Inicio > Cine > Mallrats

Mallrats

Siguiendo mi línea de ver películas de hace unos años, mi último visionado ha sido Mallrats. Kevin Smith homenajeó, se rió y habló de los frikys en esta película. La verdad es que la primera vez que vi esta película me reí mucho, pero la semana pasada, la última vez que la vi, me he reído aún más (supongo que porque no la vi, vía La 2, a las 3 de la mañana de un domingo…). Es una película por y para frikys, pero cómo mola!!

La película se sostiene mediante una serie de gags frikys y no frikys que hacen que esboces una sonrisa y que te carcajees hasta desencajar la mandíbula. Los chistes “frikys” son los típicos, pero están bastante bien hilvanados a lo largo de la película y en muchos momentos surgen sin que te lo esperes. Lo mismo ocurre con los gags en los que participan los personajes no frikys, que son los menos logrados (salvo excepciones, supongo que porque soy un friky y me hacen más gracias los otros), pero que resuelven más de una situación.

T. S. y su primo Brodie ejemplifican las dos vertientes del friky: la del tipo que pasa por normal y la del mega friky. El mega friky, con su sótano lleno de cómics, merchandising y videojuegos es el personaje clave de la película. No sólo porque sea el más cómico, sino porque Kevin Smith rinde homenaje a todos los tópicos frikys habidos y por haber: la novia insatisfecha, onanismo, coleccionismo compulsivo, actitud cínica, amigos raros, palabras raras, temas de conversación frikys, visión reducida del mundo (ey, si no sale en los cómics… no existe!), actitud enciclopédica en lo que a sucesos comiqueros se refiere… Y, claro, la aparición de Stan “The MAN” Lee no hace más que acentuar esto. Esa pelea en la puerta de la librería especializada (como si de la discoteca de moda se tratara) es de antología.

Luego tenemos a Shannen Doherty y Ben Affleck, dos ¿actores? que estaban de moda en aquella época, aunque por distintos motivos: ella por haberse ido (o por haber sido largada, que no es lo mismo) de Sensación de Vivir y él porque empezaba a despuntar como actor de moda (por cierto, con esta película se afirma mi teoría de que tiene a) peluquín; b) injertos de pelo… ¿se nota que me cae como el culo? ^__^). Y, para mi disfrute, Affleck hace de capullo y tiene un final en el que aparece como un capullo y no como el tipo listo y cool que suele interpretar y que tan asqueado me tiene.

Y, luego, tenemos a Jay y Silent Bob, dos personajes que darán mucho juego en películas posteriores y que ya iré comentando. De momento, baste decir que Silent Bob me hizo reír muchísimo con su intento de conseguir “la fuerza” y con sus gagdets que le hacían acabar atravesando paredes.

Bueno, pues lo dicho, por y para frikys para mayor disfrute… y que viva Carcayú!

Categorías:Cine
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: