Inicio > Cine, Superhéroes Marvel > The Amazing Spider-Man: Entre la genialidad y lo vergonzante

The Amazing Spider-Man: Entre la genialidad y lo vergonzante

[Aviso: Hay Spoilers en esta entrada]

Anoche tuvo lugar al fin el esperado visionado del reboot de la franquicia Spider-Man de Sony. No soy gran fan de la anterior trilogía, especialmente porque Tobey Maguire me parece el peor Peter Parker posible y no soportaba cada escena en la que aparecía, con esa cara de tonto a las tres que me superaba. He de decir que desde el primer momento esta película me dio buena impresión, a diferencia de muchos otros fans arácnidos y lectores de comics en general. Principalmente lo hizo por la elección de Andrew Garfield como Peter Parker. Este actor, a pesar de rondar los 30 años, encaja perfectamente en el Peter adolescente que Tobey Maguire parodiaba hasta hacer el mayor ridículo posible en cada momento. Eso se confirmó, al menos para mí, el año pasado, cuando Andrew apareció en la SDCC y dio este emotivo discurso que, actuado o no, convenció a muchos y cerró muchas bocas.

Garfield presagiaba un Peter fresco, actual y alejado del cliché de la primera trilogía. Además, de cara a una continuación de la franquicia, sería el Peter veinteañero perfecto. Si a eso unimos la presencia de Emma Stone, una talentosa y joven actriz que, creo, está llamada a hacer grandes papeles. Su Gwen Stacy sorprenderá a muchos, puesto que recoge tanto la esencia de aquella cándida jovencita de los primeros tiempos de Marvel que encandiló a todos los lectores de la editorial para sobrecogerles con su muerte y, al mismo tiempo, también es la Gwen guerrera de la versión Ultimate de Spider-Man y, si me apuran, una fusión con aquel personaje setentero, Debra Whitman creo que se llamaba. La química entre los dos actores es tal que, ya sólo con su primera escena juntos, superan amplísimamente al tandem Maguire-Dunst de la primera trilogía.

Sin embargo, la película deja con una sensación rara. Todavía no sé si es una buena película o no. De ahí el título de esta entrada del blog. La película tiene grandes momentos, la escena del metro, las luchas nocturnas, el paisaje neoyorquino, Peter, Gwen, el Capitán Stacy (grande en cada aparición), Curt Connors… Los efectos especiales son geniales (menos el diseño de la cara del Lagarto) y en casi todo momento parece que sea Garfield quien está enfundado en las mallas digitales del personaje. Perohay momentos que son auténticamente vergonzantes que se encuentran, sobre todo, en la primera hora de la película, como el “vagabundeo” en Oscorp, la muerte del tío Ben y la falta de su frase mítica, que parece que esté de moda tras quedarnos sin el “Vengadores reuníos” en la peli de Joss Whedon… Y, bueno, esa “ayuda” con la que Peter cuenta para llegar hasta la batalla final me provocó tanta risa que temí que el resto de espectadores me tirasen los envases vacíos de palomitas. Tampoco se desarrolla mucho a los secundarios, como Flash, pero la no-presencia de Norman Osborn en la película es suplida con gran acierto con su “amenaza constante” y, por tanto, posible aparición en la próxima película.

Entre lo más destacable del film se encuentra la interacción entre los dos protagonistas, creíbles al 100%, así como la relación de Peter con sus tíos, unos Martin Sheen y Sally Field que están brillantes en sus pocos momentos en pantalla, especialmente Field, cuyo personaje dice más con sus expresiones faciales que con sus diálogos. Creo que hay que destacar la valentía de Sony al llegar a la conclusión final en la relación entre Peter y Tía May, algo que en Marvel 616 se perdió y que, en mi opinión, mejoró con mucho las historias del personaje. Parece evidente que Tía May suma 2 y 2 y se da cuenta de las aventuras nocturnas de su sobrino. Esa escena final tras la gran batalla con ese abrazo de comprensión y apoyo es grandísima. Realmente, el aire “Crepúsculo” de la película apenas molesta y, desde luego, la historia de amor entre Peter y Gwen está mucho mejor llevada que la de los dos vampiros sin sangre de la Meyer.

En definitiva, tal vez necesite un nuevo visionado del film para valorarlo en condiciones, pero considero que cumple su cometido como blockbuster veraniego y que da un paso más hacia el buen cine basado en los cómics de superhéroes, aunque no consiga quitarme de la cabeza una pregunta que recuerda a esa serie mítica de Marvel que Spider-Man protagonizó en muchas ocasiones: ¿Y si Marvel Studios se hiciese con los derechos de Spider-Man?

About these ads
Categorías:Cine, Superhéroes Marvel
  1. 11 julio, 2012 en 2:00 pm | #1

    Gracias por el articulo, aun asi decidire arriesgarme y verla…. un saludo desde Colgados

  2. 15 julio, 2012 en 12:17 pm | #2

    A mí en general me gustó, aunque tuve la sensación toooooda la peli de estar viendo un remake de Spider-man… pero con cambios muy forzados. La escena del tío Ben ronda lo ridículo, porque ocurre exactamente lo mismo pero sólo cambian los escenarios y las frases (¡la vuelta que le dan a lo de “un gran poder…” para decir lo mismo!).

    Pero también estoy de acuerdo en que Garfield y Stone quedan mucho mejor que Maguire y Dunst, y el aspecto y posturas de Spider-Man me encantaron. El Lagarto, nada, tan desaprovechado como el Duende Verde de la de Raimi (hasta en eso se parecen), y muy mal digitalizado. Me recordaba a la Abominación de The Incredible Hulk.

    Y la escena de la “ayuda”, de vergüenza ajena, cierto.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: