Inicio > Cine > El Pueblo de los Malditos:

El Pueblo de los Malditos:


En un aparentemente tranquilo pueblo americano, Midwich, una mañana de fiesta una extraña fuerza deja inconscientes a todos sus habitantes y a todo aquél que intentase meterse dentro de los límites del pueblo. Esto provoca que haya muchos accidentes y que el ejército, la policía y el FBI investiguen el suceso. Una vez que todos despiertan, no pasa mucho tiempo hasta que se descubre que muchas mujeres del pueblo están embarazadas, alguna virgen incluida. Alarmados por este increíble aumento de embarazos, el FBI sigue de cerca la evolución de las mujeres durante nueve meses hasta el parto.

Muy pronto se descubrirá que nueve de los niños nacidos son albinos y, además, poseen extraños poderes como el control mental, la ¿telekinesis? y una falta de sentimientos total, lo que hace que el pueblo se vaya quedando vacío paulatinamente y que los habitantes estén aterrorizados o se enfrenten a los niños, que acaban matando a todos aquellos que consideren una amenaza, aunque sea su propia madre. Ni siquiera la agente del FBI Susan Verner (Kristie Alley) que se llevó a uno de los bebés recién nacidos para diseccionarlo sabe cómo hacerles frente, pese a que consigue bloquear sus pensamientos a los niños. Los padres tienen miedo, el sacerdote (Mark Hamill) muere intentando matar a su propio hijo y los niños son cada vez más fuertes. Nada puede detenerlos.

Bueno, sí, está claro que sí que pueden ser detenidos. Para empezar, el padre de la líder de los niños, Alan Chaffee (Christopher Reeve), ha conseguido ganarse el respeto de los niños, aunque éstos lo usan para aprender más sobre el planeta Tierra. Además, uno de los niños, David, se siente solo, ya que su compañera murió al nacer (la bebé que se llevó Verner) y es el punto débil de los extraños invasores. Como todo el mundo se puede imaginar, los niños se enfrentan al ejército, a la policía y a las turbas del pueblo y los matan a todos con facilidad. Sólo Alan Chaffee conseguirá derrotarlos con la ayuda de Jill, la madre de David.

Bueno, la historia parece bastante entretenida, ¿no? Pues lo cierto es que esta película de John Carpenter, pese a que cuenta con actores de cierta talla, resulta coja, poco interesante en bastantes secuencias y no da miedo… Es decir, es una película de terror, pero no del terror “fácil”, no hay gente perseguida por psicópatas, ni garfios, ni bichos que salen del culo ni similares, pero, aun así, hay muchos momentos en que la película no pasa de inquietante, y quizás ésta sea su mayor cualidad. Resulta coja porque las actitudes de los habitantes del pueblo no son demasiado coherentes, sí, están aterrorizados, pero no huyen, prefieren enfrentarse a los niños. Les tienen miedo porque saben que son autosuficientes y, sin embargo, intentan obligarles a hacer lo que ellos quieran… No sé, creo que el retrato del pueblo atemorizado no está en absoluto logrado. Ni siquiera está claro hasta muy el final el dilema de matar o no matar a sus propios hijos para sobrevivir. Tampoco profundiza en la sociedad de los niños, no se nos muestra realmente el aislamiento de David, es algo que hay que intuir.

En definitiva, la película se deja ver, pero sin sobresaltos, sin nada que te haga agarrarte a la silla y sin muchos alardes interpretativos. Eso sí, la música es muy buena.

Categorías:Cine
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: