Ultimate X-Men #32

Llegamos al final del primer volumen español de esta serie, ya que Panini está volviendo a comenzar las series que, o más venden o que corren peligro (o eso creo yo en el caso de, por ejemplo, Daredevil). Como colofón, tres números USA a 3 euros. No está nada mal.

Episodio 1: Una dura lección: Brian K. Vaughan y Steve Dillon. El profesor Xavier va al banco porque le han congelado las cuentas. Allí descubre que es una maniobra de sus antiguos aliados, el Club Fuego Infernal. En ese momento, irrumpen en la sala dos mutantes siameses que quieren robar dinero. Uno de los números que más me han gustado de esta serie. Xavier demuestra que no es el calvo simplón del Universo 616 (aunque ahora parece que le están saliendo esqueletos de los armarios a manos llenas…), sino un tipo ambiguo, no es tan bueno como parece y no sabemos si va o si viene, ya que capaz de ver el lado "productivo" a todos los incovenientes que se le planteen. Interesante ese momento conteniéndose para no meterse en la mente del banquero y obligarle a devolverle su dinero. Y Vaughan juega muy bien con los lectores cuando introduce la trama del robo, ya que todos pensamos que Xavier lo hace para salvar a las víctimas y lo único que quiere es quitarse a los testigos de encima para poder reclutar a Sindicato para sus agentes secretos (¿habrá más?). Steve Dillon es una debilidad mía, pero he de reconocer que en esta serie no me pega demasiado, lo cual no quiere decir que no haga un trabajo, como es habitual en él, más que competente.

Episodios 2 y 3: Sorpresa y Horror (traducción del "Shock and Wave" original que… en fin). Brian K. Vaughan y Stuart Immonen. La gracia de Dama Mortal es la relación que le une a Lobezno, sin ese vínculo es una villana más, con mala leche y con garras enormes, pero una villana más. Y en eso es en lo que se queda esta versión Ultimate. Cambian su origen para unirlo al de Ororo, que la conoció durante su pasado de niña "mala" en los EEUU, poco antes de que, por culpa de los poderes de Tormenta, se deslizara en su moto robada y un camión le pasara por encima (ea, por ladrona). Y, claro, como Tormenta se piró sin ni siquiera molestarse por saber si había sobrevivido o no, pues… Bueno, que unos años más tarde, Lobezno y Tormenta se encuentran con Dama Mortal en Canadá, ya que, tras el accidente, el proyecto Arma X la reclutó y le dio adamantium como para forrar las estanterías de todos los frikis españoles (qué sueño, ¿eh? ¡¡¡Estanterías cuyas baldas no se doblan!!!). Se supone que está en misión para capturar a Lobezno, pero, claro, la chica está mosqueada con Tormenta y… muchas chispas causadas por el contacto del adamantium, muchos relámpagos, algunos soldados, pim pam pun pim pam y ya está. Bastante flojita la historia de Vaughan… creo que la que me ha parecido más sosa de todas las que ha escrito. Y con Immonen tengo un problema y es que no me parece el dibujante adecuado para esta serie. Narrará bien, será correcto y tal, pero no me "va".