Inicio > Cine > Blade Trinity

Blade Trinity

La tercera entrega de Blade, el cazavampiros Marvel, llega a los cines (y con buenos datos de taquilla, parece) tras varios meses desde su estreno en los USA y casi coincidiendo con la salida en DVD de la trilogía en ese país.

La película sirve como producto de entretenimiento (lo que, al fin y al cabo, es su máxima aspiración), ya que recurre a los tópicos de las películas anteriores: ritmo frenético en las peleas, música punchinpunchin😛, vampiros malísimos, buenos buenísimos y armas de todo tipo. Sin embargo, esta última parte de la trilogía tiene dos elementos clave que le hacen mantener el tipo pese a los agujeros argumentales: Hannibal King (Ryan Reinolds) y Abigail Whistler (Jessica Biel). El resto de la película es bastante normalita. Y Wesley Snipes no pierde su cara de piedra en toda la película. Pasemos a un análisis pormenorizado de la película (¡porque no tiene desperdicio!). Ya se sabe, SPOILERS a partir de aquí.

La acción comienza en Irak, adonde llega un grupo de vampiros en helicóptero para encontrar la Tumba de Drácula (curiosa la aparición posterior del cómic con ese título de Marvel). Encuentran la tumba y un Drácula muy cabreado (y monstruoso) se levanta. Cambio de lugar. Blade se carga un nido de vampiros y persigue a un montón de ellos con su moto y su coche con la ayuda de Whistler. Sin embargo, tiene un error: mata a un lacayo de los vampiros mientras… la jefa de los vampiros que encontró a Drácula le graba en vídeo y, encima, lo envía a todas las cadenas de televisión. Blade es ahora un psicópata peligroso a detener. Debates televisivos (con un comisario y un famoso psicólogo) y los periódicos no paran de hablar de él. El FBI sale en su busca y encuentra su base. Whistler le enseña a Blade un nuevo invento que “unos amigos” le han dado para que Blade se suministre su dosis. Les ataca el FBI y Whistler se ve obligado a sacrificarse para que no encuentren los datos acerca del cazador de vampiros. Blade se traumatiza (ejem… pobrecito…) y le capturan. En otro lugar, una chica se carga a una banda completita de vampiros adolescentes. Y no, no es Buffy😛

En la cárcel, pues resulta que aparecen el comisario y el psicólogo del debate de antes para interrogar a Blade. Al final resulta que ellos también son lacayos (pero sólo casualmente, ¿eh? ejem). Total, que le drogan y llaman a los vampiros que despertaron a Drácula (que están en todos lados) para que se lo lleven a Drácula para que se lo cargue. Resulta que han despertado a Drácula para que mate a Blade, que el tipo les tiene ya hartos… Sin embargo, no consiguen sacarlo de la cárcel, ya que aparece Hannibal King y le rescata. Persecución por los corredores de la comisaría (que más que comisaría es el Empire State, vamos) y aparece Abigail, que es la hija más joven, y única superviviente, de Whistler. Salen de la comisaría y llegan a la base de Abigail y King entre las coñas de King y los silencios de Blade. Le presentan al resto del equipode los Vigilantes de la Noche (hablando de vigilantes, hay un chiste impagable acerca de la música de David Hasselhoff que no cogió nadie en el cine salvo yo… me sentí raro…): un tipo negro que conduce (y que nadie piense en racismo, ¿eh? Si sólo conduce es porque no es más útil :P), un gordo armero, una científica ciega y su hija, Zoe. Obviamente, todos son carne de cañón (menos la niña, que ya sabemos que en la películas americanas ni los protagonistas ni los niños ni los perros mueren… aunque aquí sí mueren los perros).

Bueno, mientras Blade se acomoda, Drácula (ahora llamado Drake) sale por ahí a plena luz del día a dar una vuelta por este nuevo mundo. No llama mucho la atención, más que nada porque no podría estar peor interpretado… bueno, sólo por el Conde Drácula aquél de Barrio Sésamo ^^. Blade, Hannibal y Abigail salen por ahí a buscar pistas y acaban en las oficinas del psicólogo del debate de la TV (Vance, creo que se llamaba) y resulta que Drácula se lo ha cargado y se ha transformado en él. Hiere a King, sale por una ventana y hay una persecución con Blade pisándole los talones que acaba cuando Drácula secuestra un niño y Blade tiene que elegir entre salvar al niño o matar a Drácula. Llevan a Hannibal a la enfermería y Abigail se ducha. Una de las mejores escenas de la película, la de la ducha… Por la noche, Abigail y Blade salen a matar malos y Drácula se mete en la base. Secuestra a King (por eso de que estuvo liado con la líder de la banda de vampiros que le rescató, supongo, porque no tiene mucho sentido que le rescate a él y se cargue a todos los demás… menos a la niña, claro) y a Zoe.

Abigail y Blade regresan a la base desde un banco de sangre vampírico bastante bien equipado… Abigail se traumatiza al encontrar muertos a sus amigos y se pone a entrenar con el arco. Llega un tipo que forma parte de otro grupo de Vigilantes de la Noche, que son como una red terrorista que funciona con células independientes. Les informa de que la científica ciega ha terminado un arma que podría ser el arma definitiva contra los vampiros, pero que no lo han probado aún porque les hace falta la sangre de Drácula (por eso de que es el vampiro original y que no se ha mezclado con la sangre de otros seres vivos) y, obviamente, también podría acabar con Blade porque es medio vampiro. En la base de los vampiros, Danica Talos (la vampira), su hermano y sus amigos torturan a King para que les revele los planes de Blade y cuál es el arma secreta (esta escena es lo mejor de la película… incluso mejor que la escena de la ducha). Le amenazan con convertirle en vampiro y darle a Zoe como cena.

Llegamos a la batalla final. Blade y Abigail rescatan a King. Abigail se carga a un buen montón de vampiros. Blade también. King a tres perros vampiros y a un vampiro muy fuerte, pero por los pelos. Blade se enfrenta a Drácula con la ayuda de Abigail. King no puede con Danica. Abigail dispara a Drácula con la toxina inventada por la ciega, pero falla. Blade le clava la flecha y empieza algo muy absurdo: unas moléculas del aire salen en la pantalla y se van combinando con no sé muy bien qué de la sangre de Drácula mezclada con la toxina. Todos los vampiros se van muriendo (bueno, más bien enfermando, que se mueren cuando sale el sol). Drácula es vencido. Como último regalo, hace que su cuerpo tome la forma del cuerpo de Blade para que los policías piensen que está muerto y le dejen en paz. Blade se va por ahí a matar vampiros. Abigail, King y Zoe sobreviven. Fin.

Bueno, pues esto es más o menos la película.

Lo mejor: Hannibal King y Abigail.

Lo peor: bueno… pues… hay veces en que las cosas son tan previsibles…

Nota: 5,5. Porque, aun siendo tan mala, es muy entretenida. No me preguntéis por qué…

Categorías:Cine
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: