Inicio > Cine > Y tu mamá también

Y tu mamá también

Aprovechando que en estas fechas tengo más tiempo libre (o debería decir que me tomo las cosas con más calma porque debería estar haciendo 5 trabajos para la universidad y sólo he empezado uno…), pues empiezo la primera de mis crónicas sobre una de mis pasiones: el cine.

Me gusta el cine, cualquier tipo de cine, da igual que sea hollywoodiense, español, sueco, iraní o japonés. Lo importante es ver películas. Sin embargo, tengo un problema con el cine: mis amigos (todos… SIN EXCEPCIÓN) sólo quieren ver las películas de Hollywood… eso sí, todas dobladas, nadas de Versión Original con Subtítulos (VOS) y, claro está, nada de películas independientes, europeas, clásicas (salvo si son de Cine de Barrio y no hay nada mejor que hacer… aunque lo que sale en ese programa da vergüenza y mejor no considerarlo cine clásico) ni nada que no esté destinada a ser un blockbuster… Y, para colmo, a mí no me suelen atraer nada los taquillazos… Sí, los veo si no queda más remedio, pero yo para ver gilipolleces como Torrente no pago la entrada al cine… que me inviten si quieren.

Bueno, a lo que iba, que me lío. Anoche, en lo que esperaba a que me pasaran a buscar unos amigos para salir de fiesta tras la cena de Nochebuena (aunque, finalmente, me quedé dormido y ni idea de si me vinieron a buscar o no) me puse a ver una película mejicana llamada Y tu mamá también. Protagonizada por Diego Luna, Gael García Bernal (dos actores que prometen mucho) y Maribel Verdú (una que, en su momento, prometía mucho y de la que mejor no opino…), esta road movie es una película fresca, original (a pesar de seguir muchos clichés de las road movies como cambios trascendentales, autoconocimiento, revelaciones, etc…) y emotiva. Los dos protagonistas son amigos, pero no son simples amigos, sino que cada uno es el mejor amigo del otro y parecen vivir vidas paralelas. Tenoch y Julio se despiden de sus novias (tras tirárselas en unas escenas sexualmente explícitas que provocan la risa, aunque para escenas sexuales ridículas sus polvos con Maribel Verdú y la cara que pone ésta cuando los chicos se corren al minuto de empezar a follar) y acaban haciendo un viaje con la mujer del primo escritor de Tenoch. Es un viaje lleno de porros, confesiones y tensión sexual entre los tres protagonistas.

Se establece una rivalidad sexual entre los dos protagonistas por acostarse con Luisa (Maribel Verdú). Esta rivalidad les lleva a fardar de sus proezas sexuales delante de ella (quien comprobará eso de “dime de qué presumes y te diré de qué careces”) y a acabar confesando todo lo que llevan manteniendo a escondidas desde hace tiempo como método para herir al otro cuando uno de los dos se acueste con Luisa. Esto es lo que hace de la película una buena obra, ya que se producirá un mayor acercamiento entre los amigos a medida que van contándose sus secretos, pero, a la vez, se irán alejando cuando comprueben que han violado su decálogo de amigos. Este alejamiento tendrá su momento culminante la mañana siguiente a una gran borrachera en la que harán cosas que nunca se hubieran atrevido a hacer (y no digo más por si alguien que lea esto, a veces alguien entra por aquí… creo…) no ha visto la película. Al igual que tampoco hablo mucho de Luisa, personaje que daría para mucho… a pesar de que Maribel Verdú ande por ahí.

Finalmente, esta película (que nos va mostrando retazos de la vida mejicana impagables a cada momento y paisajes bellísimos alejados de las típicas playas y de los típicos tíos con sombrero durmiento por la calle) acaba con una agridulce sensación que tantas veces sentiremos todos en nuestra vida… ¿Qué fue de…?

La primera vez que vi esta película, en el cine y acompañado de 3 amigas que alucinaron [teniendo en cuenta que la película empieza con un polvo, pues…], me gustó mucho, pero ahora que la he visto por segunda vez y que recordaba el final y sabía por dónde iban los tiros ha ganado puntos, ya que juega con el espectador en muchos momentos. La recomiendo a todos aquellos que busquen películas cercanas a la realidad, alejadas de sentimentalismos y de buen rollo hipócrita.

Categorías:Cine
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: