Dudando sobre las novedades de Planeta…

Bueno, el otro día salieron las novedades que Planeta de Agostini sacará para el Salón del manga y tengo un par de cosas fijas que me compraré y otras que no sé y de las que agradecería ayuda…Lo que seguro que compraré:

20th Century Boys #11
Naoki Urasawa
224 págs.
7.95 €

Nuevos Titanes #1
Marv Wolfman – George Perez
128 págs.
7.50 €

Wildcats 3.0 #5
Joe Casey y Dustin Nguyen – E. Wight, J. Starlin, K. Baker, H. Chaykin y S. Lieber
48 págs.
3.95 €

Y ahora mis dudas.
V for Vendetta
Alan Moore – David Lloyd
One Shot. Cartoné. 304 págs.
15.95 €
¿Está mejor de precio y formato que la versión con precio abusivamente aNORMAl?

Outsiders #1
Judd Winick – Tom Raney y Scott Hanna
32 págs.
1.95 €
Me encanta Tom Raney, pero no sé muy bien de qué va la historia…

Hellblazer #1
Jamie Delano – John Ridgway
64 págs.
3.50 €
¿La serie empieza en el número 1 USA? Es que el precio por ese número de páginas es muy bueno…

Doom Patrol #1
Grant Morrison – Richard Case y Doug Braithwaite
48 págs.
3.50 €

Me imagino que el formato es como el de Alias, porque a ese precio…

JSA #1
Geoff Johns – Rags Morales
112 págs.
8.95 €
Dejé la serie por los precios abusivamente aNORMAles en el tercer tomo o así…

La Guerra de los Mundos de Spielberg y Tom Cruise

Hace tiempo que no pongo por aquí mi opinión de los estrenos del verano, así que vuelvo a ello. Aunque este verano no hay demasiados estrenos que me llamen la atención (salvo Sin City, Charlie y la Fábrica de Chocolate y alguna más) y aún tengo por ver Semen, una historia de amor, así que me pongo al día opinando de La Guerra de los Mundos, que la vi hace como un mes y aún guardo un buen recuerdo de ella.

La película es impactante visual y argumentalmente, es decir, tiene una historia que llega a sobrecoger en muchos momentos y que nos plasma con gran crudeza los instintos más bajos del hombre en cuanto su conservación se ve amenazada y la supervivencia se hace necesaria. A través de la familia de Tom Cruise, que inicialmente está bastante ajena a las preocupaciones y al drama del resto de los estadounidenses que huyen de los trípodes por no ir a pie como ellos, somos testigos de la desesperación, el miedo y el terror que una invasión alienígena y el fin de nuestro cómodo modo de vida significan. También sirve para que seamos conscientes de la caída a la desesperación del planeta a partir de tres protagonistas. Y es que cada uno de los miembros de la familia protagonista representa tres formas de enfrentarse al miedo: el padre es el claro símbolo de la puesta en marcha de los instintos de la supervivencia. La niña se pasa la película muerta de miedo. El hijo es el que se siente capaz de enfrentarse a la invasión e intentar salvar su mundo. Tres maneras de sobrevivir: utilizar todo lo que tienes a mano para sobrevivir, dejarte llevar por los más fuertes y… bueno, supongo que lo que le pasa al hijo es que tiene mucha suerte.

Los efectos especiales de la película son, obviamente, todo un derroche de imaginación y de un gran detallismo, ya que consiguen ser lo suficientemente «fríos» como para que la invasión resulte creíble como la culminación de un proceso que ha estado en proyecto desde hace siglos, quizás milenios. La escasa presencia de alienígenas que no estén en los trípodes y que, cuando salen, no sea para darse de hostias con los humanos, sino para atemorizarlos, es también un punto a favor en este sentido. Además, Spielberg mantiene, como no podía ser de otra forma, un final similar al de la novela.

La escena de la película es, para mí, toda la secuencia en la que Tom Cruise y Dakota Fanning están encerrados en un sótano con un tipo bastante «tocado» por la invasión. Sobre todo cuando les pone en peligro y Cruise le venda los ojos a su hija, le dice que se ponga a cantar y mata al tipo para que deje de gritar y arriesgar las vidas de todos. Pura supervivencia. A partir de ahí la historia decae en ritmo y ya somos conscientes de que la caída de los marcianos está próxima y que nos podremos levantar pronto de la butaca del cine…

Puntuación: 8/10.