Inicio > Cómics > Lobezno y el Capitán América: Pasado, presente y futuro

Lobezno y el Capitán América: Pasado, presente y futuro

Pasado

En la Columbia Británica de finales del siglo XIX, un niño llamado James descubre sus poderes mutantes cuando uno de los trabajadores de su hacienda (y que, con casi seguridad es su verdadero padre) mata a su padre delante de sus ojos. La rabia hace que broten de sus manos tres garras de hueso con los que mata a Thomas Logan (el asesino de su padre) y hiere a su hijo, Perro. Poco después, huye con su criada y amiga Rose hasta una mina, en la que vivirán durante varios años como primos hasta que ella decida casarse con el patrón y en una lucha contra Perro, que vuelve buscando a James (ahora rebautizado como Logan) para vengarse, Rose muera a manos de James-Logan.

Varios años más tarde, Steve Rogers nació en medio de la época de la depresión y muy pronto se quedó huérfano. Sin embargo, rápidamente encontró una razón para vivir: alistarse en el ejército americano para combatir a los nazis. Así, Steve pasó a ser un proyecto de soldado enclenque, enfermizo y al que nunca le confiarías que defendiera no ya tu país, sino la caseta de tu perro, se convierte en el supersoldado por excelencia: agilidad sobrehumana, fuerza sobrehumana, inteligencia sobrehumana. El Capitán América. El prototipo del hombre perfecto y el único, ya que un topo nazi del proyecto acabó con la posibilidad de crear otro. Gracias a sus incursiones en campo enemigo (acompañado de su fiel compañero Bucky), los americanos ganaron la II Guerra Mundial, pero él no lo supo hasta 20 años después, cuando se despertó y descubrió que había pasado todos esos años metido en un bloque de hielo tras caer al mar en una de sus misiones, en la que murió Bucky (aunque esa es una historia de la que aún hay bastante que contar… atentos a sus kioscos/librerías especializadas).

Eso sí, no mucho antes de que Bucky y el Capitán desaparecieran, el Capitán América viajó a Madripur siguiendo una pista que le conduciría hasta un bar en el que se encontraría con un tipo bastante rudo llamado Logan. Ambos e Iván Petrovich, un agente ruso, serían los encargados de proteger a una niña rusa llamada Natasha Romanoff y que, con el tiempo, acabaría convirtiéndose en la espía conocida la Viuda Negra (hay que ver lo bien que se conserva Natasha a sus 60 años…), habitual compañera de aventuras y de cama de tipos como Daredevil y Lobezno una vez que traicionara al gobierno ruso, a la KGB y a su país y se instalara en los Estados Unidos, donde llegaría a ser la líder del grupo de superhéroes más poderoso de la Tierra: Los Vengadores.

En ese tiempo, el proyecto del supersoldado intentó nuevas fórmulas para repetir el éxito que supuso Steve Rogers, pero todas acabaron en rotundos fracasos. Uno de esos proyectos fue bautizado como Proyecto Arma Plus, del que salieron sujetos como Kane, Masacre, Fantomex, … y el ser conocido como Arma X, un mutante que no recordaba nada de su pasado llamado Logan. Durante los años posteriores a su encuentro con el Capitán América, Logan pertenecería a la CÍA y trabajaría con tipos como Victor Creed, David North y John Wraith. Sin embargo, pronto caería en manos del Proyecto Arma Plus y olvidaría gran parte de sus recuerdos y recibiría una gran cantidad de recuerdos implantados falsos.

 

Con el tiempo, los Vengadores encontrarían al Capitán América flotando en las aguas del Atlántico, lo revivirían, le explicarían la situación y, no mucho después, Steve Rogers se convirtió en el líder y en la marca de identidad del grupo. Con ellos, Steve Rogers ha salvado a la Tierra en más ocasiones de las que podamos recordar y también ha salvado al Universo y a la realidad misma en unas cuantas ocasiones. Se ha convertido en un símbolo patriótico viviente capaz de inspirar no sólo a su país, sino también al resto del mundo. Por su parte, Logan acabó asumiendo el nombre clave de Lobezno al entrar en Alpha Flight, grupo al que abandonó para ingresar en la Patrulla X. Inicialmente, Logan no fue el más popular del grupo entre sus compañeros por su carácter, sus modales y su bestialidad en los combates, pero poco a poco supo conquistar a sus compañeros (y a sus compañeras, que el tipo es un ligón) y llegando, incluso, a estar en todos y cada uno de los equipos de hombres X. Además, le sobraba el tiempo para correrse sus juergas en su propia colección mensual y salir en alguna más como “invitado”. Recientemente, ambos han visto sus identidades expuestas al público: Steve Rogers desveló su nombre y Logan se vio convertido en una figura pública cuando Cassandra Nova, haciéndose pasar por Xavier, desveló la ubicación del Instituto Xavier, centro escolar para mutantes en el que Logan es profesor.

Presente

Tras muchos años de encuentros y desencuentros, Logan y el Capitán América han vuelto a encontrarse en una miniserie de 4 números a cargo de R. A. Jones y Tom Derenick, que si bien no destaca por su calidad, sí que llama la atención sobre determinados aspectos de la relación entre los dos personajes. Lobezno y el Capitán América se han encontrado en infinidad de ocasiones, ya que la Patrulla X y los Vengadores se han enfrentado varias veces, han colaborado muchas más veces aún y, encima, Steve Rogers y Logan se han tropezado más de una y de dos veces en sus aventuras en solitario. Que yo recuerde, en Jauría de Lobos, en algunos prestigios, en crossovers con otro personajes… y, recientemente, en la Secret War de Brian M. Bendis, guionista al que retomaremos más tarde. En todos estos encuentros, Lobezno y el Capitán América han demostrado que son los combatientes opuestos y, a la vez, complementarios. La rabia y la locura del primero se contrarresta y se completa con la capacidad estratégica del abanderado, mientras que Lobezno le aporta a Steve Rogers algo necesario muchas veces para ganar combates: la necesidad de no perdonar la vida a sus enemigos.

Juntos forman un equipo imparable, aunque sus diferentes personalidades les haga chocar, pelearse, menospreciarse mutuamente y, en algunos casos, ser condescendientes con los fallos de los demás. La miniserie de Jones y Derenick que Panini recopiló el mes pasado en un tomo así lo demuestra. La historia es bastante sencilla, con bastantes agujeros en el guión y muy previsible: La Bestia y Forja descubren que uno de sus chips Shi’ar está mutando y le piden ayuda a los Vengadores para resolver la situación (claro, porque si ellos dos, uno con más títulos académicos que pelos en el pecho y el otro que es McGiver a la enésima potencia no pueden, seguro que los Vengadores sí… seguro…). Encima, durante el viaje de Forja a la Mansión de Los Vengadores (caminando!!! El tío se va caminando y hay como 100 kms entre Westchester y NY City!!!! Ejem…) un grupo de terroristas ultrahightech le atacan y le dan de hostias (total, sólo es un tullido de la guerra del VietNam que se conserva bien…) y le roban el chip. Eso sí, herido y medio muerto consigue llegar a la Mansión de los Vengadores, donde el Capitán América y Pájaro de Guerra (Carol Danvers, “amiguita” de Logan) están entrenando.

Forja, que es muy listo, llama a Xavier (ponerse en contacto telepático no, que él es muy hightech…) y le pone al día, así que Xavier manda al único Hombre X disponible en la Mansión: Lobezno. Se ve que, pese a que está en los dos equipos, es profesor, tiene una colección regular donde lleva meses buscando a una tía que no se depila desde hace una década llamada la Nativa y, antes, había estado viajando por medio país y parte de México, da la casualidad de que esa tarde Logan estaba sentado en el sofá. Bueno, que Lobezno se va a buscar a los ladrones, que tienen el inexplicable nombre de La contigencia y tienen nombres tan cool como Cóndor, Milano, Chorlitejo y Alcaudón y están dirigidos por una tía llamada Éxtasis que tiene una armadura que la hace muy fuerte e invisible a todos los radares, incluidos el olfato, la vista y el oído (?¿?¿?). Por su parte, el Capitán América usa sus contactos para obtener información y llama a su ex, Sharon Carter, agente de alto nivel de SHIELD. Así se entera de que La contigencia es un proyecto de SHIELD que salió mal, pero no le dice que ella fue su creadora, que ella es buena, pero no tonta. Total, que Lobezno, Pájaro de Guerra y el Capitán América se meten en las alcantarillas de New York y buscan a los mercenarios. Lobezno es tiroteado (todo un clásico), su factor de curación es forzado al límite y está a punto de morir (un clásico también) y, al final, vencen a Éxtasis y sus secuaces, aunque la Éxtasis queda libre y promete venganza (un clásico). Vamos, lo esperable.

Futuro

Se ve que en Marvel piensan que Lobezno es como dios o como el Hombre Múltiple y que puede estar en todas partes a la vez, así que el guionista Brian Michael Bendis, conocido por la genialidad y la locuacidad de sus personajes (JA!), ha decidido que, tras cargarse a los Vengadores porque le ha dado la gana, lo mejor es montarse un equipo nuevo. ¿Y a quién coger? pues está claro: el Capi porque es el símbolo del grupo. Iron Man porque tiene pasta. Spiderman porque él lo vale. Luke Cage porque… porque con Jessica Jones embarazada alguien tiene que pagar las facturas. Spiderwoman porque alguien tiene que ser la tía buena del grupo y si haces desbandada en los Vengadores originales no vas a traer a las tías buenas del grupo anterior (además, que él la quería para Alias y, como no le dejaron , ahora la usa como venganza bwahahaha…). Sentry, un tío del que nadie se acordaba y que ahora es el personaje cool del momento por razones que se escapan a mis conocimientos. Ronin, porque tiene que haber alguien misterioso. Y, claro, Lobezno. ¿Por qué? Pues ni idea. Porque él lo vale. Sí. Además, si metes a Spiderman y a su esposa Mary Jane Watson (una modelo!) en la base, Lobezno pega, que ya sabemos que a él le pones una pelirroja delante y buff…

En fin, dejando a un lado este encuentro “actual” y el “futuro” de los personajes, lo cierto es que creo que todos estaremos de acuerdo en que en el caso de una hipotética batalla final en la que todo el Universo Marvel estuviera implicado, seguramente los últimos en resistir, en llegar hasta el final, pasara lo que pasara, serían, además de Spiderman y La Cosa (los dos idealistas por antonomasia), Lobezno y el Capitán América. Son los guerreros definitivos. Nunca se rinden. Siempre mantienen la esperanza.

Categorías:Cómics
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: