Inicio > Reflexión > De cómo fue que llegué a ser un friky (Parte 1 de no sé cuántas: Introducción)

De cómo fue que llegué a ser un friky (Parte 1 de no sé cuántas: Introducción)

Ante todo, quiero decir que esta idea me la proporcionó mi compañero Edu de la Hemeroteca XMEN, ya que en uno de sus fotologs, ha ido haciendo un repasito de las series de televisión que le llevaron a comprar cómics y de cómo fue que llegó a coleccionar series que bien le gustaron o que bien las dejó a medias o sólo pilló unos números porque no le convencieron. Por eso voy a hacer estos posts en los que, al mismo tiempo que meteré un poco de humor (que me da que van a ser textos más largos que un día sin pan y así aligero), diré con sinceridad lo que opino de muchos temas. Lo de hoy es una introducción… casi una declaración de principios de mi experiencia de friky que vive en el culo del mundo de los cómics y que, además, no se toma en serio a casi ningún friky que conoce 😉

¿El friky nace o se hace?


Sí, aún lo tengo. El friky, cuando compra, compra de verdad.

Pues ni idea. Me imagino que, como todo, primero se nace y luego se hace, aunque primero alguien tiene que hacerte para que nazcas y hacerte friky… Bueno… lo que sea. En mi caso, el friky que llevo dentro surgió desde muy pequeño. Recuerdo que me pasaba todas las tardes en la tienda de zapatos de mis abuelos y, para que no me aburriera y me pusiera a molestar después de mi merienda de plátanos escachados con gofio y/o galletas María (canarian typical dish que aborrecí después durante casi dos décadas), me compraban cuadernos coloreables (nada que ver con esos chiquitajos que en Forum y Panini llaman Bibliotecas Marvel y que, para colmo de males, tienen letras y no te dejan pintar las viñetas bien…). Hubo uno de esos cuadernos coloreables que me pareció lo más. Era de unos tipos que tenían formas raras: una mujer que tenía las líneas discontinuas en algunas partes de su cuerpo, un tío que se estiraba, un gordo con la piel rara y la cara más fea que había visto y un tipo que estaba rodeado como de rayos y que parecía fuego. Se peleaban con tipos más raros aún que ellos (una tía con el pelo larrrrrrgo a la que yo bauticé como Rapunzel, por ejemplo) Como aún no sabía leer, sólo me fijé en los colores de la portada y me puse a pintar. Eso sí, nada de uniformes azules, que eran feos, y nada de que el tipo naranja fuera de ese color… se merecía ser verde, por lo menos. Me pinté todo el cuaderno y le dije a mi madre que me comprara otro igual, pero en seguida me aburrí y lo dejé a medias.

¿Por qué cuento esto? Pues por algo fundamental. Pasado el tiempo y siendo ya adolescente, un día descubrí entre mis montones de dibujos (sí, yo dibujaba y se me daba hasta bien…) ese cuaderno coloreable pintado a medias (el pintado se fue a la basura en algún momento entre la guardería y preescolar) y me di cuenta de que eran los 4Fantásticos, personajes a los que yo había leído en algún cómic. Concretamente, eran las viñetas ampliadas de un número de los 4F Jack Kirby (no sé cuál) de un enfrentamiento entre los 4F y los 4Temibles (o como quiera que el GRAN! traductor que tiene Panini los haya bautizado ahora). Y ese día me dije: joer, ¡si es que yo soy friky por culpa de mis padres! 😛 Así que si a alguien le aburre esta serie de artículos sobre mi vida, pues que se aguante, que no es culpa mía, sino de mis padres.


¡¡Artista!!

A todo esto, la verdad es que me ha parecido buena idea lo de contar mi vida friky porque siempre me he considerado un tanto antifriky… vamos, no es que yo conozca a demasiados frikys "íntimamente" (mente limpia), pero por lo que he leído en los correos de lectores (gran invento que empezó a ser estúpido hace unos años y que, gracias a diso, ha desaparecido de los cómics que compro… aunque de vez en cuando Fonseca hace aparición en alguno…), he visto en mis periplos frikys y he leído en los foros, grupos MSN, fotologs, listas de correo y weblogs varios y demás, creo que no soy tan friky como debería serlo. No es que no haya tenido acné y una vida social de agenda llena a todas horas (como todo, hay rachas en las que no paras y otras en las que no paras de querer no parar), sino que nunca he sido el típico al que todos hemos leído/oído que le saca punta a todo y no está conforme con nada. El típico que se queja de todo lo que lee (que si esto no me gusta, que si esto yo lo hubiera escrito/dibujado asínnnn o asánnnn), de todo lo que no lee (que si eso debe ser una mierda porque lo hace fulano, que si el precio es NORMAtivo, que si es en grapa no, que en la estantería se me dobla y me desluce la armonía feng-shui del cuarto…), de todo lo que ve (una vez escuché a uno decir que le hubiera cambiado los colores a las armaduras de los Caballeros del Zodíaco…), de todo lo que oye (¿¿Que Planeta ha perdido los derechos de Marvel?? Me voy a cagar en la madre de Stan Lee!!!!) y de todo lo que le gustaría hacer pero no hace.


¿Rapunzel?

La verdad es que en todos estos años de correos y foros (incluyendo aquí grupos MSN, weblogs, fotologs y listas de correo), lo que más me ha llamado la atención es eso, que la gente se queja de vicio y que se tienen una altísima estima a sí mismos, vamos, yo también soy el rey en mi mundillo friky de mi casa, pero como que nunca me ha dado por sentir que debo convertirme en paladín del mundillo friky (porque se va a acabar en dos días, como reza el tópico de la crisis) ni me ha dado por hacer sesudas reflexiones que se queda en eso, reflexiones. Están en su derecho, claro, pero yo también estoy en el mío de flipar con ellos ^___^. Y lo curioso es que estas quejas/polémicas que se crean por todo esto llegan desde el frente más inesperado. Recuerdo una vez, antes de que pusiéramos la ADSL en mi casa y me pasaba las tardes de gorrón en el Cybercafé de mi amiga Cristina, entrar al foro Dreamers de la Patrulla X y ver a un montón de gente insultándose (luego me enteré, pasados los años, que por lo visto fue por no sé qué historia de un garganta profunda-mente limpia- con Larroca), recuerdo peleas (sí, peleas) en varios foros de Dreamers en los que la gente se insultaba y se decía de todo por cosas como "Kirby mola más que Romita Jr" o tonterías así. Yo una vez me peleé en un foro de Dreamers (el de la Patrulla X, creo que era) sólo porque estaba aburrido una tarde en casa ^__^. Uno le dijo a un colega del foro no sé qué de niñato y entré; dije no me acuerdo qué y no escribí más durante un tiempo. Me lo pasé pipa después, leyendo las respuestas a mi grito jurl jurl.

Desde entonces, la verdad es que he sido todo un voyeur foreril en cuanto a polémicas: que si los coloreables Marvel son la salvación del mercado (me dio la risa), que si no me llames friky que me ofendes, que si Weapon X mola más que X-Statix, que si no hables de política que me aburres y yo quiero hablar de cómics, que si Pedro Angosto es un incomprendido (En ese momento me hubiera venido bien saber la canción ¿Quién es ese hombreeeeee?), que si la Marvel actual es una mierda y DC es lo más mejor porque tiene a Superman y ningún personaje Marvel le llega a las suelas de los zapatos, que si dentro de Forum había envidias envidiosas y todos se odiaban, que si hay weblogs más cool que otros porque son más razonados y tienen chispa e inspiracion y no son copypasteadores… etc. Todo chorradas y tal (que no se ofenda nadie), pero muy divertido de leer, porque se llegaba a unos niveles de superego tremendos que a mí me costaba asimilar. Así averigué que o una de dos: o yo tengo demasiadas cosas en la cabeza o es que estoy en la luna y me estoy perdiendo el mundo friky por quedarme, mira tú, sólo en los mundos de ficción de los cómics que leo.

Y, claro, hace poco llegué a un punto en que me dije: Iván, neng, tú ni eres friky ni eres nada. Ni te metes en broncas, ni te importa si el tamaño de los nuevos tomos de X-Statix de Panini son más grandes que los de Forum, ni sabías quién es Pedro Angosto o Antonio Martín hasta que entraste con regularidad a Dreamers, ni compras revistas de información españolas (y no te enteras de nada del "mundillo" ni te interesa tampoco), ni pones el grito en el cielo cada vez que una serie es cancelada en los USA (sólo me quejo un poco y tal), ni compras por previews, ni te has terminado de leer el Watchmen, ni tienes bolsitas free-acid para guardar tus Youngblood ni nada de nada. Ah, sí, encima eso: ¿Cómo puedes ser un friky cool si te gusta ROB! y tienes un dreamy de Chuck Austen? Y encima te autoproclamaste DIOS en varios foros…

Y me dio por pensar… y así fue que llegué hasta este artículo de "mi vida en 100.000 palabras o más, que no lo he escrito todo".

Así que, para reactivar mi conciencia friky y reafirmarme en mi hobby, próximamente voy a hacer un repasito de mi periplo friky (que nadie tiemble, soy joven, no da para mucho… además, si ya has llegado hasta aquí, ¿qué más te da leer algo más?).

Próximente:

  • "De cómo Los Caballeros del Zodíaco pervirtieron a un niño inocente" y "De cómo empezar a leer cómics Marvel con la serie What if…? comprarte otras series y no volverte-del todo-loco".

Anuncios
Categorías:Reflexión
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: