy a verla al cine. Compro la entrada en la taquilla. Subo las escaleras mecánicas para llegar a la puerta del cine. Subo hasta el último asiento de la sala (un huevo de escalones…). Se apagan las luces. Anuncios. Primer trailer: La Isla. Te cuentan toda la historia de la película. Vale. Ya no pago para verla, ea, que se curren mejor los trailers.Pues han pasado unos cuantos meses y acabo de terminar de ver la película. En mi casa. Tranquilito. Sin pagar ni un duro. Y lo cierto es que ha estado bastante bien. La historia no es nada original (además, en el trailer jodían la mayor sorpresa, así que hubo pocos sobresaltos), pero entretiene bastante. Eso sí, se hace un poco larga al final. Sin embargo, creo que la película está muy bien calculada. Una primera parte introductoria realizada con un sentido del ritmo impecable, en muy pocos minutos vemos la cotidianidad del mundo de los protagonistas, empezamos a percibir que algo pasa y que el Lincoln Dos-Eco se ha dado cuenta. Una segunda parte de "descubrimiento" muy precisa y una larga etapa de "huida" en la que tenemos unas escenas de acción vertiginosas, muchos efectos especiales, muchos detalles bastante interesantes, mucha destrucción de inmuebles públicos y privados y mucha espectacularidad. Por último, tenemos una pausa (con polvo incluido) y retomamos el ritmo frenético que nos acompañará hasta los títulos de crédito. Es esta última parte la que se me hizo larga, también algo cansina, todo sea dicho, por eso de repetir, a la inversa, el camino recorrido.

Entre las cosas que más me sorprendieron de la película está el trabajo de los dos protagonistas. No he tenido muchas oportunidades de ver a Ewan McGregor y a Scarlett Johansson dando patadas, puñetazos, corriendo, saltando por edificios, volando en motos, subiendo a camiones en marcha… Me parece que están bastante bien en las escenas de acción y mucho mejor en las escenas más relajadas, en las que podemos ver la contención de los actores para no transmitir directamente demasiada "atracción" entre sus personajes, ya que los clones han sido educados para que no conozcan el sexo ni la atracción física. Y McGregor también lo borda al interpretar al patrocinador de Lincoln, opuesto diametralmente al clon.

Visualmente, La Isla es muy interesante. Tanto en la colonia de los clones, donde el blanco aséptico convive con colores muy tenues que contrastan con la visión de la "isla", el lugar donde "terminan" todos los clones a los que les ha llegado la hora de cumplir con su propósito. Las persecuciones están rodadas de una forma que, sin llegar del todo a marear, logran envolverte. Y los efectos especiales cumplen sobradamente. Buen trabajo de Michael Bay y su equipo.

Weapon X: Days of Future Now


Guión: Frank Tieri
Dibujo: Bart Sears
Tinta: Mark Pennington
Fecha de publicación en los USA: Julio a noviembre del 2005

Antes de empezar a leer este tomo sería conveniente haberse leído por completo la serie "Weapon X", ya que en este tomo se cierran algunas historias comenzadas en la serie regular y, por tanto, en muchos momentos te puedes perder durante la lectura. Yo sólo me leí los primeros números de Weapon X, así que la lectura de esta miniserie me resultó un poco confusa por este motivo (aunque no sería el único). Weapon X era una serie en la que, en medio de la etapa Morrison (en la que sólo unos pocos mutantes selectos parecían poder salir en las tres cabeceras principales), muchos de los mutantes secundarios y algunos villanos tenían el protagonismo: Médula, Chico Salvaje, Sauron, Mesmero, Aurora, Dientes de Sable… Más adelante, también Fantomex, Cámara y el omnipresente Lobezno también saltarían al título. Como en España no se ha publicado (parece, según dice Julián M. Clemente, que saldrá en un Marvel Monster próximamente), decidí hacerme con el recopilatorio de esta miniserie, que ponía fin a la historia que Tieri comenzó. Además, era un homenaje a Días del Futuro Pasado, con lo cual había ya algún interés extra.

Sin embargo, la lectura de la historia no fue del todo agradable. Hay cosas muy positivas, como los saltos temporales (futuro al pasado y vuelta al futuro, de ahí el título), ya que en ellos se nos van explicando las relaciones entre los sujetos del Proyecto Arma X y los del Proyecto Arma Plus y las causas que llevarán a que los Centinelas dominen el mundo. También me sorprendió alguna cosa, como la presencia de Sublime, muy vinculado a uno de estos proyectos, ya que no le recordaba de los números que leí de la serie regular. Pero más allá de estas revelaciones, la historia no es más que un montón de muertes, un montón de Centinelas dando guerra y un gran despropósito con ese final en el que se revela quién fue el verdadero atacante de Malcolm Colcord (el soldado de Arma X al que Lobezno desfiguró al salir huyendo de las instalaciones donde le implantaron el adamantium).

Por tanto, argumentalmente no es ninguna maravilla, sino que flojea en media historia (aunque la otra media me gusta bastante). Además, leerla en inglés es un castigo. He leído muchísimo en inglés (hubo un tiempo, no hace muchos meses, en el que leía más en inglés que en español), pero con esta historia me tenía que parar casi en cada página a buscar alguna palabra "clave" para entender los diálogos. Encima, el dibujo de Sears es muy irregular, pero siempre a la baja. Lo mismo hace unos dibujos feos que te hace otros horribles que te sorprende con algunos hasta "normales"

Valoración: flojo.
Recomendado a: lectores de Weapon X y de la etapa Tieri en Lobezno. Lectores mutantes en general siempre y cuando tengan interés en la historia.