Viaje a Madrid

Ya he regresado de mi viaje a Madrid. Mi primer viaje en avión solo (de hecho, mi primer viaje en avión en 9 años) y un viaje que me ha servido para descubrir muchas cosas… cosas sobre mí bastante curiosas.
Mi amiga, a la que iba a acompañar a hacer un examen, y yo llegamos a Barajas a las 11.30 del viernes 21 de enero. Recogimos las maletas (a pesar de que la sala de recogida estaba muuuuuy lejos de donde nos dejaron, no nos perdimos) y nos dirigimos al metro (a pesar de que mi amiga decía que mejor coger un taxi, que no teníamos ni puta idea de lo que era un metro y que nos íbamos a perder). Decidí que mejor no coger un taxi (sobre todo después de que en Telecinco se pasaran todo el jueves hablando de los taxistas estafadores de Barajas) y la obligué a aventurarse conmigo en el metro ^__^. Como no tenía ni puta idea, le pregunté al chico del stand de información y él me dijo cómo llegar hasta la Gran Vía. Y, la verdad, me pareció TAN obvio, que no tuve que volver a preocuparme por coger el metro nunca más.
Llegamos al Hostal Acapulco (MAGNÍFICO, por cierto) y nos fuimos a dar una vuelta por la Gran Vía. Picamos algo en una cafetería, entramos en la Casa del Libro (el paraíso de un filólogo en puertas como yo) y recorrimos toda la Gran Vía. Giramos por aquí y por allá y llegamos hasta el ministerio de Educación y Ciencia (me saqué una foto en la puerta! O_o’) y dimos media vuelta hasta llegar a la Calle Luna. Como sabía que por ahí hay varias librerías especializadas, nos metimos por la calle y estuve viendo escaparates. Al llegar al final de la calle, estuvimos viendo un par de restaurantes para comer y, casualmente, enfrente del restaurante al que decidimos entrar, hallé otra librería especializada. Como no teníamos mucha hambre, mi amiga y yo entramos a la librería (Madrid Cómics) y estuvimos echando un vistazo. Allí hice mi primera compra friky: el tomo Los Invisibles: Monstruos Reales. Mi primera visita a una librería especializada en cómic en condiciones fue muy interesante. Vi cómics que jamás pensé ver y que me compré al día siguiente jejeje. Esa tarde nos fuimos hasta el Campus de Somosaguas (metro + guagua) en plan aventura, porque no teníamos ni idea de dónde estaba. Me pareció un poco triste, algo descuidado y con edificios poco cuidados, aunque me recordó al campus de Anchieta de mi Universidad (sobre todo por lo de que la gente estaba fumando porros y bebiendo de todo en la cafetería del aulario ^_^). Al volver visitamos la Puerta del Sol, la calle del Carmen y aledaños. Visité por primera vez un FNAC… muy interesante todo. Cenamos y mi amiga se puso a estudiar, así que yo me puse a leer un rato y nos dormimos pronto para que ella pudiera llegar a tiempo al examen.
El sábado por la mañana dejé a mi amiga con unos compañeros, les expliqué cómo llegar al sitio del examen y me fui a dar una vuelta. Visité la Gran Vía de nuevo y me fui de tiendas. Fui a 6 librerías especializadas: Freaks and Friends (me compré The Pulse 1, Alias 1 y dos números del coleccionable de DD que me faltaban) y me gustó mucho el sitio. El dependiente (supongo que dueño también) alucinó un poco cuando le dije que yo era de fuera y me preguntó cómo había sabido de una tienda tan nueva. Luego me fui a Metrópolis y Framauro Cómics, en las que no compré nada porque no había nada de lo que llevaba en mi lista). A continuación, llegué a Crisis Cómics y fue como una revelación. Tampoco encontré el número de Los Invisibles: Arcadia que me faltaba, pero me pillé un retapado de los Nuevos Mutantes (Sienkiewics y Leonardi), un número de los Nuevos Mutantes y varios de La Patrulla X de la época Jim Lee y posteriores (me pareció curioso que, en todas las tiendas, los números más antiguos de la serie, y que recoge el coleccionable, sean tan caros, por cierto). Pero lo mejor estaba por llegar. Fui a Elektra y encontré, POR FIN, el número uno de Los Invisibles Arcadia. Casi me pongo a dar saltos de alegría en la tienda…También me hice con varios números más de Patrulla X. Por último, volví a Madrid cómics. Como ya había estado el día anterior, me hice con lo que quería: el prestigio de Cruce de Caminos de la Patrulla X (Claremont – Jim Lee), el primer tomo de Fuerza X (Milligan y Allred) y el prestigio de Excalibur: El regreso de Fénix de Alan Davis.
Volví al hostal, lo dejé todo y me fui a dar una vuelta caminando. Puerta del Sol, Teatro Real, Palacio Real, Almudena, Calle Mayor, Plaza Mayor, Puerta del Sol (y alrededores). Cuando mis compañeros de viaje regresaron, almorzamos en un sitio de montaditos muy bueno y nos fuimos a dar una “vueltita”: Calle Mayor, Puerta del Sol, Gran Vía, Cibeles, Puerta de Alcalá, Paseo del Prado, Museo Thyssen (sólo lo vimos, no entramos, claro), Museo del Prado (tampoco entramos sólo por fuera), Jardín Botánico, Estación de Atocha, Museo Reina Sofía (de lejos) y calle Atocha hasta Plaza Mayor. Puerta del Sol otra vez y al hostal a descansar. Pensábamos salir de fiesta, pero yo estaba tan cansado (bueno, mi amiga también) que nos quedamos.
Ayer nos levantamos a las 7 de la mañana (en mi vida me había levantado un domingo a esa hora…) y nos fuimos a desayunar (por cierto, en la Gran Vía hay una tal Cafetería Nebraska en la que cobran 5€ por un sandwich mixto… curioso… menos mal que me di cuenta a tiempo y nos fuimos a otra ^__^) y nos fuimos al Prado (en metro! que no podía ni con mi vida). Vimos la exposición y algunas salas fijas (me echaron la bronca porque me saltó el flash delante de Las Meninas… glups…). Comimos cerca de Chueca y mi amiga y yo fuimos a dar una vuelta por donde yo había estado la mañana- mediodía del sábado: Teatro Real, Palacio Real, entramos en la Almudena, Calle Mayor, Plaza Mayor, entramos en el Corte inglés (bueno, en uno de ellos) y cogimos el metro hasta Barajas otra vez. Cogimos el avión y llegamos a Tenerife.
Madrid me pareció una ciudad increíble. Hay de todo (para bien y para mal), menos bancos para sentarte en la calle (cosa que yo hubiera agradecido) y agua en los kioscos (aquí hay agua y refrescos y bollos y chucherías y mil cosas en los kioscos… en el centro de Madrid sólo revistas, periódicos y postales de recuerdo…). Estoy deseando volver (en principio, en un año, pero a ver si consigo ir antes…). También tengo pendiente ir al teatro en esa ciudad. El año que viene, que organizaré mi viaje (el de este año era el viaje de mi amiga) espero montármelo mejor!

Anuncios